Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El papel destacado de la industria española de defensa y seguridad

La industria española de la defensa y seguridad juega un papel destacado en la protección de los ciudadanos, pero es también  un tejido  estratégico para la economía y soberanía tecnológica de los países. Además de dotar de equipos y capacidades a los miembros de las Fuerzas Armadas y de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, resulta ser un importante dinamizador de la economía de una nación. Se trata de un tejido empresarial compuesto por un 80 por ciento de PYME (Pequeña y Mediana Empresa) de alto contenido tecnológico, junto con otras tractoras que desarrollan productos, capacidades y tecnologías, no solo para conseguir sistemas de armas, sino que aportan productos intensivos en electrónica y comunicación. Es esencial por esto disponer de una base industrial y tecnológica asociada a la defensa y seguridad.

Las empresas de AESMIDE, consideradas como industria para la defensa, pueden aportar una serie de productos y capacidades que van dirigidas fundamentalmente a atender al mejor sistema de armas que tienen las Fuerzas Armadas, como es el soldado,  y han participado desde su fundación en 1984 en la atención a la calidad de vida de éste, la logística, la uniformidad y equipo, en la protección individual a la fuerza, los campamentos de vida, infraestructuras y tecnología; asimismo en las capacidades relativas a ciberseguridad para la protección de las infraestructuras críticas, empresas y ciudadanos.

Hasta ahora, la defensa había sido un asunto exclusivamente nacional. Sin embargo, en los últimos años se ha hecho patente la necesidad de una defensa y seguridad comunes. La falta de cooperación ha desvelado amplias debilidades en este sector, no sólo en el plano operativo, sino también en el económico, pues la falta de coordinación genera duplicidades y, por ende, un gasto ineficiente. Este diagnóstico posicionó el tema de defensa en un primer plano en el seno de la Unión Europea, hecho que se materializaría con la puesta en marcha del Plan de Acción Europeo de Defensa (EDAP) en noviembre de 2016.

Esta iniciativa de la Comisión Europea nace con el objetivo principal de armonizar los esfuerzos de los estados miembros, reforzar la seguridad común y, en definitiva, promover una base industrial de la defensa sólida y competitiva. Sin duda, supuso un punto de inflexión y un nuevo horizonte para la industria europea, que carecía de un mercado de defensa abierto y competitivo. En este nuevo camino, las empresas españolas no quieren, ni deben, quedarse atrás. De hecho, podemos afirmar ya que su participación está siendo visiblemente exitosa.

Este nuevo escenario ha supuesto una oportunidad única para liderar proyectos y demostrar el potencial de nuestras empresas, más allá de nuestras fronteras. Los retos mencionados que transforman a la industria generan inevitablemente cambios en la actividad empresarial y en la creación de productos y servicios. En este sentido, la constitución de consorcios está ganando terreno como herramienta para llevar a cabo proyectos, a los que sería difícil dar respuesta de forma individual.

Este es uno de los rasgos que caracterizan al EDAP, ya que entre sus requisitos se exige establecer consorcio entre varias empresas pertenecientes al menos a tres países diferentes. Esta condición pretende así incentivar la participación transfronteriza y promover la cooperación, principio base de la Unión Europea. Este requisito, sin embargo, no es un reto para las empresas de nuestra Asociación, ya que la creación de consorcios es uno de los principios característicos de nuestros asociados, familiarizados con la necesidad y las ventajas de cooperar entre empresas de diferente tamaño, sector, o naturaleza.

Desde AESMIDE, el impulso a esta cultura asociativa ha permitido hacer realidad múltiples proyectos de carácter complejo en ámbitos como la alimentación, mantenimiento integral de instalaciones y centros, limpieza, eficiencia energética o abastecimiento de equipo y vestuario. De hecho, ya existe en el seno de nuestra organización una empresa especializada en la creación y gestión de consorcios. Sin duda, esta experiencia les otorga a nuestras empresas una amplia ventaja en el camino del EDAP.

