Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La nueva líder alemana sugiere la construcción de un “portaviones europeo”

Annegret Kramp-Karrenbauer, presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) alemana y candidata a suceder en la cancillería a Angela Merkel, ha publicado este pasado domingo una carta en el diario “Welt am Sonntag” titulada “Lograr que Europa sea correcta” en la que responde a las propuestas del presidente francés Enmanuel Macron sobre a lo que debe aspirar Europa.

En la extensa carta, la líder del partido conservador alemán comparte con Macron el objetivo de fortalecer Europa, coordinar políticas de Defensa, migratorias y de lucha contra el cambio climático. Sin embargo la propuesta principal es que la Unión Europea tenga un asiento común en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Este refuerzo de la diplomacia europea pasaría por coordinar las cuestiones de seguridad, Defensa y exteriores a través de un Consejo de Seguridad Europeo en el que también estaría incluido Reino Unido, como también propone Macron.

Aunque lo relativo específicamente a la Defensa no ocupe demasiado espacio en la carta, otra de las propuestas, esta quizá más sorprendente, consiste en la construcción de un portaviones europeo. Annegret Kramp-Karrenbauer, conocida también como AKK, se plantea ampliar la colaboración franco-alemana en el área de programas de defensa como el FCAS, en el que recientemente se ha implicado España a la construcción de un portaviones europeo.

En este sentido AKK, afirma que “Alemania y Francia están trabajando juntos en el proyecto de un avión de combate europeo del futuro, otras naciones están invitadas a participar. En el siguiente paso, podríamos comenzar con el proyecto simbólico de construir un portaaviones europeo común para expresar el papel global de la Unión Europea como una fuerza de seguridad y paz”.

Esta propuesta resulta llamativa por diferentes motivos. En primer lugar, un portaviones es un sistema de armas eminentemente ofensivo que sirve como medio de proyección de la fuerza, muy diferente al perfil de las misiones acometidas por la Unión Europea, del tipo pacificación o establecimiento de la paz. Se trata de un medio muy caro, que en Europa solo han desarrollado independientemente Francia y ahora Reino Unido. Disponer de un medio así (o varios, porque no se concreta si se refiere a un único buque o a un diseño europeo común) permitiría dar un salto en el perfil de las misiones militares de la Unión Europea, incluso llevándolas a distancias mayores.

Además Alemania no ha tenido nunca entre sus prioridades la construcción de buques de este tipo ni la creación de un arma aérea embarcada, por lo que no sería de extrañar que esta propuesta fuera una forma de que Alemania, o Europa, financiaran la construcción del segundo portaviones que siempre ha tenido en mente la Marine Nationale francesa. El Charles de Gaulle es un buque de diseño y construcción francesa equipado igualmente con aviones de combate de diseño y fabricación franceses para las que no existe competidor en el mercado europeo. Francia se planteó siempre una segunda unidad si bien el gran coste y los repetidos problemas del buque, especialmente de su propulsión nuclear, hicieron a Francia abandonar la idea.

Habrá que tomar con las necesarias precauciones esta propuesta de la futurible canciller alemana, más aún cuando en el caso de la Armada española, esta lucha por mantener su arma aérea embarcada una vez que dejen de operarse los Harrier, de ahí que una de sus prioridades sea la adquisición de una docena de aviones F-35B de Lockheed Martin para equipar al LHD “Juan Carlos I” y quizá a un segundo buque que complementara o sustituyera a este. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El LHD Juan Carlos I (Armada española)

·El Charles de Gaulle francés (Marine Nationale)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.