Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Botado el nuevo navío anfibio chino para la Marina de Mauritania

La marina militar de Mauritania incorporará el próximo año un buque de desembarco de tipo LST, que fue botado el pasado 22 de octubre en los astilleros de la china Wuchang Shipbuilding Industry Group. El encargo se efectuó por parte del Gobierno de Nuakchot en marzo de 2016, aunque hasta el 9 noviembre de 2017, cuando se inició la construcción, no se hizo público.

El contrato es un paso más en el aumento de la influencia del Gobierno de Pekín en África, que en el caso de Mauritania tiene como objetivo, entre otros, la explotación de los ricos bancos pesqueros de la ZEE (Zona Económica Exclusiva) mauritana en el Océano Atlántico por parte de pesqueros chinos.

A mitad de este mes de octubre se han publicado las primeras imágenes del nuevo navío de desembarco de tanques, designados internacionalmente como LST (Landing Ship Tank), en la proa se ven las compuertas por donde saldrán los vehículos que transporte durante su vida operativa. El nuevo navío, que oficialmente tiene un desplazamiento de 1.750 toneladas, aunque probablemente será mayor, tiene ya pintado en su casco el numeral L981, la L por Landing (desembarco), y se bautizará con el nombre de “Nimlane”. Según fuentes chinas fue botado el pasado el 22 octubre.

En el momento de oficializarse el encargo entre el Gobierno de Mauritania y los astilleros Wuchuan, que forman parte del consorcio chino China Shipbuilding Industry Corporation (CSIC), transcendió que el L981 se entregaría a finales de 2018, la actual información marca el año 2019 como el de entrega. Este navío multifunción, que cuenta con una cubierta de vuelo para operar con helicópteros, deberá realizar las pruebas de mar y aceptación en el Mar de China antes de realizar el largo viaje de entrega hasta Mauritania.

No será la primera unidad “made in China” que incorporará la pequeña marina militar del país del Sahel, ya que en 2002 los chinos entregaron un patrullero de 63 metros de eslora (largo), denominado como “Limam el-Hadrami” (P 601). En mayo de 2016 se unieron a la fuerza naval africana otros dos patrulleros u OPV (Offshore Patrol Vessels) chinos, el “Timbédra” (P 631) y el “Gorgol” (P 632), que costaron 42 millones de dólares.

Destacable es el éxito del gigante asiático  para vender sus productos navales en este país, fundamental para la política exterior española, tanto en materia económica como por ser un punto de salida de cayucos con inmigrantes ilegales. Desde 2006 el Gobierno de España tiene desplegadas en Mauritania destacamentos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, que combaten las redes mafiosas de tráfico de personas, además de colaborar en aumentar las capacidades de las FAS (Fuerzas Armadas) y de Seguridad mauritanas. También las FAS españolas cada vez realizan más misiones de seguridad cooperativa con sus homónimas de este país clave del Sahel, colaboración que no se ha traducido en ningún encargo de material de defensa a España. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El nuevo LST de Mauritania en fase final de construcción en el astillero chino Wuchang.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.