Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Es viable construir dos pistas alternas para uso comercial en la principal base aérea militar mexicana

La Base Aérea Militar Número 1 (BAM-1) de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) ubicada en Santa Lucía, en el Estado de México, sí está en condiciones para albergar dos pistas alternas para uso comercial y con las que se desahogaría la carga excesiva de operaciones que sufre desde hace varios años el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Expertos en aeronáutica y en ingeniería pertenecientes al equipo de trabajo del presidente electo Andrés Manuel López Obrador presentaron un avance sobre la viabilidad de construir en la BAM-1 dos pistas alternas para uso comercial (con toda la logística que ello implica), como respuesta al proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), iniciado por el presidente Enrique Peña Nieto como la obra magna de su mandato.

El equipo, integrado por seis ingenieros, un capitán piloto aviador, un controlador de vuelos y tres civiles más, se reunió en al menos tres ocasiones con seis mandos de la FAM encabezados por el comandante de la Fuerza Aérea, el general Enrique Vallín Osuna, y visitó e inspeccionó las instalaciones de la BAM-1 para profundizar su análisis y la conclusión de su investigación.

De acuerdo con el texto de cinco cuartillas que se puede consultar en el portal oficial de López Obrador, el equipo de especialistas concluyó que “para determinar el modelo de aeropuerto que en su caso debería desarrollarse en Santa Lucía, con sus características y condiciones más apropiadas para el proyecto, se requieren estudios aire/tierra, por lo que el modelo no pueden (sic) ser diagnosticadas de inmediato”.

Esta primera entrega sobre la posibilidad de construir dos pistas alternas en la base aérea de Santa Lucía señala al final que “por las condiciones actuales de ubicación, volumen de operaciones y características orográficas, sí es viable la coordinación de vuelos (operación “aire”) entre el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y el avalúo proyectado para la Base de Santa Lucía, como aeropuerto complementario”.

López Obrador, quien el pasado 1° de julio ganó por aplastante mayoría las elecciones presidenciales en México (con mas de 30 millones de votos), se opuso durante toda su campaña electoral a la construcción del NAICM por ser una obra de costos exorbitantes, con escasa claridad y transparencia financiera, plagada de irregularidades en su desarrollo, encaminada a beneficiar a un selecto grupo de empresarios y financiada casi en su totalidad con dinero del gobierno federal.

El ahora ex candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) amenazó con cancelar en definitiva la obra en caso de ganar las elecciones, pero una vez logrado ese objetivo ha ido matizando sus declaraciones y su postura, ya que el NAICM lleva tres años y medio en construcción años en construcción con una inversión proyectada de 13 mil millones de dólares en los primeros cinco años de su ejecución (alrededor de 245 millones, 570 mil 325 euros).

El pasado viernes, 16 de agosto, el equipo de especialistas de AMLO que lleva la agenda del NAICM le entregó un amplio paquete de datos, estudios y proyecciones con más de 230 documentos a favor y en contra del nuevo aeropuerto. El primero de esos documentos es precisamente el avance sobre la viabilidad de las dos pistas para aviación comercial que podrían ser construidas en la BAM-1. El principal argumento en contra de este escenario es que implicaría un gasto de más de 100 mil millones de pesos para un gobierno que ha anunciado duras políticas de austeridad como uno de sus ejes de acción más importantes.

El texto indica que las reuniones sostenidas van encaminadas a “determinar si el sitio de la Base Aérea Militar de Santa Lucía, presenta las características y condiciones suficientes para desarrollar el proyecto alternativo, en alguna opción o por circunstancias irremediables se encuentra impedido para el desarrollo del proyecto”.

El documento destaca cinco puntos como base para la elaboración de una primera evaluación sobre el tema:

. Revisión de la propuesta del Sistema Aeroportuario del Valle de México publicada en 2015.

. Recorrido en tierra del terreno e instalación de la BAM-1.

. Sobrevuelo a la BAM-1 de Santa Lucía y de los predios colindantes.

. Revisión de las cartas de rutas aéreas de Santa Lucía y del AICM.

. Presentación por parte de la FAM de las instalaciones de la BAM-1, de su uso y ubicación por parte del personal militar.

Los puntos centrales del documento presentado por el equipo de López Obrador destacan que “el suelo (de la BAM-1) ofrece estabilidad suficiente para la pista actual, la que no ha presentado afectaciones, hundimientos, o fracturas de importancia en su estructura”.

La orientación de la pista “es segura y eficiente para las operaciones de las aeronaves”. La orografía de la NBAM-1 “no presenta obstáculos para el desarrollo de las operaciones que se generarían con el proyecto del SAVAM (Sistema Aeroportuario del Valle de México).

Se asienta en el texto que “de la revisión del predio y su ubicación con el AICM y dada la distancia de 19.3 millas náuticas, se determina que no representa impedimento para generar compatibilidad de rutas entre ellos”.

La BAM-1 es la instalación militar más grande del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos. Fue construida en 1952, pero fue hasta 1959 cuando el total de los aparatos que estaban en la antigua base de Balbuena se trasladaron a las instalaciones de Santa Lucía.

Actualmente la BAM-1 alberga a ocho escuadrones aéreos de la FAM, entre ellos a los F-5E y F-5F del Escuadrón Aéreo 401, así como a los C-130 del EA 302, a los Embraer EMB-145 del Escuadrón de Vigilancia Aérea (EVA) y al EA 101 integrado por aparatos Bell-412, UH-60M Black Hawk y EC-725 Cougar, así como los EA 3011 y 302 con sus aparatos CASA C-295 y C-27J Spartan, además del EA 502 en el que operan los Boeing 727 y Boeing-737 del alto mando. (Jorge Alejandro Medellín, corresponsal de Grupo Edefa en México)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.