Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército de Chile difunde sus capacidades anfibias

“En medio de la noche se efectúa un salto en paracaídas al mar. Rápidamente los hombres que saltan inician un buceo con equipo de circuito cerrado (CCR), esto les permite estar hasta 240 minutos bajo el agua. Deben orientarse en la penumbra, para luego enfrentar una fuerte rompiente de olas y poder acceder a la playa. Esto es solo el comienzo, porque después tienen que continuar con la misión en tierra, que puede ser, por ejemplo, un reconocimiento especial para obtener información útil sobre un objetivo o blanco”.

Así comienza la descripción de las capacidades que posee la Compañía Anfibia de la Brigada de Operaciones Especiales “Lautaro” del Ejército de Chile, recientemente difundidas a través de la publicación oficial “Armas y Servicios del Ejército”. La BOE, como es llamada  normalmente, cuenta también con una compañía de Montaña y una Aerotransportada, y tiene la capacidad de insertar patrullas en cualquiera de estos escenarios, para luego realizar una acción directa, reconocimiento especial, asistencia militar, enmarcadas en operaciones militares de guerra o cualquier misión de apoyo a la ciudadanía que requiera la proyección de estas unidades. Para integrar la Compañía Anfibia, como mínimo se debe poseer las especialidades de Comandos, Fuerzas Especiales, Paracaidista y Buzo Táctico o Tierra, Aire, Mar (TAM), símil de los mundialmente conocidos SEAL o Sea, Air and Land de la Armada de Estados Unidos.

El entrenamiento los capacita para operar tanto en mar como en ríos y lagos, para lo cual cuentan con medios para inserción tales como buceo de circuito cerrado (CCR), semicerrado (SCR), natación de combate, embarcaciones neumáticas y kayak, además de scooters subacuáticos, que pueden tractar hasta seis operadores a una velocidad promedio de 100 metros por minutos. El buceo de circuito cerrado les permite operar hasta 10 metros de profundidad sin ser evidenciados por las burbujas de un equipo normal o las que también son generadas por el equipo de buceo semicerrado.

Las capacidades anfibias del Ejército son también polivalentes, como es la exigencia actual. En este caso  cuando ocurre alguna emergencia o catástrofe, tiene la capacidad de rescatar personas y efectuar rebusca y reflotación de elementos diversos. La unidad ha actuado en emergencias producidas por terremotos, aluviones e incendios forestales.

La Brigada de Operaciones Especiales, cuenta con un Centro de  Entrenamiento Anfibio, el cual dispone de una plataforma de 4 y 6 pies, que permite entrenar, por ejemplo, la técnica de lanzamiento de una embarcación neumática desde una aeronave de ala rotatoria y practicar el proceso de auto inflado. Además, cuentan con una piscina de 6 metros de profundidad que permite entrenar buceo con Circuito Abierto y con Circuito Cerrado (CCR) y una segunda piscina para hacer entrenamiento sobre superficie. (Roberto Sandoval Santana, corresponsal de Grupo Edefa en Chile)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.