Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El F-35C ejecuta su segunda fase de pruebas desde el portaaviones USS Eisenhower (galería fotográfica)

(defensa.com) Dos aviones de combate F-35C Lightning II han comenzado la segunda fase de pruebas y desarrollo (Developmental Testing o DT-II) ejecutando maniobras de aterrizaje sobre la cubierta del portaaviones USS Dwight D. Eisenhower (CVN 69) y recuperación mediante cable y gancho. Los aviones, con numerales CF-03 y CF-05, comenzaron a primeros de octubre dos semanas de pruebas a bordo del portaaviones. El objetivo de esta fase de pruebas es comprobar que los aviones cumplen las especificaciones e identificar aspectos críticos de la operación de estos aviones a bordo de los portaaviones de la U.S. Navy antes de que alcancen su capacidad operativa inicial (IOC) en 2018.

Entre los aspectos concretos a evaluar están las maniobras a realizar sobre la cubierta del buque, los despegues mediante la catapulta, los aterrizajes con el sistema de recuperación con gancho y cable, la simulación de las tareas de mantenimiento y reparación en el buque. La primera fase de pruebas (DT-I) tuvo lugar en noviembre del año pasado y supuso la realización de aterrizajes y despegues mediante la catapulta sobre el USS Nimitz (CVN 68).

La versión C del F-35 es la diseñada para operar desde las cubiertas de los portaaviones de la U.S. Navy y se caracteriza principalmente por una mayor superficie de vuelo, alas plegables, tren de aterrizaje reforzado y recubrimiento exterior reforzado frente a las inclemencias meteorológicas y sobre todo el sistema de aproximación Joint Precision Approach Landing System (JPALS) que facilita al piloto la compleja tarea de tomar en el portaaviones. Como las otras dos variantes del F-35, la F-35C ofrece unas reducidas firmas, elevada velocidad y agilidad, capacidad de fusión de sensores, aviónica de último nivel, equipos de perturbación electrónica de última generación, capacidad para combatir en red y un sistema de sostenimiento avanzado.

Si se obtienen los resultados previstos, la U.S. Navy contará en 2025 con una capacidad aeroportada formada por los F-35C, los F/A-18E/F Super Hornets, los EA-18G Growler de guerra electrónica, los E-2D Hawkeye para gestión del capo de batalla y los helicópteros MH-60R y S además del nuevo aparato para suministro de componentes del programa Carrier Onboard Delivery que será previsiblemente derivado del convertiplano V-22 Osprey. (Jose Mª Navarro Garcia)

 


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.