Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Gripen E alza el vuelo

El avión de combate Gripen E, de la empresa sueca Saab, realizó el 15 de junio su primer vuelo, exactamente trece meses después de que se realizara la presentación oficial de este nuevo avión de combate al que su fabricante se refiere como The Smart Fighter (el Caza Inteligente).

El vuelo inaugural duró 40 minutos y comenzó desde el aeródromo de Saab en Linköping, Suecia, hasta la región de Östergötland, al oeste. El avión estaba a los mandos del piloto de pruebas de Saab Marcus Wandt, que afirmó que todo había ido según o esperado, con prestaciones mejores que en el simulador, “una aceleración impresionante y un manejo muy suave”.

Durante el vuelo se realizaron diferentes pruebas para validar características y prestaciones del avión incluyendo el correcto funcionamiento del tren de aterrizaje o el software que gestiona los sistemas de aviónica. Los vuelos de prueba continuarán hasta que comiencen las entregas previstas en 2019 para Suecia y Brasil, que han encargado 60 y 36 unidades respectivamente. El fabricante considera que hay un mercado para este avión de entre 400 y 450 aviones. Entre los potenciales compradores según la empresa se encuentran Bélgica, Bulgaria, Colombia, Finlandia, india y Eslovaquia.

Características

El avión se basa en el conocido JAS 39C del fabricante sueco, pero ha visto puesto al día todo su repertorio de sistemas electrónicos con los que pretende aumentar sus prestaciones y reducir sus costes operativos. El Gripen E (la versión biplaza recibe la denominación F), es un avión de combate multirol, totalmente interoperable con las fuerzas de la OTAN y diseñado en torno al concepto de Guerra en Red (Network Centric Warfare o NCW). Su elevada capacidad de supervivencia se debe a sus sistemas de armas aire-aire que van desde el Meteor, al AMRAAM, Iris-T o AIM-9 según las preferencias de cada cliente o las armas aire-superficie de precisión de última generación además de la capacidad para volar en modo supercrucero (a velocidad del sonido sin emplear el postquemador).

La conciencia situacional del piloto se basa en la adopción de un moderno radar de apertura sintética del tipo AESA y de un sensor electroóptico pasivo, además de sistemas de presentación de datos en el casco del piloto, aviónica de última generación y una cabina de último diseño. Cuenta con un sistema de comunicaciones data-link dual, comunicaciones por satélite y transmisión de vídeo en tiempo real.

El Gripen E podrá detectar objetivos de pequeña sección radar (Radar Cross Section o RCS) y presentará al piloto información fusionada de los diferentes sensores. Destacan el citado radar y el sensor electroóptico pasivo, ambos desarrollados por Selex-ES, concretamente se trata del radar Raven ES-05 de barrido electrónico (Active Electronically Scanned Array Radar o AESA), el primer radar montado sobre un afuste rotatorio que proporciona un margen de 100 grados en el morro del avión. El sistema electroóptico pasivo es el Skyward-G también de Selex-ES, un sistema IRST (Infrared Search and Track) derivado de la experiencia de la empresa en el Pirate del Eurofighter Typhoon. Puede detectar objetivos de pequeño tamaño en modo pasivo, sin emplear el radar del avión y permite emplear misiles aire-aire más allá del alcance visual (Beyond Visual Range o BVR).

Selex-ES también aporta el sistema de identificación amigo-enemigo (Identification Friend-or-Foe o IFF). Los datos de estas tres fuentes así como los del sistema de guerra electrónica se presentan fusionados al piloto de tal manera que incrementan su conciencia situacional, datos que además pueden ser intercambiados entre aeronaves en vuelo gracias a los data-links. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Primer despegue del Gripen E (Saab)

·El vuelo inaugural duró 40 minutos (Saab)

·Primer aterrizaje del Gripen E (Saab)

·El piloto de pruebas Marcus Wandt (Saab)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.