Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La Junta Nacional de Seguridad del Transporte de EEUU pide a los fabricantes de helicópteros que instalen sistemas de grabación que la FAA se niega a exigir

La Junta Nacional de Seguridad del Transporte, (NTSB por sus siglas en inglés) con sede en Washington, ha instado, en un informe de recomendación de seguridad emitido este martes, a los fabricantes de helicópteros a equiparlos con sistemas para grabar datos, audio e imágenes que sean resistentes a choques.  La NTSB ha dirigido esta petición a los fabricantes (Airbus Helicopters, Bell, Leonardo, MD Helicopters, Robinson y Sikorsky) para que actuaran, ya que la Administración Federal de Aviación (FAA) no ha implementado la serie de recomendaciones de la NTSB  emitidas en 2013 y 2015 después de que sus investigadores descubrieran que la falta de datos grabados dificultó la comprensión de varios accidentes que podrían tener serias implicaciones de seguridad de vuelo.

Los helicópteros que cumplen con los criterios específicos establecidos por la FAA deben tener sistemas resistentes a los choques para registrar los datos de vuelo y el audio de la cabina. Actualmente no se requiere ninguna para tener capacidad de grabación de imágenes. A pesar de la falta de acción de la FAA, algunos operadores de helicópteros han equipado sus aeronaves con sistemas de grabación, incluida la capacidad de grabación de imágenes, a pesar de que no están obligados a hacerlo.

"Cuanta más información tengamos, mejor podremos comprender no solo las circunstancias de un accidente, sino también qué se puede hacer para prevenir futuros accidentes", explica Dana Schulze, directora de la Oficina de Seguridad Aérea de la NTSB. "Pedimos que la tecnología de grabación actualmente disponible se use de una manera que mejore la seguridad de la aviación". La NTSB citó siete investigaciones de helicópteros entre 2011 y 2017 en las que la falta de acceso a los datos registrados impidió su capacidad para identificar y abordar posibles problemas de seguridad.

También identificaron cinco accidentes en los cuales los investigadores tuvieron el beneficio de registrar datos que fueron críticos para comprender las circunstancias de los accidentes. Los resultados y el análisis de estas investigaciones dieron como resultado tres recomendaciones urgentes de la NTSB y llevaron a la FAA a emitir una directiva de aeronavegabilidad de emergencia que afecta a toda una flota de helicópteros. Pero la FAA declinó exigir grabadores en aquellos helicópteros que aún no necesitaban tenerlos, alegaron que alentaron a los operadores desde 2005 a instalar el equipo de forma voluntaria. Sin embargo, la NTSB asegura que, dado que el 86 por ciento de los 185 accidentes de helicópteros propulsados ​​por turbinas que investigó entre 2005 y 2017 no tenían instalado ningún equipo de grabación, las acciones de la FAA fueron ineficaces.

Además de pedir a los fabricantes que instalen grabadoras resistentes a los choques en helicópteros de nueva construcción, la NTSB también les pidió que proporcionen un medio para adaptar sus helicópteros con sistemas resistentes a los choques capaces de registrar datos de vuelo, audio de la cabina e imágenes en sus helicópteros. equipado. 

"Los datos que estos registradores pueden proporcionar a los investigadores son datos que pueden prevenir accidentes al permitirnos abordar problemas de seguridad que de otro modo no se identificarían", dijo Schulze. 

Fotografía: Sikorsky S-76D.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.