Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El ministro de Defensa de Colombia presenta su dimisión

En el día de ayer renunciaba a su cargo Guillermo Botero, ministro de defensa del presidente Iván Duque y quien  tomo posesión de esta cartera desde los inicios de este gobierno. La decisión no tomó por sorpresa a los colombianos, pues el pasado martes, 5 de noviembre, enfrentaba una nueva moción de censura ante el congreso de esta nación, en la que uno los congresistas, el senador Roy Barrera, mostraba datos precisos sobre los daños colaterales de un bombardeo de la Fuerza Aérea de Colombia contra un campamento de las disidencias del grupo insurgente de las FARC. En esta operación militar abrían perdido la vida ocho jóvenes menores de 18  años, quienes habrían sido reclutados de manera forzada por este grupo narcoterrorista que se alejó del proceso de paz firmado durante el gobierno de Juan Manuel Santos.

Este desafortunado suceso se sumaba a las ya salidas en falso de Botero, como sus declaraciones sobre la necesidad de controlar la protesta social en Colombia, que polarizaron al país, pues algunos estuvieron de acuerdo con la propuesta, en tanto fueron rechazadas por un amplio sector de la población colombiana. Otro escándalo durante su gestión se producía tras la muerte de un excombatiente de las FARC a manos de personal del Ejército, que en un principio fue explicada por Guillermo Botero como acción en combate, resultando después de las investigaciones ser una ejecución al parecer por venganzas personales. A esto se sumó lo que para muchos era su total desconocimiento en temas militares y sobre todo la falta de gestión ante los constantes recortes en inversión para las FFMM realizados por el ministro de hacienda, Alberto Carrasquilla, quien bloqueó importantes recursos encaminados al mantenimiento y compra de material militar. Para terminar con su regular gestión, el asesinato de líderes sociales, sobre todo de indígenas en el departamento del Cauca que habían manifestado constantemente inconformismo por las pocas medidas de seguridad que les brindaba el gobierno nacional, la oposición no dio reparos en agudizar lo sucedido con los menores de edad a quienes calificaban de niños y sobre todo tildando a Botero de ocultar al presidente Iván Duque lo sucedido.

Antes de la renuncia ya se comentaba que se sumaban los votos necesarios en el Congreso para la destitución, razón por la cual, después de una reunión de una hora con el presidente Iván Duque, Botero habría tomado la decisión de presentar la carta de renuncia ante la eventual votación, siendo esta la primera vez que un ministro de Gobierno  fuera destituido por el congreso y una gran victoria para la oposición y demás partidos políticos que están haciendo contra peso al gobierno nacional.  Es un secreto a voces que esta posición tiene más de carácter político, ante la negación del presidente de no entregar lo que en su momento Juan Manuel Santos  denominó como “mermelada”,  y que consistía simplemente en dar recursos a los diferentes partidos para que su aprobación fuera mayoría. (Carlos Vanegas, corresponsal Grupo Edefa en Colombia)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.