Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El enésimo programa de desarrollo de aviones para la Fuerza Aérea de India

El ministro de Defensa indio, Manohar Parrikar, ha anunciado que su Ministerio está considerando la puesta en marcha de un nuevo programa de adquisición de aviones de combate para la Fuerza Aérea de India. El país estaría ya enviando las primeras invitaciones a fabricantes extranjeros que pudieran estar interesados en esta nueva licitación. Este avión que será específicamente monomotor vendrá a reemplazar a los veteranos MIG-21 y MIG-27 también monomotores y que están al final de su vida operativa. Además, siguiendo la máxima del actual gobierno indio del “Make in India” (estrategia que el actual ministro vino a potenciar), será construido localmente con asistencia de un tecnólogo extranjero.

En octubre se conocieron las intenciones del Ministerio de Defensa de retomar el programa de adquisición de aviones de combate, enviándose una comunicación a través de las embajadas para conocer posibles proveedores que pudieran satisfacer los requisitos. Hasta la fecha son dos los candidatos principales para competir en este programa que aún está lejos de formalizarse. Se trata, además, de dos adversarios que ya concurrieron en el cancelado programa MMRCA: el F-16 de la estadounidense Lockheed Martin y el Gripen de la sueca Saab. Estos dos aviones se presentarían en las versiones más modernas: el F-16 IN Super Viper (o Block 70) y el Gripen NG.

Quedarían fuera por tanto el resto de participantes del programa MMRCA, como fueron el Rafale de Dassault, el Eurofighter Tyhpoon y el F/A-18 de Boeing por ser todos bimotores. Recordemos que el culebrón del programa MMRCA finalizó con la compra de 36 aviones que serán fabricados en Francia. Aunque no han trascendido cifras, podría realizarse un encargo de hasta 200 aeronaves con las que sustituir a los veteranos aviones rusos y equipar varios escuadrones.

¿Dónde queda el Tejas?

Lo sorprendente de este hecho es que India lleva tres décadas desarrollando un avión de combate monomotor, el Tejas de Hindustan Aeronautics Limited (HAL), que ha comenzado a incorporarse a su Fuerza Aérea recientemente. Es más, se trabaja aún en el desarrollo de una variante para portaaviones y una versión biplaza de entrenamiento. En julio del año pasado HAL comenzó las entregas del Tejas a la Fuerza Aérea de India, entregándose dos aparatos que formarán parte del escuadrón “Flying Daggers” 45.

Conocido inicialmente como Light Combat Aircraft o LCA, se han empleado al menos 420 millones de euros en su desarrollo. Se trata de un avión catalogado como de cuarta generación por sus prestaciones, dotado de un solo motor, ala en delta, velocidad máxima de 1,6  Mach y un radio de acción de 3.000 km. Por detrás en prestaciones del avión seleccionado para el programa MMRCA, se encargaría de misiones de perfil más bajo que las asignadas a los más modernos cazas como los Rafale.

Ante esta cuestión Parrikar afirma que “hay sitio” para otro desarrollo nacional que conviva con el Tejas, para el que se seguirá el formato de Asociación Estratégica (Strategic Partnership o SP). Esta consiste en la selección tanto de un tecnólogo extranjero, que proporcionaría el producto y la tecnología, como de un fabricante local privado, que fabricaría el avión con asistencia del primero y que deberá demostrar su cualificación técnica y su solvencia financiera.

El ministro de Defensa llegó a afirmar en su comparecencia que a finales de este año podría tomarse ya la primera decisión al respecto de este programa, que se gestionaría mediante un acuerdo entre gobiernos, como forma de garantizar el compromiso del socio internacional. Las ofertas concretas serían solicitadas en 2018 y la firma del acuerdo con las empresas seleccionadas podría darse en 2021 después de un exhaustivo proceso de selección. (José Mª Navarro García)

Fotografías: Parece que el Tejas va a tener competencia en India (Tejas.gov.in)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.