Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Cospedal apuesta por la renovación del ciclo de planeamiento de la Defensa y el diálogo para dotar a Defensa de recursos

A petición propia, para informar sobre las líneas generales de la política y las prioridades del Ministerio para la XII legislatura, hoy martes se ha producido la comparecencia de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ante la Comisión de Defensa del Congreso. La intervención ha tenido como punto principal la dotación de recursos para el Ministerio de Defensa a largo plazo, donde ha reiterado su “total voluntad de diálogo y colaboración para trabajar en la dotación de la Defensa a largo plazo”.

Manifestaba así su ofrecimiento para mantener un diálogo abierto ya que “las capacidades militares no se improvisan ni se pueden adquirir con urgencias. Se precisa de un planeamiento y de una estabilidad que garanticen la disponibilidad de medios en plazo y forma que pueda desembocar en un compromiso presupuestario estable y duradero con la Defensa, su dotación, su capacidad inversora y su base industrial”. La ministra llegó a recordar el compromiso del presidente del Gobierno a recuperar el presupuesto hasta el 2 % del PIB como se acordó en la cumbre de la OTAN en Cardiff.

Las capacidades militares se basan en buena medida, entre otros aspectos, en los Programas Especiales de Armamento (PEAs) en los que también se detuvo Cospedal, recordando sobre todo su aportación al desarrollo del I+D+i y al empleo. “Gracias a esta apuesta tecnológica tenemos una industria de defensa nacional útil no solo para el sostenimiento del material, sino también capaz de fabricar equipos y sistemas y de investigar, desarrollar e innovar. Es muy positivo para las Fuerzas Armadas pero también beneficia a todo el tejido industrial del país, como a nuestra balanza de pagos, porque es un sector netamente exportador”.

El futuro de los PEAs

Cospedal concretó en tres los retos a los que se enfrentan estos programas: la búsqueda de soluciones para garantizar pagos e inversiones, la continuidad del ciclo inversor y la consolidación de una industria europea común de Defensa. En lo que se refiere a los pagos e inversiones indicó que “tenemos que dar estabilidad al nuevo modelo de gestión de los programas, más eficiente, ágil y centralizado. En el momento oportuno del planeamiento abordaremos la puesta en marcha de un ciclo inversor viable que permita el desarrollo de nuevos programas tecnológicos, partiendo del estudio de los proyectos de I+D”. El primer paso tuvo lugar en el Consejo de Ministros del pasado 9 de diciembre, trasladando a 2017 las cantidades correspondientes a 2016. El presupuesto de 2017, señaló la ministra, “incluirá, desde el mismo momento de su tramitación, el total de la anualidad, que se ha cifrado en 1.824 millones de euros”, lo que analizamos recientemente.

Al hablar de la continuidad del ciclo inversor la ministra recordó que “algunos sistemas se adquirieron hace más de veinte años y se acercan al final de su ciclo de vida”. En este sentido recordó que “el pasado abril, el JEMAD constituyó un Grupo de Trabajo con las autoridades de planeamiento, Secretaría y Subsecretaría de Defensa (SEDEF y SUBDEF respectivamente) para comenzar a desarrollar el Objetivo de Fuerza a Largo Plazo”. “Este establecerá las capacidades necesarias y priorizadas en función del entorno estratégico y operativo previsible en el largo plazo”.

La consolidación de la industria europea de Defensa se ha puesto en marcha desde e punto de vista político y estratégico, continuando con una puesta en común de capacidades que derivará en la consolidación industrial. “Cuando llegue ese momento necesitaremos que nuestra industria se encuentre en condiciones de competir y añadir valor y eso solo será posible si previamente tenemos una posición de excelencia en el ámbito nacional”.

Política industrial

Los dos ejes sobre los que se vertebrará la política industrial del ministerio serán la identificación de la capacidades industriales y áreas de conocimiento que afectan a los intereses esenciales de la Defensa y la Seguridad y la implementación de la estrategia industrial de Defensa aprobada en diciembre de 2015. Una vez identificadas las capacidades y áreas vitales, estas servirán de referencia para guiar los esfuerzos del Ministerio de Defensa y las empresas de Defensa. Algunas de estas líneas ya fueron adelantadas a finales de 2014 por el secretario de Defensa Pedro Argüelles.

