Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Un F-35 excepcional para Israel

En las inmediaciones de la planta de Lockheed Martin de Fort Worth (Texas) se ha fotografiado durante uno de sus primeros vuelos el que será el cazabombardero de 5ª generación F-35 de pruebas de la Fuerza Aeroespacial de Israel. La principal particularidad de este aparato es que muy probablemente esté fabricado con una  arquitectura abierta de su software, lo que permitiría realizar las pruebas necesarias para la integración de armamento, aviónica y otros sistemas de concepción israelí, que luego se aplicarían a la flota de F-35I Adir (el poderoso en referencia a Dios) de Israel.

Estaríamos ante un hecho excepcional hasta la fecha, ya que todos los F-35 que construye esta planta de la multinacional norteamericana para clientes extranjeros tienen sus complejos sistemas de software cerrados totalmente a variaciones, que pudiese realizar por su cuenta el cliente. Esta medida la impuso Estados Unidos a los miembros del programa para que las modernizaciones y upgrade que se realicen en el futuro a las flotas de este cazabombardero se hagan de acuerdo con el fabricante, y con la consiguiente aprobación previa del Departamento de Defensa o DoD (Departament of Defense) de Estados Unidos.

Pero en el caso de las Fuerzas de Defensa de Israel o IDF (Israel Defence Force) el DoD habría realizado de nuevo una excepción, para potenciar este aliado clave de la política de Washington en Oriente Medio, que a la vez es apoyado por la influente comunidad judía asentada en Estados Unidos. Una salvedad que podría aplicarse también en el futuro con el Gobierno de Reino Unido, que emplea el F-35B. Así se habría autorizado al Gobierno de Jerusalén a adquirir un F-35I (de facto un F-35A que es la versión de despegue/aterrizaje convencional) con arquitectura abierta. Esta medida es clave para permitir la implementación a la flota de este caza de 5ª generación con los múltiples sistemas y armamento que diseña y fabrica la pujante industria de defensa de Israel. Este proceso ya se hizo en el pasado en Israel con los cazabombarderos de diseño y fabricación norteamericana adquiridos por la IDF: A-4 Skyhawk, F-4E Phantom, F-15 Eagle y F-16 Fighting Falcon.

Al nuevo F-35  de la IDF, identificable porque lleva pintadas las marcas de telemetría en su fuselaje,  se le ha visto volar el pasado 5 de marzo en las cercanías de la referida planta tejana de fabricación del F-35. Este cazabombardero stealth (furtivo al radar)  lleva las estrellas de David pintadas ya en alas, y el numeral táctico 924, aunque todavía no lleva los escudos y marcas de la unidad, que se aplicaran cuándo llegue a Israel. Se integrará en el 601 Escuadrón, la unidad de vuelo del centro de pruebas de la Fuerza Aeroespacial, también conocido por su designación en hebreo de Manat acrónimo de Merkaz Nisu'ey Tisa (Centro de Pruebas de Vuelo), por lo que ya se le está aplicando la designación oficiosa de F-35I Adir Manat.

El Manat tiene sede en la base de la IDF de Tel Nof, que es un aeródromo situado al suroeste de Tel Aviv, ya en el desierto del Negev, sobre el cual los aparatos que tiene asignados realizan sus pruebas de vuelo y lanzamiento de armamento. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El nuevo F-35I “Adir Manat”, muestra en su fuselaje múltiples marcas de telemetría. (foto: Matt Elis)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.