Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Las Fuerzas Armadas de Brasil en el mayor ejercicio de Ciberdefensa del mundo

El Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea de Brasil han dado otro paso en el desarrollo de tecnologías de ciberdefensa. Hasta el pasado jueves, 15 de abril, han participado en el mayor y más complejo ejercicio internacional de ciberdefensa de doble acción (ataque contra defensa) del mundo, Locked Shields. La participación brasileña se llevó a cabo desde el Comando de Defensa Cibernética (ComDCiber), ubicado en Fuerte Marechal Rondon, en Brasilia.

Organizado por el Centro de Excelencia en Ciberdefensa Cooperativa (CCDCOE), organismo vinculado a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el ejercicio se llevó a cabo de forma remota y reunió a más de 2 mil expertos cibernéticos de 32 países. El único representante de América Latina, Brasil, fue parte del apoyo técnico del equipo de Portugal. Los dos países interactuaron por videoconferencia en tiempo real.

Esta participación de Brasil se diferencia de la última, en 2019. En 2021 Brasil fue invitado a componer su propio equipo estratégico, que reunió a expertos en cibernética de las tres Fuerzas y representantes de agencias gubernamentales y organizaciones relacionadas con la infraestructura relacionada con ejercicio. La actividad contó con ComDCiber, el Centro de Comunicación Social del Ejército (CCOMSEx), el Comando de Operaciones Aeroespaciales de la Fuerza Aérea, la Oficina de Seguridad Institucional, el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Agencia Nacional del Agua (ANA) y la Agencia Nacional de Telecomunicaciones. (Anatel).

El Jefe del Comando de Operaciones Terrestres, General de Ejército José Luiz Dias Freitas destacó la integración que marcó el ejercicio. “Todas las partes interesadas, ya sean estatales o privadas, necesitan ciberdefensa. Es importante que podamos integrar y mejorar el desarrollo de la doctrina y la planificación en posibles situaciones de crisis. El ejercicio es el momento ideal para practicar y desarrollar nuestra doctrina ”.

El Jefe del Departamento de Ciencia y Tecnología (DCT) y ex Comandante de Ciberdefensa, General de Ejército Guido Amin señaló que las características del área cibernética hacen que Brasil pueda igualar a los países más desarrollados en capacidades de seguridad del área. "Es posible invertir recursos no tan grandes y, aun así, podemos reducir en gran medida esta brecha que existe entre nuestro país y los países más desarrollados en otras capacidades militares".

El actual Comandante de Ciberdefensa, General de División Heber García también destacó la importancia del ejercicio para el perfeccionamiento técnico de las defensas nacionales. Esta actividad contribuirá a la madurez del cibersector y al incremento de las capacidades de ciberdefensa militar y colaborará con el intercambio de experiencias entre agencias nacionales y entre países involucrados en el ejercicio ”.

El Jefe del Estado Mayor Conjunto de ComDCiber, contraalmirante Rudicley Cantarin destacó el alto nivel de exigencias técnicas de la actividad. “Es una oportunidad única para que los países participantes ejerzan sus capacidades cibernéticas en un entorno seguro y contra un oponente de muy alto nivel. Esto favorece la interacción en la defensa de los sistemas civil y militar en un ambiente de cooperación mutua ”.

La oportunidad de obtener más información sobre ciberseguridad en el ejercicio fue destacada por la representante del Comando de Operaciones Aeroespaciales de la Fuerza Aérea, Mayor Carla Borges. La actividad nos permite conocer las posibilidades de las interferencias que puede provocar un ciberataque, ya sea en el ejército o en todo el país ”. El Sargento Segundo Leandro Souza, de la Armada, señaló que Locked Shields brindaba la oportunidad de realizar procedimientos utilizados en situaciones críticas reales. “Hicimos protección de la red al abordar los incidentes, la vulnerabilidad de los servidores, los errores de los usuarios, las instalaciones incorrectas y la verificación de los sospechosos. Nuestro trabajo era dar la primera pelea e informar de todo a las altas esferas como si fuera del mundo real ”.

El ejercicio se basó en un conflicto simulado entre dos países ficticios. Las situaciones propuestas sacaron a la luz varias posibilidades de la realidad actual, como las amenazas de los deepfakes, la inestabilidad del sistema financiero y los cambios provocados por la crisis del covid-19, como el crecimiento de la automatización y el trabajo remoto. A lo largo del ejercicio, 5.000 sistemas virtuales fueron blanco de más de 4.000 ciberataques. Además de defender los sistemas, los participantes tuvieron que enfrentar simulaciones de problemas legales y mediáticos. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.