Esta iniciativa de Europa viene a confirmar la estrategia defendida por AESMIDE en sus 35 años de colaboración con las Fuerzas Armadas de dar respuesta a los proyectos mediante la formación de UTE (Unión Temporal de Empresas), donde las PYME participen en el proyecto aportando sus capacidades junto a las grandes y sintiéndose necesarias en el desa­rrollo y consecución del proyecto.

foto: Prueba del VCZAP Castor en Cerro Muriano (GDELS)

Continuando con los objetivos que persigue el EDAP, otro de ellos es el de fortalecer el papel de las PYME, motor de crecimiento en Europa. Las cifras hablan por sí solas: en Europa hay 23 millones de PYME (el 99 por ciento del total de empresas), que proporcionan el 67 por ciento del empleo y crean el 85 por ciento de los nuevos puestos de trabajo. Para el caso de España las cifras son equivalentes. Según datos oficiales del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el 99,2 por ciento del total de empresas son pequeñas, constituyen el 51,1 por ciento del empleo y suponen el 65,4 por ciento del I+D.

Esto explica que en el marco del EDAP se incluya una bonificación en la dotación financiera para aquellos proyectos en cuyos consorcios participe alguna PYME. Desde las asociaciones de empresas tratamos de facilitar el camino de estas hacia la consecución de sus objetivos. En AESMIDE, la mayoría de nuestras empresas son PYME, por lo que conocemos de primera mano aquellos obstáculos que pueden ensombrecer sus perspectivas. Sin embargo, nuestra confianza en su potencial es inexorable y es lo que nos ha llevado a impulsar a nuestros asociados en la esfera del EDAP.

Desde su aprobación, visualizamos la enorme oportunidad que esta iniciativa supondría para nuestras pequeñas empresas, al otorgarles un papel protagonista en la adquisición de proyectos. Por ello, desde comienzos de 2017 decidimos crear un grupo de trabajo interno, a través del que podemos mantener puntualmente informadas a nuestras empresas, y cuyas reuniones sirven de cauce para recoger todas aquellas dudas y sugerencias a trasladar al Grupo de Trabajo Interministerial del que formamos parte. En definitiva, el objetivo principal es que no caminen a ciegas y puedan demostrar con éxito su competitividad.

El mismo apoyo y desempeño dedicamos al ámbito nacional, en el que, sin duda alguna, el terreno está más explorado. En este sentido, las asociaciones y cluster empresariales cumplen una función clave como interlocutor entre el Ministerio de Defensa y las PYME, tratando de armonizar los intereses generales entre la industria y la defensa nacional. Para cualquier sector, pero en concreto el de defensa, es fundamental el diálogo entre la Administración, las asociaciones y foros del ámbito, ya que facilita un provechoso intercambio de conocimiento, y permite la puesta en marcha de medidas e iniciativas.

Ejemplo reciente de ello es la primera edición de la Feria Internacional de Defensa de España (FEINDEF), celebrada en mayo de 2019, organizada por AESMIDE y TEDAE con el apoyo del Ministerio de Defensa con notable éxito y que tiene ya marcada fecha en el calendario para mayo de 2021, con unas expectativas de duplicar la presencia de stands, ya que se han reservado dos pabellones en IFEMA con el doble de espacio que en 2019.

La Feria pretende en primer término servir de escaparate internacional para nuestras Fuerzas Armadas y brindar oportunidades de negocio, al aglutinar bajo un mismo espacio las principales capacidades tecnológicas de la Industria española de la defensa y la seguridad. Ofrece, además, los espacios y herramientas adecuados para la búsqueda de colaboraciones y sinergias para la formación de consorcios en los múltiples ámbitos tecnológicos vinculados con la defensa. Desde AESMIDE no hay duda, es claramente una oportunidad para visibilizar la industria para la defensa, cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida del soldado, desde el vestuario, hasta la tecnología aplicada a cada una de sus necesidades. (Gerardo Sánchez Revenga, Presidente de AESMIDE)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.