Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los míticos bombarderos B-52 se posicionan para intervenir en la crisis con Irán

La Fuerza Aérea de Estados Unidos ha desplegado seis de sus veteranos Boeing B-52H Stratofortress a la base aérea de la minúscula isla Diego García, sita en el Océano Índico, desde donde podrán intervenir en caso de un agravamiento del conflicto entre los Gobiernos de Teherán y Washington.

Una vez más el “viejo guerrero” de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o USAF (United States Air Force)  está listo para la acción, tras 65 años en servicio, aunque sometidos a múltiples modernizaciones. Así, el pasado 6 de enero seis de estos bombarderos estratégicos despegaban  desde la base aérea Barksdale (Luisiana-Estados Unidos) sede 2nd Bomb Wing a la que pertenecen, para volar, realizando los correspondientes reabastecimientos en vuelo, hasta la referida base sita en la zona noroccidental del Océano Indico.           

La isla de Diego Garcia, una posesión técnicamente británica pero de facto de Estados Unidos, se configura como una estratégica base segura para actuar en las operaciones tanto en el Medio Oriente como en zonas de Asia/Pacífico.  Esta base insular, al igual que las de Andersen (Guam-Pacifico Central), la de Al Udeid (Catar) y varias europeas, tienen plena  la capacidad para albergar a los B-52, que son los mayores aviones de combate de la USAF. Dentro de la estrategia del denominado mando de ataque aéreo global o AFGSC (Air Force Global Strike Command) estos gigantescos bombarderos, que entraron en servicio en el ya muy lejano año de 1955,   se despliegan con frecuencia en las citadas  bases para misiones de presencia, con la que llevar a cabo un efecto de disuasión y mantener la alerta en caso de conflicto. Entre las acciones más conocidos de los B-52H operando desde Diego García, citar cuando en 1991 atacaron Irak usando esta instalación y la española de Morón (Sevilla), o tras el 11S para apoyar la caída de los talibanes en Afganistán.

La noticia la daba la cadena CNN, citando como fuente a un funcionario estadounidense, que afirmaba que los bombarderos que debutaron en la Guerra Fría estaban  “disponible para operaciones contra Irán si se le ordena”, aclarando que el “despliegue no indica que se hayan ordenado operaciones contra ningún país”. “Por la seguridad operacional, no comentamos las fuerzas que fluyen dentro o fuera del área de responsabilidad del Mando  Central de Estados Unidos o CENTCOM (Central Command) en este momento”, dijo la portavoz del Pentágono, la comandante Rebecca Rebarich, cuando se la pidió confirmación del despliegue.

Estamos ante el segundo despliegue de los B-52H en menos de un año ante la amenaza de riesgo con Irán, que se ha acrecentado las últimas semanas, tras la orden del presidente Trump de eliminar al general iraní Soleimani, aprovechando su llegada a Bagdad (Irak).Tras caer abatido Soleimani junto a otros líderes pro iraníes locales por la acción de un RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems) MQ-9 Predator el pasado 3 de enero, Irán respondió que tomaría represalias. El pasado  sábado, los cohetes de las milicias chiitas pro-iraníes alcanzaron la “Zona Verde” de Bagdad, donde se encuentra la Embajada de Estados Unidos; otro ataque con el mismo tipo de munición  alcanzó la base aérea de Balad, donde están estacionadas las tropas estadounidenses, aunque sin causar bajas. 

Fotografía: Bombardero B-52H listo para despegar de Diego García. (foto: USAF)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.