Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El reemplazo del satélite chileno FASAT Charlie se torna urgente terminada ya su vida útil

El 16 de diciembre se completó la vida útil del Fasat “C”, operado por la Fuerza Aérea de Chile y utilizado en un 41% en el ámbito civil. El satélite se basa en la plataforma "AstroSat 100", desarrollada por la Agencia Francesa del Espacio (CNES) y EADS Astrium. Pesa 130 kilogramos, mide 1,4 metros de alto y 0,95 metros de ancho  y tiene una resolución de 1,45 metros. En Sudamérica, Perú cuenta desde este año con un satélite cuya resolución es de 0,7 metros.

El Ministerio de Defensa trabaja en el proyecto de reemplazo, con los siguientes objetivos: Mejorar la capacidad de resolución espacial y temporal; satisfacer los requerimientos de precisión de geolocalización; mejorar la cobertura; obtener imágenes en todo tiempo; mejorar la resolución espectral; optimizar el control del satélite; disminuir los tiempos de respuesta de la información requerida; contribuir al desarrollo nacional, gestión de crisis y apoyo ante situaciones de catástrofes o emergencias.

En mayo de 2016 el proyecto se encontraba en la etapa de “Perfil” o primer nivel de análisis de una iniciativa de inversión . Es decir, no hay alternativas evaluadas y jerarquizadas para tomar una decisión y tampoco hay fondos asignados. En esta fase se han identificado tres alternativas de solución más una “solución basal”. Esta última incluye una antena a instalar en el extremo sur de Chile y un sistema de procesamiento, almacenamiento y distribución de imágenes satelitales. En primer lugar se considera mantener un satélite como el Fasat “C”, lo cual implicaría un costo estimado del orden de MUS$ 130 con una mejoría mínima de las actuales prestaciones. La segunda alternativa, valorada en 227 millones de dólares, considera un satélite de vida útil de siete años y resolución entre 50 y 75 centímetros. La tercera alternativa considera un satélite similar al de la alternativa 2 más un segundo satélite específico para ampliar el rango espectral. Esta alternativa alcanza los 284 millones de dólares. Finalmente se estima que se requiere cuatro años para materializar el proyecto a contar del momento de la asignación de fondos.

Respecto al reemplazo del Fasat “C” tiene mucho que decir el Ministro de Transporte y Telecomunicaciones, quien preside el Consejo de Ministros para el Desarrollo Espacial que asesora al Presidente de la República en estas materias y que está trabajando en la formulación de una nueva política espacial y en la creación de una agencia espacial que dependerá del nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología, anuncios que se esperan para enero de 2017. Recientemente declaró que  “No creo factible que el proceso de revisión de la actual Política Nacional Espacial arroje como resultado la definición de una compra para renovar el satélite Fasat Charlie, ni tampoco que concluya en una compra de un satélite de comunicaciones. Sin embargo, es muy probable que la nueva versión de la Política aconseje la realización de los estudios más definitivos que nos conduzcan a esas decisiones con una nueva agencia. Realmente es de primera prioridad, y como primer paso, contar con una agencia espacial, con presupuesto, con personal, y después definir el plan espacial y los programas posteriores”. (Roberto Sandoval Santana, corresponsal de Grupo Edefa en Chile)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.