Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Rusia firma un acuerdo con Venezuela que permite operar a la Armada rusa en el país caribeño

El ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, se reunió el 15 de agosto en Moscú con su homólogo ruso, Sergei Shoigu, con quien formalizó un acuerdo que permite las visitas mutuas de sus navíos militares a puertos de ambas naciones. En la reunión se discutió además la situación en Venezuela, cuya dictadura está siendo aislada por la comunidad internacional, así como temas de cooperación militar y técnica bilateral.

Venezuela se encuentra sumida en una dura crisis política que ya dura meses entre el presidente Nicolás Maduro, apoyado por Moscú, y el líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, apoyado por Washington y la Unión Europea.  Tras el reciente  anuncio del presidente Donald Trump de un boicot casi total a la administración de Maduro, Padrino, actual titular del oficialmente llamado del Ministerio del Poder Popular para la Defensa, viajo a Moscú para reunirse con Shoigu. Este general ruso, acababa de llegar desde Kaliningrado, tenía durante el viaje un incidente con un cazabombardero EF-18 español bajo mando de la OTAN,  cuando el Tu-214 en el que viajaba se acercó a espacio aéreo de un país báltico de la Alianza.

El referido acuerdo, lo único que hace es sellar legalmente una situación que de facto ya se producía a veces, tanto con la llegada de navíos rusos a Venezuela, como de sus aeronaves militares,  ya que el que los navíos de la Armada Bolivariana operen desde instalaciones de la Federación de Rusia, dado el deficiente estado operativo de sus unidades de combate, es actualmente más que improbable.

Así, la reunión del hombre “fuerte” de Venezuela con Shoigu, debe verse en clave de política internacional, más tras las declaraciones del militar ruso, que señaló que desde Moscú, se estaba siguiendo de cerca los acontecimientos que tienen lugar en Venezuela” y  que estaban en total desacuerdo con la presión sin precedentes de Washington para desestabilizar la situación en el país. Shoigu afirmó además que es inaceptable la interferencia externa, especialmente en la atmósfera actual, extremadamente tensa, dando así apoyo a la dictadura de Venezuela, que a cambio facilita a las Fuerzas Armadas de Rusia, una plataforma básica en la estrategia global de poder que le enfrenta a Estados Unidos. Además el Ministerio del Poder Popular para la Defensa es uno de los principales clientes de la industria de defensa rusa, habiendo comprado últimamente buena parte de estos medios a crédito, por lo que un cambio de poder en Caracas, supondría un grave problema para cobrar estos empréstitos.

La situación del régimen de Maduro, que tras declarar gran parte de la comunidad internacional que las últimas elecciones que organizó eran fraudulentas, es muy adversa ya que ha sido aislado por ésta. A cambio ha recibido el respaldo, de además de Rusia, de otros unos pocos estados latinoamericanos liderados por México y  Cuba, así como de otras potencias extranjeras, como China, Irán; y de la Turquía de Erdogan, en pleno giro de su política internacional de la OTAN a Moscú. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El crucero ruso Moskva” en el puerto venezolano de La Guaira, a su derecha se ve unos de los “patrulleros” de la Armada Bolivariana construidos en España por Navantia.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.