Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La Escuadrilla Aeronaval Antisubmarina de la Armada Argentina

La Escuadrilla Aeronaval Antisubmarina es una unidad de combate que pertenece a la Fuerza Aeronaval N° 2 (FAE2), dependiente del Comando de la Aviación Naval (COAN), con asiento en la Base Aeronaval Comandante Espora, parte del complejo naval e industrial más poderoso de la Armada Argentina. Su Comandante, desde fines del 2019, es el Capitán de Fragata Aviador Naval Fernando Sebastián Gigena.  Sus integrantes, pilotos, operadores y mecánicos, se adiestran continuamente con instructores calificados con cursos que dicta el Centro de Adiestramiento de la Fuerza Aeronaval N° 2, el Adiestrador Táctico (ATLAS 2), la Escuela de Aviación Naval, otras bases y establecimientos aeronavales.

“La misión que tiene la Escuadrilla es procurar el máximo grado de adiestramiento de su personal, a efectos de mantener alistadas las aeronaves y los medios asignados, para ejecutar operaciones aéreas, ofensivas y defensivas -principalmente antisubmarinas-, en apoyo a las operaciones que realizan las unidades de superficie de la Flota de Mar”, comenta el Capitán de Fragata Gigena , “otras misiones importantes de la unidad, que se desprenden del cumplimiento de las responsabilidades de la Armada, son las de Búsqueda y Rescate en salvaguarda de la vida en el Mar (Operaciones SAR), y las de Control del Espacio y Tráfico Marítimo en la Zona Económica Exclusiva Argentina (ZEEA)”.

Respecto a estas tareas de control, detalla  que alrededor de 450 buques operan en  la zona cercana a las ciudades de Trelew y Comodoro Rivadavia, en Chubut, para pescar al calamar illex, entre otros moluscos y peces. Son buques poteros, así referenciados por la pesca de la pota argentina (calamar), buques de pesca de arrastre, factorías, y proveedores. El número corresponde a la circulación promedio de ellos en los meses estivales, de mayor actividad pesquera. En este contexto, es que se habla de misiones de Vigilancia y Control de los Espacios y Tráfico Marítimo en la ZEEA; vuelos de exploración dentro de la milla 200 que realiza el Turbotracker S2-T de la Escuadrilla, como lo hemos reflejado en estas páginas tiempo atrás.

Vuelos en la milla 200

sSon ordenados por el Comando de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada (COAA) y ejecutados a través del Comando del Área Naval Atlántica (ANAT). El Comandante de la EA2S contó que la Escuadrilla realiza estos vuelos, tanto diurnos como nocturnos, desde diciembre hasta fines de junio. En la actualidad se trabaja en acción integrada, conjunta y combinada con buques de la Armada y la Prefectura Naval, y en Comodoro Rivadavia, con la IX° Brigada Aérea de Fuerza Aérea Argentina (FAA).

“La presencia aérea para el control de los espacios marítimos comienza con la asignación de un área de exploración, y continúa con el despliegue de una aeronave que opera siempre con un buque y con el apoyo desde tierra de las Estaciones Radioeléctricas, las que van monitoreando e informando en tiempo real la actividad, y todo el proceso de exploración”, explica el capitán Gigena.

Determinado el punto de interés del área se designa a una aeronave, teniendo en cuenta aeropuertos y estaciones, para explotar al máximo la autonomía de la nave, las facilidades logísticas, y de comunicación. Los medios con el que cuenta la Armada para desarrollar esta tarea son el Beechcraft B-200 y el Turbotracker S2-T, sumándose próximamente los P3 Orion, que están en reparación.

Cuando se despliega un Tracker desde Espora hacia la Base Aeronaval Almirante Zar en Trelew o a la Base de la FAA en Comodoro Rivadavia, va con tripulación completa de 4 miembros: un piloto aviador, quien es el comandante de la misión; un co-piloto táctico, en habilitación; un operador no acústico que se encarga del radar; y un mecánico de vuelo. “El Tracker cumple con los requisitos solicitados para la tarea por las facilidades que tiene al ser una plataforma antisubmarina que cuenta con los sensores y controles para hacer comando y control, aunque no cuente con la mayor autonomía -permanencia en el área de operaciones- como el P3 Orión”, explica el Capitán Gigena.

Rectora en la actividad antisubmarina que se desarrolla en un ambiente complejo de altura (aire) y profundidad (mar), el Comandante Gigena enfatizó: “La EA2S es pionera en adquirir el conocimiento de un ambiente exigente y hostil, desarrollarlo, perfeccionarlo, y hacerlo eficiente en la práctica”. Son años de conocimientos, transmitidos en ejercicios, adiestramientos y situaciones reales a las nuevas generaciones.

