Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

M-346 para el Ejército del Aire, una opción en plazo y sin riesgo tecnológico

Con la compra de 24 PC-21 a la suiza Pilatus, la Academia General del Aire (AGA) empieza ya a sustituir su material del curso básico de vuelo. Resuelto este capítulo, el Ejército del Aire necesita remplazar otros sistemas de entrenamiento: los veteranos reactores Northrop/CASA F-5M, con más de medio siglo en servicio, y los elementales de origen chileno ENAER (Empresa Nacional de Aeronáutica) T-35C Pillan o E.26 Tamiz. 

Estamos ante lo que podría ser un medio muy polivalente que cubrirá las fases de entrenamiento II (básica), III (avanzada I) y IV (avanzada II), con lo que los PC-21 podrían sustituir a los T-35C Pillan en la I (elemental), aunque algunos expertos lo consideran demasiado sofisticado y caro para que los alumnos comiencen a volar. El programa de un nuevo avión de enseñanza de Airbus Defence and Space, denominado AFJT (Airbus Future Jet Trainer), se ha presentado como un desarrollo diseñado para cubrir las necesidades del Ejército del Aire en base a una amplia participación de la base industrial nacional. 

Pero el entrenador de Airbus no tiene asignada ninguna partida presupuestaria para su desarrollo y sus tiempos, si bien su diseño no parte desde cero en todos los aspectos, superarían ampliamente los requeridos para la sustitución de los F-5M. En el programa, el fabricante quiere destacar características como las del riesgo tecnológico controlado, pero los plazos previstos para su puesta en marcha coincidirían con de retirada de los F-5M, a partir de 2027-28 y no hay visos por parte de la Administración española de asignar partidas presupuestarias, de momento, para este proyecto, del que tampoco se sabe cuánto costará. 

En esas condiciones parece complicado respetar esos plazos y el periodo de desarrollo previstos sería muy largo para el calendario de necesidades del Ejército del Aire, lo que podría dar paso a otros excelentes, y ya en servicio, entrenadores con un magnífico historial operativo, como el Leonardo M-346, cuyas posibilidades ganan enteros por su propia valía y al irse retrasando la puesta en marcha del programa alternativo. Sería una opción, además, en que Airbus y la industria española –incluyendo Leonardo- Hispania podrían cooperar ampliamente a nivel nacional. 

Polivalente avión avanzado

Hablamos de un sistema que entrena actualmente a pilotos de países de la OTAN como Italia y Polonia, además de a otras fuerzas aéreas de primer nivel, como las de Israel y Singapur. El M-346, piedra angular del avanzado centro de entrenamiento de pilotos internacional que están construyendo Leonardo y la Fuerza Aérea Italiana, destaca por su aviónica modular, por la posibilidad de actualizaciones y desarrollos en el futuro y por permitir entrenar en misiones aire-aire y aire-superficie. 

Desde Leonardo Hispania se ha puesto en valor que llevan setenta años encargándose de la formación de los pilotos de diferentes fuerzas aéreas, amén de su participación en programas de construcción aeronáutica de última generación, como el Eurofighter Typhoon o el F-35 de Lockheed Martin. Hay que destacar que, además de emplearse como avión de entrenamiento avanzado, el M-346 puede usarse como avión de caza y bombardeo, dotado de aviónica de última generación.

Se trata de un bimotor sin postcombustión supersónico, capaz de alcanzar un elevado ángulo de ataque, con sistemas ya integrados y en servicio, como el casco presentador de datos, HUD (Head-Up Display) -todos compatibles con gafas de visión nocturna-, mandos de tipo HOTAS (Hands On Throttle-And-Stick) y avanzados sistemas de simulación que están ya certificados y en servicio, por lo que no existe riesgo tecnológico, tratándose no de un programa de desarrollo ,sino una solución ya disponible que cumple las necesidades actuales y futuras del Ejército del Aire, al ser idóneo para la formación de pilotos de aviones de combate de última generación.

El sistema de formación incorpora tecnologías de última generación para el adiestramiento real o virtual y sistemas ETTS (Embedded Tactical Training System) y LVC (Live, Virtual and Constructive) como los ya analizados. Se trata de un sistema tan avanzado que reduce el número de horas necesarias en el avión real, al alcanzarse un elevado grado de familiarización y entrenamiento del piloto y que ya fue valorado, en un estudio elaborado por profesores del Centro Universitario de la Defensa, organismo muy vinculado a la Academia General del Aire, como el mejor candidato para reemplazar al F-5. 

Leonardo Hispania también defiende la aportación nacional, al tratarse de una solución sin riesgos tecnológicos en la que puede participar una amplia red de socios y proveedores nacionales como las que ya hay. Su matriz tiene una dilatada experiencia en programas de cooperación internacional, destacando además que se trata de una solución íntegramente europea.

La puesta en marcha de un sistema de simulación integrado como este, incluyendo el avión, les costó diez años de desarrollo. El primer usuario del M-346 comenzó a operarlo en 2015 y el sistema LVC concluyó su certificación en 2018, por lo que cumpliría el requerimiento del Ejército del Aire de estar en servicio relativamente rápido, con una fecha prevista de obtención de la Capacidad Operativa Inicial (IOC) en 2027. (Julio Maíz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.