Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Otra extraña transacción de equipos militares en Honduras

El Congreso nacional hondureño aprobó un convenio entre Honduras y Brasil para el intercambio de aeronaves.  Se trata de un aparente trueque que ofrece la entrega, por parte de la Fuerza Aérea de Honduras, de dos de sus tres Cessna C-208B Grand Caravan EX a Brasil.  Cada aeronave tiene un costo de entre  $3 y $5 millones, y habrían sido donadas por los EE. UU bajo el Programa de Ventas Militares al Extranjero en 2015 y 2018. 

El Convenio de Cooperación prevé que a cambio de los Cessna C-208B de Honduras, Brasil entregue cinco helicópteros UH-1H, con 25 motores en diversas condiciones, accesorios para el sofoco de incendios y traslados de enfermos graves, y un avión C-130H.  Las aeronaves deberán llegar volando a Honduras como muestra de su buena condición mecánica.

Se sabe que la FAB opera 23 Hércules, siendo 19 de la versión C-130H de carga, con los escuadrones "Coral y Cascavél" del 1º Grupo de Transporte de Tropas (GTT), de la Base Aérea de los Afonsos y en el 1º Escuadrón "Gordo" del 1º Grupo de Transporte, en la Base Aérea del Galeão, en Rio de Janeiro.  La FAB también opera 2 KC-130H de reabastecimiento aéreo y 2 C-130H de servicio de búsqueda y rescate.  Entre mayo del 2001 y noviembre del 2002, Brasil recibía 10 C-130H de segunda mano a la Lockheed Martin Aeronautics Company. 

Estas máquinas habían sido adquiridas a la Aeronautica Militare Italiana (Fuerza Aérea Italiana), como parte del pago por 22 nuevos C-130J y C-130J-30. Las naves se entregaban al Brasil con un parque substancial de repuestos.  Hasta entonces, la Forca Aerea Brasileira (Fuerza Aérea Brasileña, o FAB) operaba cinco C-130E, cinco C-130Hs y dos tanques KC-130H.  Algunas de estas naves serian actualizadas entre el 2005 y el 2007 con ajustes de los equipos de autodefensa.  A principios del 2019, la OGMA de Portugal comenzó un programa completo de apoyo a doce de los ejemplares brasileños.  El trabajo incluía la gestión de flotas, el soporte logístico, las revisiones de mantenimiento, la reparación y el reemplazo de equipos y el suministro de componentes de ocho aeronaves C-130H, dos aeronaves C-130H2 (con equipo aéreo de extinción de incendios) y dos aeronaves KC-130H (aeronave de reabastecimiento de combustible).  Aquel C-130H destinado a Honduras no es parte de esta actualización.

La versión H monta cuatro turbopropulsores Allison T56-A-15.  Honduras operaria la versión más vieja del Hércules, el modelo A, equipada con cuatro turbopropulsores Allison T56-A-9, y del que ya no hay repuestos.  El país centroamericano recibiría un total de cinco modelos A en la década de los 80, otorgando matriculas 557, 558, 559, y 556.  El 556, un antiguo C-130D-6, se estrellaba en agosto de 1986, y a ello que llegaba el 560 como remplazo.  El último en operar sería el 558, y el que sería retirado allí por el 2010.  Para finales de la década de los 80, y ya entrados los 90, Honduras operaba los C-130 junto con hasta 9 C-47 y un Arava 201 (sobreviviente de un par entregados por Israel).

A finales de los 80 y principios de los 90, los EE. UU ofrecieron la revitalización de los C-47 a BT-67, pero Honduras no participaría en el programa, pues se consideraba bien equipado con los mencionados equipos.  Pero para el 2011 se agotaban los repuestos, y se había retirado el FAH558, así como los C-47 y Arava.  La llegada de los tres C-208B aliviaba la situación y se contrataron tres, de un proyectado parque de cinco, de aviones Let L-410 de segunda mano.  Sin embargo, al final solo llegarían dos modelos L-410, y de ellos uno se estrellaría en un accidente en la pista, por lo que el Escuadrón de Transporte quedaba faltante.

En cuanto al C-208B, Brasil adquirió el Cessna 208 Caravan I a finales de 1987 (FAB 2701),  recibiendo la designación de C-98.  Al siguiente año llegarían el FAB 2702 y FAB 2703, y en 1989 otras cinco aeronaves (FAB 2704 a 2708).  Posteriormente se adquirieron 10 aeronaves del modelo Caravan II (Cessna 208B), y las que recibieron la denominación de C-98B.

Por otro lado, en cuanto a los UH-1H en Brasil, el 22 de noviembre del 2018, se retiró el de matrícula 8703, que fuese el ultimo UH-1H de la FAB.  Brasil se está despojando de los excesos, con varios entregados a la policía, un par entregados a Bolivia y cinco destinados al trato con Honduras.  

Aclaramos que siempre y cuando se trate de aeronaves compradas por Brasil, las restricciones de traspaso a terceros por parte de los EE. UU son menores que si hubiesen sido entregadas como donación.  En esto, el Convenio agrega una nota extraña que dice que antes de su canjeo, los C-208B deberán ser pagados por el Gobierno de Honduras a la Cessna.  Si en realidad son donaciones, ¿por qué se debe el reembolso a la compañía constructora de las aeronaves, y no al Departamento de Defensa de EE. UU?  Otra cuestión es que las reglas generales que rigen la entrega, o donaciones, de estos equipos por parte de los EE. UU prohíben su traspaso a terceros.  Es decir que las mismas limitaciones que la FAH tiene con los F-5 y los A-37B aplican a los C-208B.  Por otro lado, Honduras podría haber ofrecido los C-208B que han sido capturados al narcotráfico, pues recordemos que en julio se encontró una de ellas intacta en la Mosquitia, y hay varias recuperadas de la misma manera.  Las limitaciones de EE. UU no aplican a dichos instrumentos, lo que dejaría las donaciones intactas y sin compromisos diplomáticos ni financieros. (Julio Montes, corresponsal de Grupo Edefa en Centro América)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.