¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 15 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

T-650 ASW, un dron pesado para reforzar la lucha antisubmarina

Un torpedo ligero tipo Sting Ray puede adaptarse aun acoplamiento central del T-650 ASW y ser transportado hasta las proximidades del objetivo para atacarlo. (Octavio Díez Cámara)

La llegada de nuevos modelos de sistemas aéreos autónomos (UAS, Uncrewed Aircraft Systems) está siendo especialmente amplia en los últimos años y se espera que, en versiones como la del dron antisubmarino del que aquí les hablamos, vayan entrando a corto y medio plazo en servicio en las diferentes ramas de las Fuerzas Armadas de todo tipo de países.

Hace unos meses, tras nueva visita a la feria británica DSEI, les presentábamos como novedad el dron T-650 de las compañías BAE Systems y Malloy Aeronautics que se caracteriza por incluir una planta propulsora eléctrica que lo sitúa dentro del concepto HLE (Heavy Lift Electric).

Malloy Aeronautics y BAE Systems han cooperado para desarrollar el concepto de dron pesado antisubmarino del que aquí les hablamos.   (Octavio Díez Cámara)

Ahora, en la visita al evento DSA que se ha desarrollado recientemente en Malasia, nos hemos podido aproximar a una versión del mismo especialmente surgida para operar en entornos marinos y actuar, como dron antisubmarino, contra amenazas desplazándose tanto en superficie como en inmersión.

Gran Bretaña apuesta por un concepto de UAS que no es nada convencional, al tratarse de un cuadricoptero en el que se ha optado por una estructura de alta eficiencia aerodinámica y especialmente ligera al optarse por elementos de fibra de carbono para conformar sus diferentes piezas. Tiene una capacidad de carga de unos 300 kilogramos y puede volar, gracias a sus hélices de gran tamaño, a velocidades máximas de 140 km/h, siendo su alcance operativo con su carga máxima de unos 30 km.

El T-650 puede ser con facilidad adaptado para cometidos de reabastecimiento logístico, evacuación de bajas, vigilancia y observación, apoyo aéreo cercano y otros más. En la variante T-650 ASW de la que les acompañamos algunas imágenes se opta por una especialización más marina y que sea empleado en cometidos como el rescate y búsqueda en el mar, la lucha contra las minas o la guerra naval que caracterizarían a un dron antisubmarino avanzado.

Un cuadricóptero eléctrico pesado como el T-650 puede ser un buen complemento en la guerra antisubmarina.  (Octavio Díez Cámara)

Para esta última, Gran Bretaña o quien decida su adquisición lo que harían sería equiparlo con un anclaje inferior que le permite transportar nada menos que un torpedo ligero Sting Ray. Se trata de un arma de 324mm y 2,6 metros de longitud provista con una avanzada cabeza buscadora y caracterizado por una masa de unos 270 kg, lo que lo hace compatible con el T-650 conformado como dron antisubmarino pesado.

Desde la plataforma portadora, generalmente un buque de superficie que podría ser una fragata u otro de diferente configuración, despegaría el T-650 ASW en vertical y se dirigiría al punto en el que algún sensor del navío o de un helicóptero pudiese haber detectado la amenaza. Siguiendo las órdenes de su operador, este dron antisubmarino realizaría el lanzamiento de su torpedo ligero que al llegar al agua activaría su sistema integrado para buscar el ruido generado por el objetivo y dirigirse a una velocidad de unos 45 nudos para neutralizarlo. (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.