Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Simloc lanza el Fensome Convertible 360

Simloc ha hecho realidad la visión del capitán Terry Fensome, reputado formador de pilotos de Miami, Florida, fabricando un simulador que va a significar una revolución para la simulación aérea y que, como homenaje, lleva el nombre de su promotor, el Fensome Convertible 360 (FC360).

 

Este nuevo dispositivo AATD (Advanced Aviation Training Device) cuenta como base con una cabina MCC (Multi Crew Cooperation) en la que se puede operar con 3 diferentes configuraciones de avión: SEP (Single-engine propeller), tipo Cessna 172 SP; MEP (Multi-engine propeller), tipo Piper PA-34-220T Seneca II y JET MCC, twin engine genérico, que, opcionalmente, puede ser un A320 específico, incluyendo el Data Package del fabricante.

El conjunto está compuesto por un moderno módulo de fibra de vidrio semi-esférico, de unos 7 metros de diámetro por 4 de alto, en el que se integran la cabina, la estación de instructor (IOS), el sistema visual de visión directa, el sistema de audio y el elemento clave, la combinación de componentes de hardware y software que hace posible la aparición y desaparición de los tres modelos de avión en pocos minutos.

En las configuraciones SEP y MEP se utiliza el mismo panel con ligeras diferencias en la representación tanto en el panel de instrumentos principal como en el pedestal según se esté volando con una u otra avioneta. Sin embargo, el panel central es común para los dos. Las principales características son: panel de instrumentos principal (MIP); panel central; pedestal y mandos de vuelo.

La empresa ha diseñado la cabina del FC360 para conseguir la sensación de estar realmente en un Twin Jet. Opcionalmente, esta configuración puede llegar a ser una réplica del modelo original A320, con nivel de certificación EASA FTD 1+MCC y FAA FTD 5, en el que todos los elementos del cockpit son completamente funcionales, con el paquete de datos de Airbus.

Las principales características son: mandos de vuelo; software (con la inclusión del Paquete de Datos de Airbus y las QTG´s (Qualification Test Guide) se puedan alcanzar niveles de certificación superiores); capacidad de entrenamiento (Airbus A320 Specific (con paquete de datos), ATPL, IR (RNAV, PBN, etc), MCC APS, TEM/CRM/EBT Training Tool y MPL Programmes y Software de ATC (Air Traffic Control) automatizado. La empresa ofrece el reconocido programa SERA de simulación de ATC automatizado de la empresa ASTi, para familiarizarse con la gestión de las comunicaciones de tráfico aéreo.

Detrás del Fensome Convertible 360 hay algo más que un reto empresarial. La obsesión de Terry Fensome por dotar de un aprendizaje integral a los alumnos de su escuela, desde ab initio a jet, pasaba por un solo requisito: conseguir un simulador con una cabina espaciosa, tipo A320 o B737, con tres tipos de avión dentro, dos avionetas y un jet.

Con ese objetivo el piloto americano inició una ronda de contactos sin éxito con varios fabricantes de simuladores hasta que llegó a Simloc. “Cuando les propuse mi idea creo que los ingenieros pensaron que yo estaba un poco loco”, afirma Fensome. “¿Cómo lo hacemos? Me preguntaban. Yo tampoco lo sabía, pero tenía claro que el simulador debería tener tres aviones, pero no solo quedándonos en el concepto de mercado de cambios de software y pequeños ajustes de configuración, yo quería dar un paso más allá”.

Dos semanas después de regresar a Miami, en Simloc daban con la clave. “Lo que más me impresionó fue el entusiasmo del equipo por encontrar una solución a todas mis solicitudes” afirma el capitán Fensome. “Cuando me explicaron el sistema pensé que el resultado era brillante”.

Así se gestó el FC360, un simulador que abre una nueva vía en la formación de pilotos comerciales. En la práctica tiene una ventaja única, ya que el “core” del dispositivo, ideado, desarrollado y registrado por la empresa, permite la aparición y desaparición de las tres configuraciones de vuelo en pocos minutos.

Disponer de esta plataforma posibilita una capacitación integral, desde ab initio a jet, muy poco frecuente en escuelas de pilotos o universidades. En lo económico, además de reducir a la tercera parte la superficie necesaria para ubicar tres simuladores, supone un evidente ahorro de la inversión, mucho más reducida que la suma del precio de tres simuladores similares por separado.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.