¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Viernes, 19 de abril de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Renuncia el Jefe de Estado Mayor de la Armada Uruguaya por discrepancias con sus mandos

Contralmirante Gustavo Musso
En medio del progresivo clima de crisis funcional que afecta a la Armada Uruguaya en las últimas dos décadas, que viene determinando casi periódicamente procesamientos, pedidos parlamentarios de informes e investigaciones administrativas varias, el número dos de la Armada, Contralmirante Gustavo Musso ha solicitado su pase  inmediato a retiro, tras meses de desencuentros con su Comandante en Jefe, el Almirante Jorge Wilson, y las autoridades ministeriales.

Además de discrepar con su dictamen en el caso de las OPV, favorable a la gallega Gondan, descartando por motivos "geopolíticos" a la China CSTC y afirmando no haber recibido la propuesta de Damen (lo que se demostró falso), la semana pasada el ministro de Defensa, Dr. Javier García, declinó concurrir a una cita programada en el Parlamento para evitar ser acompañado por el ahora renunciante,  crítico de sus posturas en materia naval, acerca de las cuales podría haber sido cuestionado por los legisladores.

Así mismo, en su documento acerca del proceso de adquisición de las OPV para la Armada Uruguaya, el jerarca destacó la posible  incompetencia en materia de lenguas extranjeras de sus suboridinados, lo que molestó tanto a nivel interno como político

A su vez, en esas oportunidades, tanto Damen como CTSC  presentaron sus protestas formales ante la Comisión de Defensa del Senado por la  dilucidación del proceso de compra de OPV, lo que a su vez potencialmente comprometería las relaciones económicas de Uruguay tanto con  China como con Países Bajos, lo que también podría darse en el caso de la francesa Kership, tanto como de Hyundai, Gondán, o Cotecmar, si así lo estimasen conveniente.

Por otra parte, se considera un hecho que el Ministerio de Defensa de Uruguay haya sugerido, sea a sus organismos de Inteligencia (Dirección Nacional de Inteligencia de Estado/DINACIE) o Armada Nacional contrarrestar las publicaciones que puedan poner en duda el accionar en materia naval, a través de publirreportajes negando los hechos o las fuentes, o intentando descrédito de las mismas.

Concretamente, el astillero español Cardama, preseleccionado y eje de una fuerte  polémica a su respecto en Uruguay, habría negado enfáticamente haber recurrido a esa práctica en medios europeos y desautorizado expresamente salidas a la prensa, las cuales ,sin embargo de alguna manera sucedieron, con un origen hasta ahora desconocido, mientras aún su contratación para proveer OPV- en un proyecto muy similar al presentado por Gondan, procedente del mismo escritorio de diseño- está siendo todavía  evaluada por el Tribunal de Cuentas uruguayo.

Por último, la difusión de los constantes problemas en la Armada Nacional Uruguaya es permanente preocupación en medios uruguayos y extranjeros, muy distante de la campaña de difamación que han llevado, por mantenerlas, a la renuncia meses atrás del también ex Comandante de la Flota,  Contralmirante Otto Gossweiller.

Episodios bizarros como rechazar inicialmente una donación de lanchas SAR alemanas y luego requerirla, o el incidente  de múltiples hundimientos sucesivos, meses atrás, con la lancha auxiliar de otra embarcación SAR hacen innecesario todo comentario, tanto como el desprolijo veredicto pro chino, tras un Acuerdo Comercial no logrado  con el país asiático, en la anterior convocatoria por OPV.

En este marco, la permanencia del actual Comandante en Jefe, Almirante Wilson al frente de la Armada, así como del Contralmirante Mario Vizcay al frente del Comando de Flota  tras numerosos incidentes involucrando embarcaciones, así como la captura ostensiva de un pesquero chino que no pescaba, o días atrás haber lanzado un buque en presunta búsqueda de un pesquero brasileño que no se encontró) es objeto de francas controversias.

También genera polémica la terna de candidatos a ascender a contralmirantes por la vacante producida con la dimisión del Contralmirante Musso, que inicialmente serían los Capitanes de Navío Gonzalo De Ocampo, actual edecán naval presidencial, sin curso de Estado Mayor (hoy obligatorio) y Rodolfo Grolero, a quien se sindica como responsable de episodios muy dudosos al frente del Velero Escuela ROU 20 Capitán Miranda durante su viaje de instrucción del año 2019, precisamente en su etapa en los Estados Unidos, donde hoy es Agregado Naval y de Defensa, tras haber sido Jefe de Gabinete del  Comandante en Jefe. (Javier Bonilla)

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.