Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Colombia entra en la OTAN como Socio Global

El 31 de mayo se formalizó la vinculación de Colombia con la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, integrándose como Socio Global. El país suramericano se convierte así en el primero en la región en conseguir este estatus. Inicialmente la relación entre ambas partes tendría como prioridad las operaciones humanitarias, rescate, gestión de crisis, cooperación en seguridad para emergencias civiles, lucha contra el terrorismo, ciberseguridad y crimen organizado, dejándose claro por parte del presidente Juan Manuel Santos que no se realizarán operaciones tácticas en las que intervengan directamente personal de las Fuerzas Armadas de Colombia.

Países vecinos ven con recelo el paso dado por Santos, afirmando que sería el inicio del ingreso de tropas extranjeras en Colombia y la creación de bases que serían utilizadas como punta de lanza en intervenciones militares en otros países de la región. Estas declaraciones deben ser rotundamente rechazadas, sobre todo proviniendo de un país como Venezuela, que se ha caracterizado en la ultima década por adquirir una enorme cantidad de material bélico convencional, al punto que hoy poseen el mejor sistema antiaéreo de la región y garantizan la superioridad aérea en cualquier teatro de operaciones con el avión de fabricación rusa Sukhoi SU-30 MKll, además de contar con miles de vehículos blindados cuyos batallones están adoctrinados en la ocupación y dominio de territorio en un hipotético conflicto bélico, siendo a la fecha estas capacidades venezolanas la razón de un claro desbalance militar entre los dos países.

Como socio de la OTAN Colombia tendría algunas ventajas en la compra de material bélico, principalmente excedentes de los países miembros, que periódicamente mejoran sus arsenales militares, además de facilitarse la transferencia de tecnologías, las cuales el ministerio de defensa colombiano trata actualmente de adquirir, pero que en la mayoría de los casos resultan costosas. Todo ello sería de utilidad en los recientes planes de modernización que se encuentran sobre el escritorio del ministerio de Defensa y que muy probablemente estén esperando al sucesor del actual ministro, el cual deberá ser elegido por el próximo presidente de Colombia, que tomara posesión el   7 agosto del presente año y que será elegido el 17 de junio.

Es importante aclarar que el interés en el cambio o modernización de algunos sistemas ya obsoletos solo pretenden la renovación de estos y nunca el incremento desmesurado de las capacidades disuasivas. Aunque esta renovación puede ser posible, todo dependerá del verdadero interés para destinar recursos a adquirir sistemas, por otro lado también hay que resaltar que en caso de una confrontación militar es remotamente posible que la OTAN intervenga directamente, debido a que la incursión de tropas extranjeras en territorio colombiano debe ser aprobada por el congreso y no solo depende del presidente de turno. La verdadera ventaja del ingreso en la OTAN para Colombia seria fundamentalmente de carácter político, recibiendo el respaldo inmediato de todos los miembros de esta organización.

Pero, ¿qué gana la OTAN con el ingreso de Colombia como Socio Global? La respuesta es clara, tendría la posibilidad de relacionarse y adquirir capacitación de uno de los países a nivel mundial experto y más preparado para afrontar guerras asimétricas como las que se viven actualmente en diferentes frentes a nivel mundial, guerras en las que cada día se ve con sorpresa que pequeños ejércitos rebeldes producen un gran daño debido a la capacidad de generarlo con pequeños grupos armados en una notoria guerra de guerrillas.

La OTAN tendrá además un aliado estratégico en Latinoamérica, cercano al importante canal de Panamá, con costas en el mar Caribe y en el océano Pacífico y sobre todo, cercano a gobiernos que reciben ayuda militar de Rusia y China, países que continuamente buscan aumentar su presencia económica y militar en Latinoamérica.

Colombia es uno de los países de mayor desarrollo democrático en la región y marcada tendencia de centro derecha, debido a que gran parte de la población todavía no olvida el enorme daño que hizo la desmovilizada guerrilla de las FARC, que siempre se escudo en ideologías de izquierda para llegar al poder, pero que demostraban un terrible desprecio por la vida de la población civil que se vio afectada en mas de 50 años de guerra interna contra el estado colombiano. (Carlos Vanegas, corresponsal de Grupo Edefa en Colombia)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.