Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Ministro de Defensa de Chile: “Mi responsabilidad es que si las Fuerzas Armadas salen a la calle sea con reglas claras”

En una de sus primeras y más extensas entrevistas a un medio escrito desde que comenzó la crisis social que vive Chile, el ministro de Defensa Nacional, Alberto Espina, defendió el rol de las FF.AA. en este periodo y, a su vez, coincidió con las críticas que se han hecho  al sistema de inteligencia.

En declaraciones al El Mercurio, Alberto Espina, analizó las nuevas normas para el uso de la fuerza que el Presidente firmará en un decreto la próxima semana, necesarias para el proyecto de ley que envió esta semana, para permitir que las FF.AA. puedan cuidar la infraestructura crítica del país —hospitales, edificios públicos, transportes, electricidad, agua, gas, abastecimiento— sin tener que recurrir a estados de excepción.

En el primer caso, Espina justificó que “el Gobierno tiene la responsabilidad de usar todos los instrumentos que la Constitución y la ley le dan para controlar el ataque más brutal que nuestro país ha recibido desde el retorno de la democracia en el metro, buses, centros de abastecimiento, aeropuertos, saqueos e incendios. El deber del Gobierno es estar preparado para enfrentar a estos grupos con todo el peso de la ley, como se hace en muchos países del mundo”, dijo el secretario de Estado.

En cuanto a la exención de responsabilidad penal al personal de las FF.AA. que contempla la nueva normativa, dijo que estas reglas consideran las hipótesis de exención de responsabilidad penal del código penal chileno; la legítima defensa personal o de terceros con requisitos de una agresión ilegítima actual o inminente, racionalidad, proporcionalidad en el medio que se emplea y en el cumplimiento de un deber.

“Mi responsabilidad es que si las Fuerzas Armadas salen a la calle, sea con reglas claras, porque son un capital valiosísimo para Chile, y estoy profundamente orgulloso de la forma responsable en que han actuado. El Presidente ya pidió esta ley de infraestructura crítica, pero si la violencia continúa, tiene absolutamente abierta la posibilidad de decretar estado de emergencia”, aseveró.

Ataques organizados y presencia de grupos extranjeros

En cuanto a la fragilidad de la inteligencia interna, el ex parlamentario advirtió que de haberse aprobado a tiempo el proyecto de ley en el Congreso para modernizar la Ley de Inteligencia (presentado hace un año), es probable que se hubiesen tenido las herramientas para prevenir este ataque. En efecto, Espina, junto con confesar que no tuvieron aviso alguno de la organización de estos actos, fue tajante en manifestar su certeza de que la violencia que se desató el 18 de octubre pasado fue planificada y que habrían grupos extranjeros involucrados.

“Tengo la convicción de que estos ataques brutales fueron debidamente planificados por organizaciones criminales, como grupos anarquistas, traficantes de drogas, bandas delictuales. Tenemos mucha información que está en pleno desarrollo y señala la posibilidad de otros grupos o factores”, detalló y añadió: “Tenemos información que, desde otros países, a través de miles de tuits, Instagram, han llamado a afectar gravemente la seguridad del país. Tengo deber de secreto respecto de la información que recibo como ministro de Defensa”.

“Chile ha recibido un ataque de organizaciones criminales con un poder de daño gigantesco y estamos trabajando fuertemente para obtener toda la información, se ha avanzado para lograr identificar a los cabecillas, no puedo dar más detalles”, añadió.

Sí, en cambio, detalló el nivel de daños que se han registrado. “Lo que ha ocurrido desborda y supera todo lo imaginable, es brutal el nivel de los atentados cometidos. Nosotros tenemos 60 unidades militares atacadas, 206 cuarteles policiales, hay 12 municipalidades con daños graves, 5 intendencias, 4 gobernaciones, 238 ataques a edificios públicos y 2.300 carabineros heridos. Es un tema de seguridad interna que al atacar la infraestructura crítica del país se transformó en seguridad nacional”.

Acusación de Amnistía Internacional

El jefe de la Defensa Nacional también se refirió al informe de Amnistía Internacional que acusó de violación a los DD.HH a las FF.AA.

“La única acusación contra las Fuerzas Armadas es de Amnistía Internacional y es una calumnia inaceptable, sin ninguna prueba ni informe, les imputa la 'intención de dañar o herir a los chilenos'. 90.000 efectivos de las FF.AA. estuvieron 9 días en la calle, con un profesionalismo ejemplar, solo tres personas fallecidas, una en accidente del tránsito y dos casos que nos duelen y lamentamos, pero que la justicia está investigando. La experiencia nos mostró que se requería preparar su trabajo en materias de orden público. La próxima semana se van a promulgar por decreto del Presidente reglas del uso de la fuerza que fijan con claridad y dentro del marco de la ley, como son los procedimientos cuando las FF.AA. entran al orden público. Para que los militares puedan actuar, es esencial que sepan qué pueden hacer y cómo”.

En cuanto a la polémica que hubo por la declaración emitida por FF.AA. al respecto (por estimarse que estas no son deliberantes), Espina respaldó su accionar.

“La honra es un derecho humano básico frente a un ataque tan injusto, falso, un comandante en jefe tiene todo el derecho de desmentir y dar una señal a su propia institución. No vamos a aceptar que se injurie, ataque u ofenda gratuitamente a las FF.AA. cuando actúan dentro del marco de la ley. Al día siguiente de la declaración, no solo las defendí, sino que dije que habían sido víctimas de una calumnia. He recorrido muchas veces el país y en cada unidad que voy, saludo de la mano a todos los soldados y converso con ellos. Soy un ministro de terreno”.

Fake news

Respecto de los rumores que circularon en cuanto que el Ejército no estuvo dispuesto a salir a la calle el martes 12 de noviembre pasado, cuando la violencia recrudeció (e incluso instalaciones de las FF.AA fueron atacadas) y se especuló con un regreso al Estado de Emergencia, Espina fue claro: “Esas son fake news. Su salida fue muy positiva, actuaron con profesionalismo, prudencia y responsabilidad”.

A su vez, indicó que no hubo reparos del Comandante en Jefe del Ejército frente a la posibilidad que se decretara un nuevo estado de emergencia. “Ninguno, el comandante en jefe jamás puso un reparo. Nosotros teníamos claro que debíamos actualizar las reglas del uso de la fuerza. Había dos tesis y el Presidente se quedó solo en su oficina, lo vi escribiendo y tomó una decisión de mucho coraje: darle una oportunidad al diálogo y a una nueva Constitución para lograr que se genere un pacto social. Nosotros vamos a defender nuestras ideas y tengo la convicción de que vamos a ganar, pero esa derecha que les tiene miedo a los votos comete un profundo error”, sintetizó. (Pamela Squella, Santiago de Chile)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.