Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Fuerzas Especiales de la Armada de Chile operan con paracaídas CM-6

La Armada de Chile, a través de la Infantería de Marina, está realizando una pequeña compra de paracaídas del tipo CM-6 en lo que podría ser una transición desde el modelo MC-1 al MC-6, el más avanzado en su tipo. De acuerdo a las fuentes consultadas, la compra podría estar destinada a las fuerzas especiales de la Armada, compuestas por los Buzos Tácticos y por los Comandos de la Infantería de Marina. La organización de la Armada indica que el organismo técnico que evalúa este este material es la Comandancia del Cuerpo de Infantería de Marina. Las mismas fuentes nos indicaron que hasta hace poco tiempo el paracaídas en uso en dicho cuerpo era el CM-1B.

Las dos unidades adquiridas por el momento tienen un costo de USD 40.565, que no están provistos por la ley del Cobre, sino por el denominado “Fondo Rotativo de Abastecimiento”, cuyo destino es decidido internamente por la Armada. Todo esto hace pensar en una transición a mediano plazo desde el modelo MC-1 al  más avanzado MC-6 .

El MC-6 está diseñado para la infiltración de precisión de fuerzas aerotransportadas y es el resultado del programa “Sistema de Paracaídas de Asalto Táctico para Fuerzas de Operaciones Especiales” (SOFTAPS), de las Fuerzas Especiales del Ejército de Estados Unidos de Norteamérica. El MC-6 es una combinación de tres subsistemas: la Cúpula Principal SF-10A, el Reserva T-11R y el Arnés T-11.

La cúpula SF-10A es un paracaídas policónico de 28 segmentos y un diámetro nominal de 32 pies, el cual incluye un sistema de accionamiento  que permite un gire rápido con un mínimo movimiento pendular. La velocidad de avance se puede controlar en vuelo al igual que la velocidad de giro. Su baja velocidad de descenso permite la infiltración segura en todo tipo de zonas de salto, incluyendo aquellas en altas elevaciones.

La reserva T-11R y el arnés T-11 son las unidades del sistema de la misma denominación en operación en el US Army, pero que no es gobernable por el paracaidista. La reserva ofrece una mayor fiabilidad, técnicas de despliegue mejoradas, mayor resistencia estructural y está diseñado para abrirse rápidamente con un colapso postinflado mínimo y mínima pérdida de altitud. Así mismo  está diseñado para abrirse en todos los modos de mal funcionamiento, incluso si está abierta completamente la cúpula principal y la reserva se despliega inadvertidamente. El arnés por su parte amplía el rango de tamaño del personal que lo puede usar, pudiendo ser empleado desde el percentil 5 en mujeres hasta el 97 en varones. (Roberto Sandoval Santana, corresponsal de Grupo Edefa en Chile)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.