Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los oficiales generales degradados ante la OTAN

La integración de España en la Alianza Atlántica, contemplada por la mayoría de los componentes de las Fuerzas Armadas españolas como ventajosa, trajo una desagradable sorpresa a los niveles más altos, sorpresa inesperada ya que no es normal en ningún Ejército degradar a un oficial sin un Consejo de Guerra previo o sentencia judicial firme.

Pues bien, sin nada de eso la Junta de Jefes de Estado Mayor (JUJEM) decidió de forma unilateral, en la reunión deI14 de enero del 1998, degradar en un empleo a todos los oficiales generales del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire frente a sus colegas de la OTAN. Así, a partir de esa fecha un teniente general español equivale a un general de división belga, un vicealmirante español a un contralmirante portugués y, lo que es peor, los generales de brigada y contralmirantes no serán considerados oficiales generales en la OTAN, pues los brigadieres y comodoros —que es a lo que los han asimilado— no lo son. Pero empecemos por el principio a explicar este galimatías.

ANTECEDENTES
Hasta hace poco, cada vez que los generales y almirantes españoles participaban en ejercicios aliados, maniobras, conferencias en el extranjero, cursos, etc., eran accidentalmente degradados. Esta circunstancia, que ocurría por error involuntario, desconocimiento del inglés, ignorancia de los acuerdos establecidos, etc., se debía a la falta de equivalencia de las estrellas que ostentan los oficiales generales españoles con lo que es usual en la OTAN, debido en parte a la falta de un empleo intermedio denominado brigadier en los Ejércitos de Tierra y Aire, y comodoro en la Armada. Así, un contralmirante en cualquier nación de la OTAN lleva dos estrellas y en España por no se sabe qué extraña razón sólo una. Por otra parte, en la OTAN hay unas tablas de equivalencia de empleos que comienzan en OF-1, teniente o alférez de navío, y acaba en capitán general: OF-l0. En las FAS españolas hasta hace poco el empleo OF-6 no tenía equivalencia, al corresponder a brigadier o comodoro. Algunas naciones, como Portugal por ejemplo, cuando un coronel o capitán de navío es ascendido a general de brigada o contralmirante, astutamente prende dos estrellas en sus bocamangas, y lo mismo ocurre en Francia por no contar con el empleo OF-6.

foto: Un vicealmirante belga es condecorado por el embajador de España en Bruselas.  Ni Bélgica ni Portugal tienen generales de una estrella.

El acuerdo de normalización o Standardization Agreement (STANAG) 2116 que muy pocos han leído, en su edición 4, equiparaba todas las insignias y divisas de los oficiales generales y particulares, amén de los suboficiales y clases. En estas líneas nos vamos a referir solamente al caso de los oficiales generales, por ser donde más confusión existe, ya que para los oficiales particulares la cosa está bastante clara en la denominación y en los distintivos, que son prácticamente universales. Por lo que hace a los suboficiales, la introducción del empleo de suboficial mayor, exige una revisión del STANAG para incluir el citado empleo.

Cuadro 1 OTAN

Código OTAN

Ejército de Tierra

Armada

Ejército del Aire

Núm. de Estrellas

OF- 10

General of the Army

Fleet Admiral

Gral. of the Air Force

*****

OF-09

General

Admiral

General

****

OF-08

Lieutenant General

Vice-Admiral

Lieutenant General

***

OF-07

Major General

Rear-Admiral

Major General

**

OF-06

Brigadier General

Commodore

Brigadier General

*

OF-05

Colonel

Captain

Colonel

 

OF-04

Lieutenant-Colonel

Commander

Lieutenant-Colonel

 

OF-03

Major

Lieutenant-Commander

Major

 

OF-02

Captain

Lieutenant

Captain

 

OF-01

First Lieutenant
Second Lieutenant

Lieutenant Junior Grade
Ensing

First Lieutenant Second Lieutenant

 

