Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Solar Orbiter se prepara para sobrevolar Venus durante las fiestas

Durante el máximo acercamiento, que tendrá lugar a las 12:39 UTC (13:39 CET) del día 27 de diciembre, Solar Orbiter, que se encuentra ahora a 235 millones de kilómetros de la Tierra y a unos 10,5 millones de kilómetros de Venus, quedará a unos 7.500 km de las nubes de Venus. En sobrevuelos posteriores, a partir de 2025, se acercará mucho más, situándose a tan solo unos cientos de kilómetros.

Durante el sobrevuelo de este mes se encenderán distintos instrumentos científicos in situ, como el Magnetómetro (MAG), el instrumento Ondas de Radio y Plasma (RPW) y ciertos sensores del Detector de Partículas Energéticas (EPD), para tomar el pulso al entorno magnético, de plasma y de partículas alrededor de la nave durante su encuentro con Venus. No será posible capturar imágenes del planeta durante el sobrevuelo porque la nave deberá permanecer mirando al Sol.

Para poder alinearse correctamente de cara al sobrevuelo, distintos especialistas de las estaciones terrestres de la ESA y equipos de dinámica de vuelo han llevado a cabo lo que se conoce como una campaña Delta-DOR, empleando la avanzada técnica Delta-Differential One-way Ranging (medición unidireccional de rango diferencial Delta) para determinar la posición de la nave en el espacio y su trayectoria.

En esta técnica, una serie de estaciones terrestres a gran distancia reciben las señales de radio de la nave y ofrecen un primer resultado de su ubicación. Luego, este resultado se compara con la ubicación de fuentes de radio estelares previamente cartografiadas por otras misiones, de lo que resulta una posición definitiva corregida y ultraprecisa. La técnica Delta-DOR permite a los operadores determinar dónde se encuentra una nave con un margen de pocos cientos de metros a distancias de hasta cien millones de kilómetros.

La trayectoria de Solar Orbiter alrededor del Sol fue elegida “en resonancia” con Venus; es decir, la sonda regresará a los alrededores de este planeta cada pocas órbitas y volverá a usar su gravedad para modificar la órbita. El siguiente encuentro se producirá en agosto de 2021, coincidiendo por pocos días con la siguiente maniobra de asistencia gravitatoria de BepiColombo con Venus. Al principio,

Solar Orbiter quedará en el mismo plano que los planetas, pero cada encuentro con Venus aumentará su inclinación orbital. Para 2025, efectuará su primer pase solar con una inclinación de 17º, que se incrementará hasta los 33º para finales de la década, por lo que tendrá a la vista una porción aún mayor de las regiones polares. De este modo, podrá tomar las primeras imágenes de estas regiones del Sol, que serán cruciales para comprender el funcionamiento del astro, para investigar la relación Sol-Tierra y para mejorar la predicción de los periodos de tormentas solares.

Solar Orbiter es una misión espacial de colaboración internacional entre la ESA y la NASA.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.