Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Nuevo vehículo de mando de las IDF basado en carro Merkava

A finales de agosto, las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) daban a conocer la existencia de una nueva variante del carro de combate Merkava, concretamente un Merkava Mk2 convertido en puesto de mando móvil denominado Ofek (Horizonte en hebreo).

Las IDF tienen una gran tradición de modificar para nuevos cometidos las barcazas de carros de combate de modelos anteriores a los que están en primera línea. Así ha sucedido con los M-60, M-48 y antes con los Centauro o Sherman e incluso con los T-54 y T-55 capturados de diseño ruso, convertidos en transportes acorazados Azcharit. De esta forma se aprovechan los cascos blindados de estos, dotando a vehículos de cometidos especiales con un elevado nivel de protección. Otro ejemplo curioso lo constituye el carro Pereh, un M-48 adaptado para disparar el misil de largo alcance Spyke NLOS manteniendo la apariencia de un carro convencional, incluyendo un cañón falso.

En esta ocasión se ha puesto al día un concepto que se inició en 2015 con el desarrollo del vehículo Ofek que se basa en la reutilización de las barcazas de los carros de combate Merkava Mk2 de los que hay cientos disponibles después de que cesara su producción en 1989. Entonces ya se anunció la intención de desarrollar una nueva familia de vehículos especializados con los que equipar unidades de apoyo de las IDF, incluyendo transportes acorazados, ambulancias y como vemos ahora, puestos de mando móvil.

La versión de 2015 incluía en la superestructura un blindaje del tipo rejilla o slat para detonar las granadas propulsadas por cohete, mientras que la versión ahora presentada carece de ellos, apostando por lo que parece un blindaje híbrido reactivo. No se ha optado por ahora por la inclusión del blindaje activo Trophy de Rafael, seguramente por tratarse de un vehículo que no estará en teoría en primera línea de combate. Las unidades de infantería de primera línea cuentan con el carro Merkava IV y el transporte acorazado Namer cuya barcaza de basa en el primero pero que se trata de un vehículo de nuevo diseño y no una reutilización.

Este vehículo, que conserva la planta motriz original (en posicion delantera), dispone de una tripulación de dos personas y capacidad para transportar a 10 personas, lo que da una idea del espacio interior disponible. Dispone de una puerta en la parte trasera y dos escotillas sobre el techo de la superestructura, donde también se aprecia un afuste para una ametralladora media y múltiples antenas para comunicaciones con plataformas terrestres y aéreas, incluyendo una para comunicaciones por satélite en movimiento (SATCOM On-The-Move o SOTM).

Precisamente las primeras imágenes de este vehículo fueron distribuidas por el editor para Oriente Medio y África de Janes Jeremy Binnie. Lo que no se precisó entonces es que la imagen habría sido retocada. Al lado del carro es visible un cartel en el que es apreciable el logo de Elbit Systems, si bien este se encuentra girado 180 grados en la horizontal. La presencia de dicho cartel, así como la inclusión de un tubo de aire acondicionado y haberlo ubicado bajo una carpa sugieren que se trata de alguna presentación institucional o empresarial. En dicha presentación se le ve junto a un vehículo de cadenas M-113 de mando, al que supera en tamaño, lo que facilitaría la inclusión de equipos en su interior, dotándole además de un nivel de protección mucho mayor.

Además del citado sistema de comunicaciones por satélite en movimiento, Elbit habría suministrado otros equipos específicos de comunicaciones y su sistema de visión Iron Vision que permite a las tripulaciones mejorar su conciencia situacional gracias a la presentación en sus cascos de las imágenes del exterior, como si se atravesara el casco del vehículo en el que se encuentran.

Comunicaciones en movimiento

El vehículo, diseñado para ejercer el mando y control incluso en movimiento, estaría dotado de sistemas de comunicaciones de diferentes tipos, incluyendo los de satélite, para poder mantener contacto con unidades en tierra o aire en entornos tan complejos como los que protagonizan las operaciones de las IDF, caracterizados por la proximidad de entornos urbanos. Sus sistemas permitirían la recepción, procesado y transmisión de información para el control de fuerzas propias en misiones de combate, manteniendo el flujo de información (voz, vídeo o datos) entre unidades dentro del área de responsabilidad, incluyendo unidades del escalafón por encima, observadores avanzados o equipos de apoyo de fuegos por ejemplo.

Distinguible en el techo de la superestructura es una antena de comunicaciones de perfil bajo del tipo SOTM, probablemente la ELSAT-2100 de Elbit Systems, una antena de perfil bajo que permite operar en tres bandas con solo cambiar un módulo interior. De esta forma se ofrece comunicación continua para voz, vídeo y datos usando las bandas Ka, Ku y X incluso en movimiento. Se posibilita así realizar misiones del tipo Mando, Control, Comunicaciones, Ordenadores e Inteligencia (C4I por sus siglas en inglés) en entornos “Over-the-Horizon” (OTH) o Beyond-Line-of-sight (BLOS). Precisamente el año pasado Elbit Systems se adjudicó un contrato del Ministerio de Defensa de Israel para suministrar “docenas” de antenas de este modelo cuyo importe no ha sido comunicado pero que serán entregados durante dos años.

En España, el uso de sistemas SOTM se ha implementado en las estaciones Soria del Ejército de Tierra, desplegadas en Afganistán sobre RG-31E y VAMTAC, profundizando el concepto en marcha de puesto de mando móvil para batallón o grupo PC BON. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Vehículo de mando sobre Ofek. El cartel o la imagen en su totalidad está retocada (Jeremy Binnie )

·La nueva versión del Ofek (Army.Fresh.co.il)

·El Ofek ofrece más espacio que el M-113 (Army.Fresh.co.il)

·La antena ELSAT 2100 como la visible sobre el Ofek (Elbit Sytems)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.