Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Las Fuerzas Armadas argentinas finalizan con éxito las mayores maniobras de su historia reciente

Con muy buenos resultados prácticos, terminan las maniobras “General Manuel Arias”, que el Ejército y la Fuerza Aérea realizaron en el noroeste del país, los más importantes desde la conflicto de Malvinas.  A estas alturas podemos observar claramente que las instituciones hacen lo que pueden con los escasos medios disponibles como ya lo hemos indicado en otras oportunidades.

Para hacer una simple comparación de lo vital de estas ejercitaciones es que el Brasil está planificando, como hemos relatado en defensa.com, la realización de su maniobra militar más importante de las últimas décadas, denominado Ejercicio Meridiano, y proyecta concentrar cinco mil efectivos, un pequeño grupo de helicópteros y solo una veintena de aviones para la operación, siendo ciertamente la potencia regional más poderosa.

Sin ánimo de hacer comparaciones, el Ejercicio argentino concentro una cifra cercana de soldados, más una sustancial y superior cantidad de medios aéreos compuesta por aviones y helicópteros del EA y la FAA. Indiquemos que solo la fuerza terrestre estuvo movilizando más de una veintena de aeronaves con un grado de operatividad excelente, las cuales volaron más de mil quinientos kilómetros desde su asiento de paz, para instalarse y operar desde aeroclubes civiles o en el mismo terreno en campamentos de campaña, sin olvidar a más de cuatrocientas toneladas de carga y haber transportado por tren a casi doscientos vehículos.

La Fuerza Aérea, eterna perjudicada por los recortes presupuestarios, sigue demostrando su gran capacidad de movilización, aunque esta maniobra mostro palmariamente la necesidad imperiosa de nuevos medios de transporte para poder recuperar la capacidad de carga y personal perdida por la inutilidad y desinterés del poder político. Asimismo, se produjeron misiones de reabastecimiento en vuelo nocturno de KC-130H utilizando gafas de visión nocturna por vez primera con los A-4AR, indicando que la institución está trabajando con ímpetu en la preparación de su gente, pese a los paupérrimos presupuestos disponibles.

Aquí, la gloriosa I° Brigada Aérea con asiento en la bonaerense base de El Palomar, llevo dos mil efectivos militares a la zona de operaciones más un volumen de importante carga que fue desde vehículos, armamento y munición, helicópteros Lama para las tareas de búsqueda y rescate e incluso, en forma profesional y rápida, transformo un C-130H para el transporte sanitario de heridos que se produjeron en la ejercitación de lanzamiento de paracaidistas, todos atendidos por personal médico especializado de la FAA en evacuación de combate. Obviamente es muy escaso el número de aparatos de transporte, para un país que es el octavo en superficie en el planeta. Hacen falta aeronaves como los C295, seleccionado y pedido por la institución, pero negados por las autoridades nacionales, así como más cuatrimotores Hércules.

Esperemos que se concreten por lo menos, los rumores de la posible llegada de otro avión Boeing 737/700 para movilidad rápida de personal.

Comentemos que durante esta maniobra hemos visto que se realizaron misiones de exploración diurna y nocturna, con helicópteros AB- 206B1 de la Aviación de Ejercito provisto con el sistema multisensor de vigilancia aérea FV300 de la empresa argentina FixView, que consta de una plataforma giroestabilizada de solo 17 kg con una capacidad de giro de 360°, posee una cámara de alta resolución con capacidad de AVT (Automatic Video Tracking) con sistema de referencia de rumbo y actitud lo que permite la determinación de su posición y coordenadas de los objetivos que alcanza.

Logra la detección e identificación de objetos con luz diurna a distancias superiores a los veinte kilómetros y ocho kilómetros con sensores infrarrojos, pudiendo integrarse a sistemas de armas para que la cámara quede alineada con la mira del armamento.

Aquí se efectuaron misiones de vigilancia y observación del campo operacional, marcación de blancos, recordemos que puede llevar también una cámara termográfica de alta capacidad y un telemetro laser. Este sistema también está siendo probado en aviones Pucará en su versión Fénix de reconocimiento y vigilancia. Como síntesis de una ejercitación que duro dos semanas a full, en terrenos difíciles y a distancias considerables, como ya hemos expresado, podemos indicar que hay mucho para mejorar en cuanto a equipamiento y que el poder político debe tomar en serio la Defensa Nacional, con menos discurso y más ejecución.

Al mismo tiempo que se realizaba esta maniobra, las Fuerzas desarrollaban otro gran ejercicio plenamente operativo en las lejanas tierras del sur, con más blindados y artillería y quizás menos espectacularidad, pero con similar esfuerzo. (Luis Piñeiro /Fotos EA/FAA)

Fotografía: El jefe del EA junto al Ministro de Defensa observando a los paracaidistas y sus equipos

El MINDEF Jorge Taiana junto con el Gral Juan Martin Paleo este ultimo salto desde el Hercules

La FDR tuvo una operatividad muy buena faltan materiales pero el espiritu esta

Aunque hay penurias economicas las FFAA no se entregan

La labor de los helicopteristas fue excepcional

La importancia del transporte ferroviario fue visible en este ejercicio se transportaron mas de cuatrocientas toneladas de carga y casi doscientos vehiculos

La movilidad ha sido factor fundamental en esta ejercitacion

El material se probo en el terreno y ampliamente

Se probaron las plataformas Fixview para vigilancia y  adquisicion de blancos


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.