Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Nueva Ley de Financiamiento Militar impondrá un inédito nivel de rendición de cuentas a las FAS chilenas

Con ocasión del Día de las Glorias del Ejército chileno, celebrado el jueves 19 de septiembre, el subsecretario para las Fuerzas Armadas (FAS) de Chile, Juan Francisco Galli, realizó declaraciones a diversos medios de comunicación sobre los próximos desafíos que asumirá el Gobierno en el ámbito de la Defensa. Uno de ellos es el debate que se vendrá en torno a los lineamientos que establece la nueva ley de financiamiento de las Fuerzas Armadas recientemente promulgada por el Presidente Sebastián Piñera, que "impone inmensos desafíos a los distintos actores del sector y obliga a modernizar aceleradamente nuestras instituciones", explicó en declaraciones a Emol.com.

Según detalló, este plan de modernización implicará formar a los funcionarios de Defensa e instituciones de apoyo, como la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos, para asumir estos nuevos desafíos y dejar de ser un receptor de propuestas de las Fuerzas Armadas. A éstas el nuevo mecanismo "les impone un nivel de accountability al que no se encontraban expuestos. Ello implica que deberán llevar adelante procesos que no solo tengan en cuenta el factor propiamente militar sino también sean comprensibles y sostenibles frente a la ciudadanía", precisó, agregando que las Fuerzas Armadas tendrán que estar en condiciones "de comprobar la necesidad de lo que nuestro país destina a su defensa y estar permanentemente explicando la eficiencia y corrección en el uso de dichos recursos".

Galli también se refirió a la tarea de modernizar la carrera militar, lo cual contempla alargar la trayectoria. En entrevista con ellibero.com, dijo que ello se justifica en virtud de que actualmente una persona de 55 años está plenamente vigente, y que la complejidad de la sociedad actual, sobre todo en materia de Defensa, hace que se necesite menos gente físicamente entrenada, pero con más experiencia y capacidad de tomar decisiones y liderazgo estratégico.

“Vimos que la gran mayoría de los militares no se retiraba de manera voluntaria, sino cuando se tenían que ir: cuando cumplían los años en que llegaban al derecho de obtener pensión completa o a los años máximos de servicio que establecía la carrera. Ante eso, lo lógico era alargar la carrera (de 35 a 40 los años de servicio el cuadro permanente, y de 38 a 41 años en el caso de los oficiales) y además, posponer el derecho a pensión completa, que hoy lo tienen a los 30 años de servicio y con el proyecto de ley, sería a los 35 años”, analizó.

En esta línea, también defendió el sistema previsional de estas instituciones. “El sistema previsional no se puede entender sin la carrera militar. Es una carrera piramidal, no todos los que entran llegarán a los cargos más altos. Hoy tienen derecho a irse con una pensión completa quienes cumplan 30 años de servicios, pero no es el 70% del último sueldo imponible”, dijo. Galli añadió que la cartera seguirá trabajando en la preparación de un proyecto de ley que regule las compras del sector, el cual fue comprometido en la discusión de reforma a la ley del cobre, además de una agenda de Probidad y Transparencia. (Pamela Squella)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.