Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Mayor capacidad de ataque para los submarinos nucleares balísticos de la US Navy

La Marina de los Estados Unidos (United States Navy) ha iniciado un proceso de implementación de capacidades en sus armas nucleares lanzadas desde submarinos. En los últimos meses ha estado realizando los cambios pertinentes para proveerse con una nueva ojiva nuclear, designada W76-2 Mk4A, que se caracteriza por haber sido concebida para generar una explosión de carácter limitado.

La obtención de este arma fue anunciada en febrero de 2018 por la administración del presidente Donald Trump y se enmarca dentro de las modificaciones introducidas en los últimos tiempos en los objetivos nucleares estadounidenses que se concretan en la designada como NRP (Nuclear Posture Review).

El despliegue de la misma se ha iniciado sólo hace unas semanas a bordo de un submarino nuclear balístico (SSBN, Ship Submersible Ballistic Nuclear) y pronto lo estará en buena parte de los dieciocho que conforman el tipo Ohio de la U.S.Navy. Las patrullas con la ojiva W76-2 se han iniciado en el SSBN-734 Tennesse que zarpó a finales de 2019 desde su Base en Kings Bay con destino al Océano Atlántico para llevar a cabo operaciones de forma continuada durante algo más de dos meses.

Este submarino, que desplaza unas 18.500 toneladas en inmersión, lleva a bordo unos veinte misiles balísticos del tipo Trident II D5 que tiene un alcance estimado de 11.300 km y pueden acoger cada uno hasta ocho ojivas W76-1 MIRV (Multiple Independentry targetable Reentry Vehicle), o las W88 de hasta cuatrocientos kilotones cada una, un poder devastador en su conjunto.

Ahora lo que se ha decidido es incorporar en los Ohio, en un proceso que se va a ir aplicando a buena parte de los de su tipo, uno o dos misiles Trident II D5 provistos con una o varias de las nuevas ojivas W76-2. Estas ultimas se caracterizan por tener una capacidad explosiva limitada, que se estima en cinco kilotones. Su uso, por lo reducido de los efectos de un arma fabricada en la planta de Pantex en un número que podría ser de unos cincuenta ejemplares, se inscribe ahora más en lo táctico que en lo estratégico. Algunas de las más recientes amenazas podrían exigir el uso de armas nucleares de potencia limitada, lo que reduciría el riesgo de una escalada en intensidad nada deseable. Se obtiene con la W76-2 un arma con la que, oficialmente se asegura, actuar para reducir tensiones derivadas tanto de ataques estratégicos hechos o no con armas nucleares.

Los submarinos Ohio de la Marina estadounidense se convierten así en un sistema mucho más disuasor de lo que eran hasta la fecha, pues desde ellos se pueden lanzar ataques limitados en sus efectos o actuar en el caso de que se quiera hacer frente a la mayor de las amenazas posibles surgida de otro país provisto con armamento nuclear de tipología balística y capacidad intercontinental. (Octavio Díez Cámara)

Fotografía: Los misiles Trident II han evolucionado y ahora pueden ser provistos con ojivas nucleares de capacidad limitada, sólo cinco kilotones. (U.S.Navy)

-Los misiles balísticos, como el caso de los Tridente II, pueden llevar entre ocho y doce ojivas MIRV cada una de ellas con un poder devastador, sumando en su conjunto hasta cuatro mil kilotones. (Octavio Díez Cámara)

-El SSBN-734 USS Tennessee patrulla desde hace unas semanas con misiles equipados con la novedosa cabeza W76-2 de potencia limitada. (U.S.Navy)

-Los misiles balísticos de la U.S.Navy incluyen una cabeza en la que se sitúan varias ojivas MIRV con las que atacar a la vez objetivos  independientes. (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.