Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

¿El satélite chileno en la recta final?

El 16 de diciembre se completó la vida útil el Fasat “C”, operado por la Fuerza Aérea de Chile y utilizado en un 41% por el ámbito civil. Aparentemente la actual administración tomaría pronto la decisión final, largamente esperada, para definir su renovación. El Ministro de Defensa, Alberto Espina, ha declarado a un medio nacional que “esperan llevarle una propuesta al Presidente durante este primer semestre” junto con el Ministro de Transporte, en cuyo ministerio funciona el “Consejo de Ministros para el Desarrollo Espacial”. Esto implica que el proyecto debe contar con el respaldo de un amplio número de otros ministros para lograr su objetivo, aun siendo conducido por el Ministerio de Defensa y muy probablemente financiado con recursos de Defensa provenientes de la Ley Reservada del Cobre.

El citado comité tiene por objeto asesorar a la Presidenta de la República para la elaboración de las políticas públicas, planes, programas y acciones específicas destinadas a contribuir a la promoción, fomento de la actividad espacial y del uso de las tecnologías y aplicaciones espaciales. El Consejo está conformado por el Ministro de Transportes y Telecomunicaciones, quien lo preside, y los Ministros del Interior, de Relaciones Exteriores, de Defensa Nacional, de Hacienda, Secretario General de la Presidencia, de Economía, Fomento y Turismo, de Desarrollo Social, de Educación, de Agricultura y de Bienes Nacionales.

Aunque el Ministro Espina es citado diciendo que se están evaluando las alternativas para la renovación, es posible afirmar que dichas evaluaciones, incluyendo las económicas, están finalizadas en sus aspectos netamente técnicos, más aun considerando que para el plazo fijado por el propio ministro resta menos de un mes. Los costos fueron fijados por el Ministro en más de US$200 millones, lo que se debe comparar con los US$130 millones dados como cifra mínima por las autoridades del ministerio el año 2016.

Las cifras señaladas reflejan los montos estimados para cada una de las alternativas de solución que se han evaluado. Las prestaciones que a mayo de 2016 se esperaba recibir con dichos fondos estaban contenidos en tres alternativas, más una “solución basal” común a las tres, que considera instalar una antena en el extremo sur de Chile y un sistema de procesamiento, almacenamiento y distribución de imágenes satelitales. En primer lugar se considera mantener un satélite como el Fasat “C”, lo cual implicaría un costo estimado del orden de MUS$ 130 con una mejoría mínima de las actuales prestaciones. La segunda alternativa valorada en MUS$ 227, considera un satélite de vida útil de siete años y resolución entre 50 y 75 centímetros. La tercera alternativa considera un satélite similar al de la alternativa 2 más un segundo satélite específico para ampliar el rango espectral.

Esta alternativa alcanza los MUS$ 284. Finalmente se estima que se requiere cuatro años para materializar el proyecto a contar del momento de la asignación de fondos. En diciembre del mismo año, las tres alternativas y la “solución basal” fueron reevaluadas en US$ 120, US$ 211 y US$ 256 millones respectivamente, con una vida útil estimada de diez años para las dos últimas. Posteriormente a esa fecha no han surgido nuevas estimaciones de costos. (Roberto Sandoval Santana, corresponsal de Grupo Edefa en Chile)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.