Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Aviación Naval e Infantería de Marina de Chile: programas de modernización

A corto plazo, la Armada de Chile recibirá el nuevo P-3ACh modernizado en Canadá por IMP Aerospace, habiéndose ya iniciado el proceso del segundo ejemplar. Contarán con motores Allison T56-A14 en reemplazo de los A10 y la implementación del programa MLU (Midlife Upgrade) desarrollado por Lockheed Martin, que considera el montaje de nuevos conjuntos alares, que implican el reemplazo de la parte exterior y de la sección central inferior de las alas, además de los estabilizadores horizontales con componentes de diseño mejorado y mayor resistencia a la corrosión.

También incorporarán la suite de aviónica integrada Fligh2 con equipos de comunicaciones, navegación y vigilancia fabricados por Rockwell Collins. Dispone de avanzadas pantallas y un sistema integrado de gestión militar/civil de vuelo y es capaz de operar la aviónica de nueva generación con sensores tradicionales, radios, piloto automático y sistemas de aeronaves. Con este programa, se estima los 2 P-3ACh podrán operar hasta por lo menos 2037, que en conjunto a los 3 C295 Persuader serán los únicos medios del Escuadrón VP-1 a futuro.

La Armada de Chile sostuvo conversaciones para aumentar su flota de P-3, habiendo encontrado en Australia ejemplares del AP-3C disponibles, que obligadamente requerían de un MLU, quedando así descarta esta posibilidad. Como apoyo a la Exploración Aeromarítima, vuelan aun un reducido número de bimotores P-111, que han recibido un FLIR, y se encuentran plenamente operativos los 7 P68 Observer 2 fabricados por la italiana Vulcanair. Estos ejemplares han demostrado con creces el amplio espectro de misiones que pueden desarrollar, incluyendo SAR (Serch and Rescue), vigilancia y observación y control pesquero, entre otros.

Para 2019 se estima la concreción del Proyecto Gaviota, que implica el muy necesario reemplazo de los helicópteros SH-57 y UH-57B del Escuadrón HU-1, algunos de los cuales vuela desde 1970. Entre los candidatos estarían el Ecureuil B3 de Airbus Helicopters, el Bell 407GXP y la italiana Leonardo que apunta con el AW119. Respecto al Escuadrón HA-1, los AS332 F1 han recibido el sonar calable DS-100 Helras y pronto debiera definirse el nuevo radar que reemplazará los Varan. La implementación de un nuevo radar extenderá su vida útil próximos a cumplir 26 años de servicio, y dará suficiente tiempo para evaluar un helicóptero embarcado de nueva generación.

La Infantería de Marina seguirá centrada en su componente operativa, la Brigada Anfibia Expedicionaria (BAE) y la mantención de las capacidades de defensa de costa. Los varias veces anunciados requerimientos de material blindado y anfibio parecen haber quedado en meras intenciones, habiéndose incluso desprendido de los Panhard PVP, siendo hoy la BAE una unidad ligera, flexible y de despliegue rápido, gracias a un amplio abanico de vehículos coreanos KM 500, KM 250, KM 451 y KM 420, estadounidenses International DT4600, M-35A2, M-998 y M-1151A1 Hummer además de los nuevos 4x4 Mercedes Benz MB1833 Zetros alemanes. Por el momento no se vislumbra el reemplazo ni de las piezas KH-178 de 105 mm. coreanas, ni de los G5 de 155 adquiridos en Sudáfrica.  

Resulta evidente el foco de los actuales programas: la modernización de la Escuadra y la Fuerza de Submarinos, siendo ambas las áreas donde se están concentrando los fondos. Lo anterior no es de extrañar, considerando que la Armada es hoy parte de la proyección que Chile tiene en el Océano Pacífico, con expectativas comerciales en crecimiento en el Continente asiático.

A su vez, RIMPAC y DESI, además de la significativa y creciente relación con Canadá dejan en claro dónde y qué niveles de operatividad tiene la Armada y cuáles son las armadas con las que opera. El recientemente finalizado ejercicio RIMPAC 2018 evidenció los altos niveles y exigencias de mando, operativos, de mantención y logísticos alcanzados por la Armada de Chile. Cabe recordar y destacar que el entrenamiento de sus unidades se rige bajo la estricta doctrina y niveles del FOST (Flag Officer Sea Training) de la Royal Navy.

En lo que respecta el nuevo proyecto de financiamiento de las Fuerzas Armadas y la que ahora pareciera definitiva derogación de la Ley Reservada del Cobre, obligadamente implicará un cambio cultural en la forma de plantear la renovación de unidades, no descartándose un fenómeno recurrente en otros países, donde Ejército, Armada y Fuerza Aérea tendrán que pelear por fondos y demostrar la factibilidad y necesidad de sus planes de renovación.

No menor resultará ser el efecto de los beneficios a la comunidad de dichas compras, donde por ejemplo, un buque anfibio cumple una infinidad de roles y no así un submarino tipo SSK. La Armada de Chile enfrentará una serie de cambios y desafíos en la próxima década, que serán enfrentados con la actualización de los procesos de formación militar y profesional, enfocándose en el continuo perfeccionamiento de conocimientos y capacidades del personal. Es así como la bicentenaria Armada de Chile delineará y enfrentará su futuro.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.