En lo que respecta al Planeamiento de Defensa,  la ministra de Defensa ha señalado que “partiendo del soporte legal de la Ley Orgánica de la Defensa Nacional de 2005, y del soporte conceptual de la Estrategia de Seguridad Nacional, ‘Un proyecto compartido’, de 2013, deberemos abordar una renovación del ciclo de planeamiento de la Defensa”. Esta habría de comenzar “por dos documentos que exceden mi ámbito competencial para recaer en el del Presidente del Gobierno, como son la propia Estrategia citada (2013) y la Directiva de Defensa Nacional (2012). Estamos en un momento inicial de la Legislatura, y decisiones de tanto calado conllevan reflexión profunda, requieren tiempo y estudio y compartir principios y objetivos”. “Parece prudente, ha señalado Cospedal, esperar a que finalice el proceso de avance y definición de la Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea, ya que sin duda afectará decisivamente a nuestros planteamientos nacionales de defensa”.

2.400 militares en 15 Misiones en misiones internacionales en cuatro continentes

“España mantiene un decidido compromiso con los mecanismos de seguridad colectiva y de mantenimiento e imposición de la paz, y siempre estamos dispuestos a participar, especialmente en aquellas que contribuyen militarmente a la seguridad y defensa de España y de sus aliados, así como a la estabilidad internacional”. Con estas palabras, Cospedal ha reiterado a la Comisión de Defensa las premisas básicas para la participación nacional en las operaciones de mantenimiento de la paz.

Cospedal ha hecho balance de la participación española en el exterior durante 2015 y 2016, recordando que “España está presente hoy en 15 misiones internacionales en cuatro continentes distintos, en las que participan cerca de 2.400 militares”. Así, en el marco de la OTAN, España contribuye con efectivos en las operaciones ‘Active Endeavour’, ‘Sea Guardian’ en aguas del Mediterráneo; las agrupaciones navales permanentes SNMG-1 SNMG-2, SNMCMG-1 y SNMCMG-2, en aguas del Mediterráneo, mar Negro, mar Báltico y regiones del norte; ‘Resolute Support’, en Afganistán; ‘Apoyo a Turquía’; y la Policía Aérea Báltica, en los países bálticos.

Dentro de la Unión Europea, las Fuerzas Armadas españolas despliegan efectivos en las operaciones ‘EUFOR Althea’, en Bosnia y Herzegovina; ‘EUNAVFORMED Sophia’, en aguas del Mediterráneo; operación ‘Atalanta’, en aguas del Índico; ‘EUTM Somalia’; ‘EUCAP Somalia’; ‘EUTM-RCA’ y operación ‘Apoyo a República Centroafricana’; ‘EUTM Mali’ y operación ‘Apoyo a Mali’.Por lo que respecta a Naciones Unidas, España participa en la operación ‘Libre Hidalgo’ de Naciones Unidas, en Líbano, y con el despliegue de observadores en Colombia. Además de las operaciones anteriormente citadas, María Dolores de Cospedal ha subrayado que “el Ministerio de Defensa realiza actividades encaminadas al fortalecimiento de las capacidades, a la enseñanza y formación, al adiestramiento o en apoyo a la cooperación industrial y tecnológica”.

En este contexto, la ministra ha destacado “la contribución a la construcción de capacidades en países para la diplomacia de defensa y la cooperación militar bilateral de España para la mejora cualitativa de las Fuerzas Armadas de nuestros socios”, entre los que se encuentran Argelia, Cabo Verde, Colombia, Marruecos, Mauritania, Senegal, Túnez y Ucrania. (José Mª Navarro García)

 

Foto: La ministra durante su reciente vista a las tropas españolas destacadas en Iraq (Ministerio de Defensa Español)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.