Escuadrilla Aeronaval EA2S : 59 años de experiencia

“De los 105 años recién cumplidos que componen la historia de la Aviación Naval, la EA2S cumple 59 años como parte de este relato”, sitúa el Comandante de la Escuadrilla. Fue creada el 31 de mayo de 1962 para contrarrestar la amenaza a las sucesivas apariciones de submarinos en el Mar Argentino. A lo largo de estos años, la Escuadrilla operó con el mismo medio, el Tracker, en todas sus versiones, llegando al Turbotracker S2-T que en 1993 concretó un cambio de su Planta Motriz con el Proyecto TATA (Turbinización a Tracker Argentino), mejorando sus capacidades. Recordemos que los nuevos propulsores Garret TPE-331 de 1645 Hp con hélices Harztell reducen el consumo de combustible, aumentando la carga útil y mejorando el radio de acción de la aeronave.

También los aviones recibieron una computadora táctica de desarrollo propio y ciertas mejoras electrónicas y en el sistema de enlace ARA Link, demostrando además que las posibilidades tecnológicas nacionales son posibles, solo hay que asignar los medios financieros adecuados para su concreción. Estamos en claro, que los dineros necesarios para una actualización de la flotilla de máquinas son ínfimos en comparación con  los gigantescos pozos financieros que el Estado Nacional produce continuamente.

Es para sospechar, a sabiendas que existe un mar depredado por centenares de buques ilegales y que se llevan fortunas en valiosos productos ictícolas, que  no vemos intención –más allá de la retórica política-, en avanzar sobre la preservación del recurso marítimo. Con una mínima proporción de los montos desperdiciados en un Estado macrocéfalo , podría tener la fuerza naval los elementos adecuados para la tarea de protección del Mar argentino

La Escuadrilla fue condecorada con la Medalla de Honor al Valor en Combate por su participación durante la guerra por las Malvinas, acumulando más de mil horas de vuelo en sus misiones. Las mismas fueron claves para el desarrollo de las operaciones navales, muchas de las cuales implicaron un riesgo máximo.  Pensemos que la unidad realizó dos ataques antisubmarinos con torpedos y detecto a la flota enemiga, en no menos de seis ocasiones, en misiones donde sus hombres derrocharon capacidad y valor. Además fue la última unidad del Comando de Aviación Naval en dejar de operar durante la contienda.  Entre sus operaciones más recientes se destaca el rescate durante el incendio del rompehielos ARA “Almirante Irízar” y la búsqueda del submarino ARA “San Juan” y sus 44 tripulantes; además de misiones SAR y Control Marítimo.

Hoy, la Escuadrilla continúa operando con el Turbotracker, con la máxima misión de adiestrar a su personal para mantener tanto a la aeronave y como a sus recursos, y cumplir con las operaciones asignadas. “La Escuadrilla es su medio y personal, el cual con profesionalismo y compromiso trabaja y se adiestra diariamente”, enfatizó el Comandante.

El Tracker es el último que vuela como aeronave militar; Taiwán dejó de usarlo hace un lustro  y Canadá lo opera en el ámbito civil, al igual que en EEUU donde hay varios en misiones de bomberos aéreos.  La Armada Argentina es la única del mundo que mantiene operativa la aeronave, la escuadrilla, y adiestra al personal idóneo, tratando de mantener capacidades de combate y adiestramiento especifico ASW.

Las tareas operacionales y un pasado ultra profesional, donde opero en más de un centenar de salidas de exploración y combate ASW reales,  recordemos que sus aviadores volaron promedio catorce misiones individuales y mucho más los especialistas en operación de sensores de armas, en la contienda en el Atlántico Sur.  Centenares de pilotos y operadores de sensores fueron adiestrados en esta unidad modélica, todo esto  motiva al personal aeronaval de esta cincuentenaria Escuadrilla que tiene el privilegio de continuar operando militarmente el Tracker a la espera de un nuevo medio que marque progresión o, como debiera ocurrir, la modernización de las máquinas que se encuentran hangaradas, en excelente estado de conservación y cuyas estructuras pueden perfectamente recibir una actualización.

Su personal ha cumplido profesionalmente su labor a través de décadas y hoy lo sigue haciendo, con escasos medios pero con un espíritu y capacidad , dignos de destacar. (Luis Piñeiro)

Otras epocas mas medios y mas horas de vuelo.

Los bimotores tienen una vida util importante solo requieren una actualizacion de sistemas.

El COAN es altamente eficaz pero sus medios exiguos.

Fotografía Armada Argentina.

Fuente:  ARA y LP.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.