¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Viernes, 19 de abril de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Los futuros Buques de Acción Marítima, BAM, de la Armada española llevarán el cañón de Leonardo Super Rapid de 76/62mm

Los futuros BAM de la Armada van a contar con un cañón Super Rapid 76/62mm de Leonardo. (Hunini)

A diferencia de los anteriores Buques de Acción Marítima, que cuentan con la versión estándar del cañón Oto Melara (Leonardo) de 76/62mm, los futuros BAM de la Armada española se armarán con el cañón Super Rapid de 76/62mm.

Los planes de la Armada para tener una decena, o más, de los polivalentes Buques de Acción Marítima (BAM) parecen avanzar de forma que antes de 2027 van a recibirse ejemplares adicionales que complementen a los seis ya en servicio y al ya contratado para rescate e intervención subacuática.

Sobre los BAM, se decidió a finales del pasado junio avanzar hacia la contratación de dos más, valorados en unos 550 millones de euros. Éstos podrían complementarse con otros similares a posteriori, pues su necesidad queda clara en una situación en la que debe apostarse por más medios para contribuir a la Defensa y la Seguridad de los españoles, decir que se han previsto ya varias modificaciones en ellos.

Algunas, como la que les vamos a comentar, se enmarcan dentro de una realidad que afecta positivamente a la Armada. Los futuros BAM, a diferencia de los anteriores que cuentan con la versión estándar del cañón Oto Melara de 76/62mm en ejemplares puestos al día y recuperados de unidades navales que habían sido dadas de baja después de muchas décadas de servicio, van a incorporar una nueva y novedosa pieza del fabricante italiano Leonardo.

Se trata del cañón Oto Melara Super Rapid de 76/62mm que, como ya sucede con otros destinados a buques de exportación que incluyen las fragatas realizadas ya para la Marina de Arabia Saudita y aquellas que se puedan contratar en un futuro también para ellos, están siendo manufacturados en las instalaciones técnicas que Navantia Sistemas tiene en la planta gaditana de San Fernando.

SuperR-Se han contratado dos BAM más que complementarán a los seis en servicio y al BAM-IS en construcción.

Más capacidades

Lo que caracteriza a los cañones Super Rapid de 76/62mm que llevarán los futuros BAM es que se trata de piezas nuevas y que sus capacidades y características de fuego son sustancialmente mejores que las de versiones precedentes ya en servicio. Sería bueno, y así debería considerarse en los planes a medio plazo de la Armada, avanzar hacia la homogeneización de esta nueva pieza, fabricada y mantenida en España, en aquellos buques de superficie que cuenten con un cañón principal de tipo medio.

Sobre el cañón Super Rapid decir que aporta un mantelete de formas furtivas que ayuda a reducir la firma radar (RCS) del navío portador. Puede usarse en cometidos antisuperficie, donde su alcance máximo estándar es de 16 kilómetros que pueden llegar a 40 usando municiones especiales como las de tipo Vulcano, y en misiones antiaéreas y antimisil.

Con municiones de espoleta programable se muestra muy eficiente contra este tipo de amenazas tan difundidas, un aspecto que, seguramente, ha considerado ya la Armada.

El montaje Super Rapid, en el caso de los BAM, será a proa, como en los precedentes que desplazan casi 2.900 toneladas y miden 93,9 metros de eslora, pesa 7,9 toneladas y mide 7,27 metros. El cañón puede adoptar un ángulo de nada menos que 85º en elevación y realizar acciones de fuego a ritmos de hasta 120 disparos por minuto gracias a un cargador de alimentación doble tipo revólver que acoge 80 municiones de dos tipos.

Los futuros BAM de la Armada podrán abrir fuego en menos de 3 segundos desde que se reciba la orden, para su control, contarán con una consola de control digital e incorporarán radar/programador para conocer la velocidad inicial de salida de sus proyectiles y dar instrucciones precisas a las espoletas de los mismos. (Octavio Díez Cámara)

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.