¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Jueves, 13 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

El submarino ruso M-750B Serval modificado para portar minisubmarinos en su interior

Los submarinos convencionales de ataque rusos P-750B Serval han sido habilitados para llevar minisubmarinos en el interior. (Octavio Díez Cámara)

El submarino convencional de ataque P-750B Serval, de compañía Malachite, que pertenece al conglomerado fabril ruso United Shipbuilding Corporation, ha introducido una importante modificación en su diseño para brindar a potenciales usuarios de una inusual capacidad para realizar operaciones encubiertas o de tipo autónomo.

Así, se ha incluido en su proa un alojamiento interno en el que se pueden transportar pequeños minisubmarinos para operaciones de infiltración y exfiltración de pequeños núcleos de Operaciones Especiales o naves autónomas de considerable tamaño que se corresponden con el concepto AUV (Autonomous Undewater Vehicle).

La zona superior de la proa incluye un espacio con compuertas para transportar en el interior uno o varios minisubmarinos. (Octavio Díez Cámara)

Lo interesante del M-750B Serval así modificado es que lo que los diseñadores rusos han hecho es optar por una solución nada convencional e innovadora. Se habría modificado la zona superior de la proa de forma que en el casco exterior no resistente habría ahora dos compuertas de apertura automática; su accionamiento permitiría que en el interior, donde se habría habilitado un lugar de dimensiones que, analizando lo presentado en la maqueta que hemos podido ver sería de no menos de 8 metros de longitud y 4 de anchura, se alojase uno o varios minisubmarinos en función de su tamaño.

Algunos detalles

Los diseñadores de Malachite, impulsando el deseo que tiene Rusia de ampliar su oferta comercial para satisfacer las necesidades internas y apostar por la exportación que ahora es tan importante para el país, proponen su submarino convencional que se caracteriza por desplazar 1.450 toneladas, medir 65,5 metros, tener una profundidad máxima de inmersión de 300 metros y ser operado por sólo una veintena de efectivos, siendo, por su radio de acción de 4.300 millas y por incluir un sistema de propulsión independiente del aire (AIP, Air Independent Propulsion), capaces de realizar patrullas de unos 30 días.

Se apuesta por una gran automatización que requiere de sólo unas veinte personas para tripularlo. (Octavio Díez Cámara)

La maqueta del submarino convencional M-750B Serval presentada incluía detalles como lo avanzado del diseño de sus formas para hacerlo especialmente maniobrable y furtivo, el que la hélice está entubada para incidir en unas determinadas prestaciones, que se ha pensado en un elevado nivel de automatización para reducir el número de tripulantes o que su armamento sea contundente. Este último aspecto queda reforzado por el hecho que además de sus tubos de 533mm, en los que puede lanzar torpedos, misiles o minas, se ha dispuesto un lanzador vertical a popa de cuatro tubos que también serviría para disparar misiles de crucero o antibuque.

Otro factor añadido del P-750B Serval es el espacio de transporte del minisubmarinos de proa. Se trata de una solución interesante que, a futuro, podría ser el valor añadido que determinase que un cliente optase por este diseño frente a otro; es una decisión positiva avanzar hacia prestaciones que sean distintas de lo que estamos acostumbrados a ver en los submarinos convencionales de ataque. (Octavio Díez Cámara)

Detalle de la modificación de popa en la que se aprecia el lanzador vertical para misiles de crucero o antibuque. (Octavio Díez Cámara)

Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.