¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Viernes, 19 de julio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

AGSS-569 Albacore, el submarino experimental de la Marina de Estados Unidos

Las líneas especialmente elaboradas del casco del Albacore le permitían alcanzar velocidades en inmersión superiores a los 30 nudos. Foto: Octavio Díez Cámara
Las líneas especialmente elaboradas del casco del Albacore le permitían alcanzar velocidades en inmersión superiores a los 30 nudos. Foto: Octavio Díez Cámara
El proceso de evolución técnica que dio lugar a la evolución de los diseños de submarinos para dar lugar a los modelos que hoy prestan servicio dentro de la Marina de Estados Unidos se sustenta en gran medida en evaluaciones y desarrollos realizaros ya hace muchas décadas.

Una de ellas se materializó en el AGSS-569 USS Albacore un diseño de submarino experimental que oficialmente sirvió para validar las formas de un casco que imitaban a la de un túnido del mismo nombre, pero el programa fue mucho más allá y sirvió para comprobar avances de diseño que afectaban a timones, hélices, aspectos internos y otros puntos de naves tan complejas como los submarinos.

Lo hemos visitado y acompañamos esta noticia con algunas imágenes que presentan algunas de esas novedades tecnológicas, sobre todo aquellas que afectan a su casco en el que se aplicaron novedosos conceptos hidrodinámicos. Fue tras la Segunda Guerra Mundial cuando se decidió investigar y apostar por algo que, por aquel entonces, resultaba revolucionario en cuanto a sus formas, un programa cuya construcción se inició en 1949 y permitió obtener al AGSS-569 Albacore y experimentar con él durante dos décadas, entre los años 1953 y 1972.

Sus inmersiones y navegaciones permitieron tomar datos concretos y precisos en cuanto a lo que las formas del casco podían incidir en el ruido irradiado o aspectos como la velocidad y la aceleración. Se validó un entonces curioso sistema de timones en X y también un diseño de propulsión, que aunque era convencional y estaba basada en motores diésel, tenía una configuración nada clásica en su hélice doble y en la configuración de sus palas que buscaban tanto eficiencia como discreción.

Señalar que en la concepción de este submarino experimental se utilizó una maqueta que se llevó a un túnel del viento que la NASA tenía en Langley para comprobar sus efectos hidrodinámicos que permitían diseños que conseguirían muy altas velocidades bajo el agua, aunque también requerían de detalles de su configuración que facilitasen su control y dirección en su contexto de funcionamiento normal.

Llama la atención el timón de cola en forma de X y la hélice que fue transformándose durante las dos décadas que estuvo activo. Foto: Octavio Díez Cámara

Llama la atención el timón de cola en forma de X y la hélice que fue transformándose durante las dos décadas que estuvo activo. Foto: Octavio Díez Cámara

Se incorporaron soluciones que implicaron el uso de acero especial para su casco resistente, una planta propulsora con baterías que eran muy pesadas en su época y tenían quinientos elementos con las que alimentar un motor eléctrico de 7.500 caballos, y se apostó por un concepto en el que no se incluían tubos lanzatorpedos y que recibió en 1962 el sonar experimental DIMUS.

Sobre el AGSS-569 Albacore señalar que ahora es un museo en Porthsmouth, New Hampshire, que puede visitarse para hacer un recorrido externo e interno, señalando que en este último pude observar que las puertas que sellaban los diferentes mamparos son especialmente pequeñas y que los espacios internos son exiguos para una tripulación de unos cincuenta efectivos.

El casco tenía 62 metros de longitud, un desplazamiento en inmersión de unas 1.850 toneladas y podía obtener una velocidad punta sumergido de nada menos que 33 nudos, muy superior a la de algunos diseños convencionales que ahora entran en servicio; el papel de investigación de este submarino experimental, que fue sometido en su vida operativa a sucesivas mejoras para apoyar las validaciones, demostró ser una influencia positiva para modelos operativos de combate como los de la clase Barbel que fueron los últimos submarinos diésel de la U.S.Navy

Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.