El STANAG 2116 contempla, como se ha dicho, diez empleos para la carrera militar de un oficial (ver Cuadro 1) denominados OF-1 (lieutenant o teniente), OF-2 (captain o capitán), OF-3 (major o comandante), OF-4 (lieutenant colonel o teniente coronel) y OF-5 (colonel o coronel).
Hasta coronel no hay ningún problema pues todo coincide, las divisas y el nombre bastante parecido al sajón (ver Cuadro 2). En la Armada es aún más universal, pues igual que en el Ejército de Tierra son mayoría los que lucen estrellas, todos los oficiales de Marina utilizan galones con mínimas diferencias, si exceptuamos el caso francés, ya que son los mismos distintivos en los tres Ejércitos.
Pero hete aquí que aparece el empleo OF-6, brigadier o comodoro, inexistente en nuestras FAS y cuyo distintivo es una estrella (*). Ya hemos creado la confusión, pues el OF-7 (major general) lleva dos estrellas (**) y corresponde a nuestro general de brigada o contraalmirante, el OF-8 (lieutenant general ***) al general de división y el OF-9 (general ***) al teniente general siendo el OF-l0 general de cinco estrellas (field marshall o capitán general). Esto es lo que lisa y llanamente decía el STANAG edición 45 y que España firmó al entrar en la Alianza.
Además de la confusión con el número de estrellas, existían también problemas con la traducción del empleo español al inglés. Un general de Nebraska tiene la misma dificultad en identificar geográficamente dónde está España (en algún lugar de Europa, diría), que nosotros en saber dónde se encuentra su Estado (en algún lugar de los EE.UU.). Por la misma razón su conocimiento del español será remoto y traducirá indefectiblemente teniente general por lieutenant general, a no ser que haya estudiado castellano en la universidad, y general de brigada por brigadier general, pues es lo que más se parece y, además, lo apoya el número de estrellas que aparecen en las hombreras de los oficiales españoles. Para agudizar lo complicado del tema, y explicado el número de estrellas de los grados OF-6 a OF-10, los oficiales generales franceses, añaden una en cada empleo, y por consiguiente ostentan dos más que los españoles.

foto: En esta foto al teniente general Santos Peralba, primer representante militar español en la OTAN, se le presenta, en el texto en inglés, como “major general”

En la Armada el problema es estacional y por eso mismo menos grave, pues los galones en invierno son iguales a los de las Marinas de la OTAN. El problema se plantea en verano cuando los oficiales generales de la Armada Española prescinden de los galones, que van en las bocamangas y los sustituyen, en los hombros, por las palas... disminuidas estrellas. Algún almirante ha optado filosóficamente por colocarse en las palas los galones de invierno en lugar de las dudosas estrellas para no menoscabar su rango, aunque sea en detrimento del reglamento de uniformidad. Además, y para facilitar la equiparación, almirante, que viene del árabe Al Emir (señor del mar), se dice admiral en inglés, vicealmirante vice admiral y contraalm irante rear admiral.

LAS SOLUCIONES
Resulta increíble que, doblado el cabo de una década de permanencia en la OTAN, no se haya solucionado esta disparidad que dio lugar a más de una situación enojosa y de la forma más desfavorable al degradar a todos los oficiales generales españoles. Eso sí con una sola excepción, o mejor dicho cuatro, pues los jefes de Estado Mayor se han adjudicado el empleo de OF-9 (ver Cuadro 3), es decir han sumado una estrella más que sus compañeros, acción que no ha caído demasiado bien en el estamento militar, al que teóricamente tenían que defender.

Esta modificación del 14 de enero al STANAG 2116 (edición 59, ha dado lugar, además, a situaciones incómodas y no deseadas por el desaire a que se vieron sometidos nuestros actuales representantes en la OTAN, pues si hojeamos detenidamente el “NATO Locator File” de este año, una publicación donde vienen todos los generales y almirantes de cierta relevancia dentro de la Alianza, al llegar a los Military Representatives o MILREP’s, es decir, los máximos representantes militares de cada nación en el Comité Militar del Cuartel General de la Alianza en Bruselas, veremos que son generales de división o vicealmirantes, esto es, lieutenant general o vice admiral OF-7. Por eso, al llegar al representante español, el vicealmirante Poblaciones Porta, observaremos que se le ha degradado a OF-6, que equivale a contralmirante. Igual ocurre con el representante español ante SACEUR (Mando Supremo Aliado en Europa), en Mons, el general de brigada del Ejército del Aire Delgado, que por tratarse de un OF-6 ya no es ni oficial general, o el de SACLANT (Mando Supremo Aliado del Atlántico), en Norfolk, EE.UU., el contralmirante Fernández devaluado a comodoro, por lo que dudamos que en las recepciones oficiales se siente en la mesa de los almirantes de la mayor base naval del mundo. 

