Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Fuerza Aérea Argentina reabre la Base Aérea de Chamical, sede del Centro de Experimentación y Lanzamiento de Proyectiles Autopropulsados

La Fuerza Aérea Argentina (FAA) reabrió con un importante mejoramiento de infraestructura,  la Base Aérea de  Chamical, donde  tiene su asiento el CELPA 1 (Centro de Experimentación y Lanzamiento de Proyectiles Autopropulsados). Con un fortísimo apoyo político de las autoridades provinciales donde se asienta la unidad, que esperan incluso una reactivación económica local gracias al reforzamiento de este cuartel, tuvo lugar la ceremonia de apertura del punto donde se realizan todos los ensayos y vuelos,  además de la instrucción y formación de los operadores y pilotos de drones  de todas las Fuerzas Armadas argentinas.

Con un espacio aéreo sin restricciones de ningún tipo, condiciones climatológicas excelentes para la operación y amplias zonas terrestres aptas, la institución reactiva una instalación que estaba con poca actividad, ahora con mejor infraestructura y más práctica. Debemos entender que la FAA decidió adoptar un camino de independencia tecnológica, bastante distinto que el elegido por otros naciones del continente que simplemente adquieren sistemas completos importados, que aunque sumamente  eficaces en algunos casos dependen exclusivamente de la asistencia foránea que puede cortarse en cualquier momento, debido a un embargo o un simple problema comercial. Argentina y en especial su aeronáutica, sufrió en carne propia las dificultades en obtener repuestos, partes y asistencia en momentos críticos de su historia, una dura lección que sus miembros no olvidan. Por ello, el sendero de la independencia tecnológica,  el conocimiento empírico y práctico y el saber cómo reto primordial, significa un esfuerzo muy importante y en más de una ocasión no comprendido por las autoridades políticas, siempre acuciadas por el éxito del momento.

El desarrollo de vehículos aéreos remotamente tripulados con sistemas de última generación, que permiten operaciones de vigilancia, control, búsqueda y rescate es un trabajo llevado adelante totalmente por la institución, es responsabilidad de la Dirección General de Investigación y Desarrollo –DIGID- y el Centro de Investigaciones Aplicadas –CIA-, de la fuerza, que ha denominado Vehículos Aéreos Remotamente Tripulados –VART-, a todos los drenes.   Estos ingenios pueden ser de utilidad no solo en acciones militares sino que también la ayuda a la comunidad es gravitante ante desastres naturales o una catástrofe.

Los desarrollos comenzaron a principios de la década, aunque la FAA tiene experiencia en los UAV desde los noventa, cuando opero los importados MIRACH 100 italianos o Biguá,  como se los denomino,  aquí en aviones Pucara. El abordaje íntegro del proceso de creación de un ingenio de este tipo, desde los ensayos en túnel de viento donde se pueden simular condiciones de vuelo interesante y efectuar  los análisis adecuados, de allí nace el AUKAN, un pequeño UAV de la Clase 1 de hasta 150 kg de peso, con un equipo de última generación adecuado para adiestrar a los pilotos que operaran estos materiales.

El sistema equipa a la dotación de la Escuela de Aviación Militar en estos momentos, siendo muy apto para situaciones tácticas hasta los 150 kilómetros, tiene un sistema multisensor de alta definición, visión infrarroja y un designador para seguimientos de blancos en movimiento.

La creación del  llamado VIGIA 1, que era sistema eléctrico de reducidas dimensiones, con una configuración pusher, con la hélice montada en la parte trasera y cola en V. Dado  los buenos resultados obtenidos en las pruebas, aparece el VIGIA 2A,   con un peso superior, de 380 kg, ocho metros de envergadura y una motorización de sesenta caballos de fuerza. Hoy día, es utilizado como modelo de evaluación tecnológica en lo que hace a sistemas de autopiloto, sistemas de comunicaciones y sensores electroópticos.

La Fuerza Aérea Argentina (FAA) reabrió con un importante mejoramiento de infraestructura,  la Base Aérea de  Chamical, donde  tiene su asiento el CELPA 1 (Centro de Experimentación y Lanzamiento de Proyectiles Autopropulsados). Con un fortísimo apoyo político de las autoridades provinciales donde se asienta la unidad, que esperan incluso una reactivación económica local gracias al reforzamiento de este cuartel, tuvo lugar la ceremonia de apertura del punto donde se realizan todos los ensayos y vuelos,  además de la instrucción y formación de los operadores y pilotos de drones  de todas las Fuerzas Armadas argentinas.El más grande, denominado VIGIA 2B, de la Clase II  y la lógica evolución del anterior ingenio,  es sumamente avanzado y debe obtener la certificación bajo las normas STANAG 4671, de la OTAN. La superior dimensión de este medio tiene por objetivo dotar a la FAA de un sistema de mejores y mayores posibilidades, que pudieran completar los amplios requerimientos operativos de la aeronáutica. La adopción de un propulsor de más de 120 caballos de potencia para un peso de casi una tonelada, con una sofisticada panoplia de sensores, lo convierte casi en un Clase III. Los tres prototipos desarrollados han realizado ensayos diferentes, el primero sirvió para toda la etapa de ensayos en vuelo, condiciones  de velocidad, altura y movimientos, el segundo prototipo ya tiene todos los sensores, mientras que el tercero reúne las recomendaciones obtenidas a través de todas las pruebas y evaluaciones. Las quince horas de autonomía  exigidas sobre un campo operacional, impone el desarrollo de muchas pruebas y condicionamientos.

Asimismo se obtuvo un logro no menor con la producción de la Estación de Control Terrestre –ECT- que opera desde un vehículo comercial y discreto.  La misma tiene todos los puestos de comando para el operador del avión, el operador de los sistemas y el comandante de la misión, siendo la misma para todos los sistemas  con lo que se facilita el adiestramiento de los especialistas. La movilidad de la ECT permite que pueda trasladarse por vía aérea o terrestre hacia lugares distantes y comenzar su acción rápidamente.

Operar desde aeródromos de campaña, lugares sin radioayuda local y zonas con escaso o nulo apoyo, es unos de los requisitos ineludibles ordenados por la FAA. Obviamente, toda la información producida por los drones y capturada e informada en tiempo real, podrá ser distribuida entre otras fuerzas castrenses, de seguridad u otras agencias del Estado nacional. (Luis Piñeiro, corresponsal de Grupo Edefa en Argentina)

Fotografías:

·A diferencia de otros paises del continente que han adquirido sistemas importados la FAA decidio el camino de la autarquia.

·Los sistemas tacticos ya estan plenamente desarrollados.

·Dos VANT AUKAN junto a su estacion de comando movil.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.