Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las FAS españolas aportan importantes medios para combatir el fuego en la isla de La Palma

El importante dispositivo que lleva varios días combatiendo el gran incendio que asola la Isla de la Gomera, cuenta entre su personal y medios con una amplia presencia de las Fuerzas Armadas (FAS) españolas. Los  más mediáticos son los aparatos anfibios apagafuegos Bombardier CL-215T y CL-415 del 43 Grupo de Fuerzas Aéreas, unidad que tiene sede en la Base Aérea de Torrejón (Madrid) y pertenece al Ejército del Aire, aunque está bajo el control operativo de la Unidad Militar de Emergencias (UME).                                      

En los despliegues de dicho Grupo en las campañas de verano no se incluyen las Islas Canarias, dado que en las islas debe repostarse en tierra, lo que merma mucho su eficacia, aunque la gran magnitud del incendio hizo que se desplegaron dos de sus aparatos el día 4 de agosto. Ese día  partía uno desde la base madrileña y otro procedente del Destacamento de la Base Aérea de Málaga para colaborar en las labores de extinción de los diferentes frentes del incendio que asola la isla de La Palma, que supera las 4.000 hectáreas arrasadas.

El día 5 se desplegaba otro de dichos aparatos, desde la Base Aérea de Torrejón, donde, además de los que operan en el centro de España, se mantienen varios en reserva para reforzar su participación en grandes desastres como éste. Finalmente un cuarto anfibio llegaba a Canarias el  día 7 de agosto. Los Bombardier son aparatos anfibios que pueden amerizar o aterrizar en un aeródromo gracias a su completo tren de aterrizaje, aunque comunmente se les designa como hidroaviones, un término erróneo que se corresponde solo con las aeronaves que solo pueden despegar y amerizar en superficies de agua.  

El desplazamiento de estos cuatro aviones, conocidos por sus tripulaciones como ‘Botijos’,  supone la movilización de en torno a 30 efectivos del Ejército del Aire, incluidas varias  tripulaciones, compuestas cada una por dos pilotos y un mecánico de vuelo, y el correspondiente personal de tierra.

Respecto a los efectivos terrestres la UME desplegaba en primera instancia, por vía marítima, 67 efectivos y 32 vehículos de su Unidad de Intervención de Emergencias Naturales (UEIN) Canarias, cuyos efectivos se reparten en los acuartelamientos de Gando (Gran Canaria) y Los Rodeos (Tenerife).  

 A los efectivos de la UME en Canarias, se sumaban el viernes día 5 de agosto personal de esta Unidad procedentes de la Peninsula, para la UME no existen las “fronteras” autonómicas que en tanto lastran la lucha contra los incendios forestales, que no entienden de los límites de la España autonómica. Así a las 11,15 horas de aquel día despegaban desde la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), a bordo de un Airbus A310 del 45 Grupo de Fuerzas Aéreas, 55 efectivos del Segundo Batallón Intervención de Emergencias (BIEM II).

Con este refuerzo, y según un twitter de la UME del día 7, ésta tenía desplegados sobre el terreno un total de 165 efectivos, que además de con los citados medios aéreos, opera con nueve camiones autobombas y dos unidades nodrizas.

La lucha contra el incendio incluye la colaboración de otras unidades de las FAS con sede en Canarias, así dos helicópteros Agusta Bell 212 del Batallón de Helicópteros de Maniobra VI (BHELMA VI) asignado al Mando de Canarias (MCANA), efectuaban una misión de transporte rápido de personal especializado contra incendios asignado al dispositivo de la Isla de La Gomera hasta la citada de La Palma, incluyendo todo el voluminoso equipo.

Igualmente el MCANA colabora con sus camiones para trasladar material de refuerzo, con destino a combatir el incendio.  (Julio Maíz Sanz)

Fotos: Los Bombardier CL-215T/CL-415 son los más poderosos medios aéreos antiincendios.  Foto Ejército del Aire.

Helicóptero del BHELMA VI embarcando bomberos en La Gomera para llevarlos a La Palma.  Foto MCANA.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.