Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Los actos militares por aniversario Independencia de México se convierten en homenaje a quienes luchan contra la pandemia

El gobierno de México celebró este 16 de septiembre el CCX aniversario de su Independencia con un homenaje especial a 58 médicos, enfermeras y camilleros que han hecho una labor sobresaliente, de sacrificio humano ante el COVID-19, incluso perdiendo la vida en el afán por contener la pandemia.

La entrega de la condecoración “Miguel Hidalgo”, la máxima presea que se le da a un connacional por actos de heroísmo dentro o fuera del país, marcó la celebración de este que es el máximo festejo patrio, golpeado por la crisis sanitaria del coronavirus. La emergencia del coronavirus obligó a cancelar la fiesta nocturna del grito de Independencia que cada año se realiza en el Zócalo. En todas las capitales de los estados del país sucedió lo mismo: se cancelaron las fiestas patrias, las romerías y bailes a causa del COVID-19 y se suspendieron los desfiles militares y concentraciones multitudinarias. 

El desfile en la Ciudad de México –al que tampoco se convocó a la ciudadanía– fue encabezado por el general de División André Georges Foullon Van Lissum, actual subsecretario de la Defensa Nacional (SEDENA), quien fue designado como comandante de la columna para esta fecha. El general pasará a situación de retiro el próximo mes de diciembre. 

Los 666 miembros de los ejércitos de Tierra, Aire y Mar que fueron convocados para la ceremonia contrastaron con los 12 mil 311 que el año pasado marcharon frente al balcón presidencial de Palacio Nacional, en el que el mandatario Andrés Manuel López Obrador vio el primer despliegue castrense de su sexenio. El pase de revista estuvo enmarcado por estrictas medidas anti COVID-19, con cubrebocas pixelados sobre el rostro de todos los militares de acuerdo con el arma o servicio a la que pertenecían.  

En poco más de una hora de duración, López Obrador vio aparecer en el cielo de la capital del país los 54 aparatos de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) entre los que destacaban dos: un turbohélice T-6C Texan II, piloteado por primera vez por dos mujeres; la Teniente Miriam Martínez Magaña (del Escuadrón Aéreo 203 de Ensenada, Baja California) y su copiloto, la Subteniente Carolina Paola Pérez, del Escuadrón Aéreo 403 de Ixtepec, Oaxaca) y un helicóptero UH-60M Black Hawk de la Guardia Nacional piloteado por la Capitana Emy Estrada Nieto

Y en tierra la Sargento Primero Cecilia Canto Galicia, del Batallón de Fusileros Paracaidistas (BFP) del Ejército Mexicano, tocaba la plancha del Zócalo luego de saltar desde los 3 mil pies de altura junto con otros 14 militares de la SEDENA y 5 de la Unidad de Operaciones Especiales (UNOPES) de la Marina-Armada de México (SEMAR) en una demostración de habilidades para el combate. 

Después de esto, tres helicopteros –un MD-530 y un EC-725 de la FAM y otro EC-725 de Marina– hicieron vuelo estático sobre el Zócalo en una maniobra de sombrilla para luego desembarcar por soga rápida a dos células de inserción de las Fuerzas Especiales del Ejército y de la Marina, esto en el marco de los 30 años de la creación del Cuerpo de Fuerzas Especiales de la SEDENA el pasado 1° de agosto. 

López Obrador, acompañado por sus secretarios de la Defensa Nacional (SEDENA), general Luis Cresencio Sandoval, de Marina (SEMAR), almirante José Raúl Ojeda Durán, de Gobernación (SEGOB), Olga Sánchez Cordero, por el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo y otros miembros de su gabinete, encabezó el que quizá será el más sui generis y recordado de los desfiles militares en la historia del país. 

Lo que debió ser una celebración en el segundo año de la cuarta transformación, se convirtió en emotivo espacio para reconocer el esfuerzo de médicos y enfermeras por su lucha contra el COVID, pandemia que ha causado la muerte de más de 71 mil mexicanos, ha contagiado diariamente a un promedio de 3.500 personas y mantiene encamados en hospitales y en sus casas a más de 676 mil personas, al menos desde marzo de este año. 

De esa cifra, cerca de 3 mil decesos han ocurrido entre personal en el activo y retirado y derechohabientes de las Fuerzas Armadas. El encuentro entre López Obrador, los militares, los médicos y enfermeras y miles de televidentes que no pudieron ocupar las calles del centro histórico y la plancha del Zócalo para ver un desfile militar en tiempos de la cuarta transformación, en la que destaca la presencia de mujeres en actividades clave de las fuerzas armadas, en este caso como comandantes de aeronave. 

Mientras, los 51 aparatos de la FAM realizaban sus pases y patrones de vuelo sobre el centro de la ciudad, en maniobras escalonadas debido al escaso número de aparatos para el desfile. El momento emotivo fue la entrega de las 58 condecoraciones a médicos, enfermeras, camilleros y personal de sanidad militar y naval que han enfrentado con todo, incluso con la vida, la pandemia.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, habló en la ceremonia y reconoció el valor y sacrificio de los 58 mexicanos que recibieron la condecoración por su esfuerzo patriótico y dio paso a la ceremonia de entrega de las mismas. En esta parte de lo ocurrido hoy destacó el caso del médico Teniente de Fragata Luis Rey Calderón Leal, especialista en medicina familiar y quien murió el pasado 2 de julio a causa del COVID-19. Su esposa recogió la condecoración en su nombre. 

El Consejo de Premiación de la Condecoración ‘Miguel Hidalgo’ con sentido reconocimiento determinó otorgar la condecoración póstuma al teniente de fragata del Servicio de Sanidad Naval, médico cirujano especialista en medicina familiar Luis Rey Calderón Leal, quien prestó sus servicios en el hospital naval en el puerto de Veracruz, falleció el 2 de julio de 2020 siendo un gran compañero y ser humano, siempre estuvo dispuesto en la primera línea de batalla y perdió la vida luchando contra el COVID cuidando de sus pacientes hasta el último día. Recibe la condecoración su esposa señora Zaira Ixchel Hernández Salazar. 

Al final, el general subsecretario de la Defensa, André Georges Foullon Van Lissum, comandante de la columna del desfile, dio e parte de novedades y le solicitó al presidente López Obrador permiso para desocupar la plancha del Zócalo: Licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y comandante de las Fuerzas Armadas: participan en la conmemoración del 210 Aniversario de la Independencia 666 integrantes de las Fuerzas Armadas y Guardia Nacional, 15 civiles de instituciones públicas y privadas, 82 vehículos, 54 aeronaves y 66 caballos”.  (Jorge Alejandro Medellín


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.