Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Asignado el primer vuelo al astronauta de la ESA Matthias Maurer

Jan Wörner, director general de la ESA, está deseando que comience la primera misión de Matthias Maurer y afirma que la ISS es todo un símbolo de lo que se puede lograr cuando colaboran las naciones de todo el mundo.

“El trabajo que llevamos a cabo en la Estación Espacial Internacional contribuye a mejorar la vida en la Tierra mientras nos preparamos para llegar a la Luna”, apunta. “Las dos misiones europeas de 2021 nos permitirán llevar a cabo aún más ciencia e investigación fundamentales en colaboración con nuestros socios internacionales. Me complace enormemente ver que esta cooperación prosigue tras más de 20 años desde el viaje de la primera tripulación”.

Matthias se unió oficialmente al Cuerpo de Astronautas de la ESA en 2015 y es el único miembro que aún no ha volado al espacio. David Parker, director de Exploración Humana y Robótica de la ESA, afirma que su vuelo, al igual que el segundo de Thomas Pesquet antes que él, dan fe del fuerte compromiso con la exploración espacial europea que los Estados miembros mostraron en la conferencia ministerial Space19+ de la ESA, celebrada en 2019.

De esta forma, David Parker ha declarado: “Con un aumento del 30% en la inversión anual, podremos seguir enviando a la ISS como mínimo un vuelo al año, garantizando así que Europa esté bien representada en el espacio. El reciente Memorando de Entendimiento con la NASA también ofrece a los astronautas europeos tres oportunidades para volar a un nuevo complejo lunar conocido como Gateway, donde por primera vez vivirán y trabajarán en órbita alrededor de la Luna. Estamos adentrándonos en una nueva y emocionante era de la exploración espacial, en la que Europa desempeñará un papel clave”.

Además de su asignación oficial, Matthias Maurer también ha revelado el nombre de su primera misión en el espacio: Cosmic Kiss, y describe este nombre cuidadosamente elegido como una “declaración de amor al espacio. “Transmite el vínculo especial entre los habitantes de la Tierra y el cosmos que supone la ISS”, explica. “También comunica el valor de colaboración para llevar la exploración a la Luna y a Marte, además de la necesidad de respetar, proteger y preservar la naturaleza de nuestro planeta mientras buscamos un futuro sostenible para la Tierra. Espero poder aprovechar la curiosidad y los conocimientos de quienes me precedieron y compartir mis propias experiencias como embajador de Europa en órbita”, añade.

A la hora de desarrollar el parche de la misión Cosmic Kiss, se inspiró en el disco celeste de Nebra (Himmelsscheibe von Nebra), la representación realista del cielo más antigua conocida, así como en las placas de las Pioneer y los discos de oro de las Voyager, que se enviaron rumbo a lo desconocido llevando consigo mensajes sobre la Tierra.

“Estos objetos muestran lo longevo de la fascinación por el espacio. Desde los albores del tiempo, los humanos han mirado al cielo en busca de conocimiento sobre el origen de la vida y del universo”.

El parche de la misión representa varios elementos cósmicos, incluidos la Tierra, la Luna y el cúmulo estelar de las Pléyades. También muestra a Marte, uno de los tres destinos clave de la ESA para la exploración durante los próximos diez años, como un pequeño punto rojo en la distancia. No obstante, el elemento más destacado es una Estación Espacial Internacional simplificada, casi con forma de corazón, conectada al latido de un corazón humano que se extiende de la Tierra a la Luna.

Originario del estado federado del Sarre, en el suroeste de Alemania, Maurer  ha estudiado en cuatro países distintos, obtuvo su doctorado en ingeniería en Ciencias de los Materiales y ha alcanzado reconocimiento en su país por lo sobresaliente de su investigación.

En 2016 participó en la misión de analogía NEEMO 21 de la NASA, durante la cual pasó un total de 16 días bajo el agua como parte de una tripulación que probó herramientas y estrategias de exploración para futuras misiones a Marte. Asimismo, participó en una formación de supervivencia en el mar junto a las costas de China con la astronauta de la ESA Samantha Cristoforetti y siete taikonautas chinos. También ha tomado parte en varios ejercicios de entrenamiento geológico sobre el terreno relacionados con la futura exploración de la Luna.

Antes de su nombramiento,  estaba radicado en el Centro Europeo de Astronautas (EAC) de la ESA en Colonia (Alemania), donde gestionaba el proyecto de desarrollo de la futura instalación de simulación lunar de la ESA.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.