La solución que hubiera satisfecho a todos y que habría evitado la ambigüedad anterior o el tremendo daño moral actual, consistía en haber dejado de ser diferentes adoptando la costumbre normalizada del número de estrellas en la OTAN. De este modo el general de brigada luciría dos estrellas,el de división tres, el teniente general cuatro y el capitán general cinco. Una solución de sastrería barata, fácil y agradable de aplicar pues a nadie le repugna adoptar los distintivos correctos de su empleo dentro de la Alianza. Únicamente los capitanes generales necesitarían un nuevo diseño al adoptar las cinco estrellas, divisa inexistente actualmente en las FAS españolas y que correspondería a S.M. el Rey.
En la Armada el cambio afectaría tan sólo a la uniformidad de verano, por no existir ningún problema con el uniforme azul de invierno. Para terminar de redondear esta fácil solución, que en su día fue adoptada por los portugueses, y dada la inexistencia del grado OF-6 podría resucitarse el tradicional empleo, tanto en el Ejército como en la Armada, de brigadier (o comodoro), al que le asignaríamos una sola estrella o el entorchado de la Armada sin galón de 14 milímetros. Este empleo, que podría tener carácter honorífico, además de llenar un hueco inexistente en la mayoría de los miembros de la Alianza, culminaría la carrera de todos aquellos que se retiran sin alcanzar el generalato y que observaron una conducta intachable a lo largo de su carrera.

foto: General de cuatro estrellas norteamericano.

Además, el empleo de comodoro ya existe de facto en España, desde el momento en que hay un español que ha tomado por primera vez el mando de una agrupación permanente de la OTAN, la STANAVF ORMED, escuadrilla de destructores y fragatas del Mediterráneo, que es mandada por un comodoro o contralmirante. Este mando fue asignado el pasado mes de septiembre al capitán de navío Del Pozo, asimilándosele a comodoro por un año.
Paralelamente a lo que ocurre en la Armada y en los Ejércitos de la OTAN, en el que los términos almirante y general indican la categoría superior, algo que está de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia de la Lengua que define paralelamente a teniente coronel como jefe cuyo empleo es el inmediatamente inferior al de coronel, debería cambiarse la denominación española de teniente general por la de general, evitando así la confusión con el término lieutenant general. Para muestra se puede referir una anécdota real, ocurrida durante la visita de un general alemán, a la sazón presidente del Comité Militar de la OTAN, a una base militar en El Goloso (Madrid). El general español, jefe de la base, al pronunciar su discurso de bienvenida en inglés se refirió al general visitante como lieutenant general, lo que hizo que éste en sus palabras de despedida, tras un agradable almuerzo, con un sano sentido del humor prometiese trabajar bien y rápido en los acuerdos de coordinación con España, para poder recuperar mi antiguo empleo de general, perdido en Madrid...

NATIONAL EQUIVALENT FOR NAVAL AN AIR FORCE OFFICERS (NATIZN: SP STANAG 2116 - EDICION 5)

NATO CODE

ARMY

NAVY

AIR FORCE

OF-l0

Capitán General

Capitán General

Capitán General

OF-09

* JEME

* MEMA

* JEMA

OF-08

Teniente General

Almirante

Teniente General

OF-07

General de División

Vicealmirante

General de División

OF-06

General de Brigada

Contralmirante

General de Brigada

OF-05

Coronel

Capitán de Navío

Coronel

OF-04

Teniente Coronel

Capitán de Fragata

Teniente Coronel

OF-03

Comandante

Capitán de Corbeta

Comandante

OF-02

Capitán

Teniente de Navío

Capitán

OF-01

Teniente

Alférez de Navío

Teniente

Alférez

Alférez de Fragata
Guardiamarina

Alférez

CONCLUSIONES
España lleva ya el suficiente tiempo en la OTAN como para que la Alianza sepa de la profesionalidad y bien hacer de los soldados, marinos y aviadores españoles. El ingreso en la Alianza supuso una adaptación o aggiornamento de la doctrina, procedimientos y hasta del idioma inglés, algo impensable unos años antes. La situación actual de inferioridad en el reconocimiento del empleo de los oficiales generales españoles da lugar a circunstancias equívocas y de humillación innecesaria, algo que se puede resolver con un pequeño cambio en el reglamento de uniformidad, pues bastaría con añadir una estrella a sus distintivos.
El cambio de la denominación de teniente general por la de general evitaría otra ambigüedad. Por último, la creación del empleo temporal de brigadier o comodoro, mientras se manda una agrupación de entidad, o incluso honorario en el retiro para los que no llegasen a general, sin costo para el erario público, llenaría un vacío en la escala de empleos de la OTAN.

foto: El anterior jefe del Estado Mayor del Ejército portugués. Todos los que ocupan las jefaturas de los Estados Mayores en el  país vecino llevan cuatro estrellas.

Si se aplicasen estas tres soluciones simultáneamente, la equiparación con las divisas militares de la OTAN sería total y los oficiales generales españoles no volverían a ser víctimas de ninguna molesta confusión ni humillación, además de poder culminar las honradas ambiciones de aquellos que contando con una hoja de servicios intachable y superado el curso de capacitación de ascenso a oficial general, no hubiesen podido acceder al generalato o al almirantazgo en el momento de pasar a la situación de reserva.  


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.