Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Se temen mayores presiones alemanas en Uruguay para impedir la venta del águila del acorazado Graf Spee

El  Poder Judicial uruguayo ha fallado hace pocos días en segunda instancia a favor de los empresarios uruguayos Alfredo y Felipe Etchegaray (la primera fue en el año 2019, tras más de una década de litigios), propietarios de las reliquias que su organización ha extraído de los restos del antiguo acorazado alemán "Admiral Von Graf Spee".

El buque fue hundido por su capitán, Hans Langsdorff, el 17 de diciembre de 1939 a menos de 4 millas del puerto de Montevideo, después de permanecer en sus instalaciones durante 72 horas intentando repararlo tras la batalla mantenida días antes con una flotilla británica liderada por el crucero pesado Exeter y los cruceros livianos HMNZS Achilles y HMS Ajax, que lo dañaron severamente, causando decenas de bajas entre muertos y heridos.

Los Etchegaray pretenden vender, fundamentalmente, el telémetro del buque y su máscara de proa, un águila- tradicional símbolo germano- sosteniendo una esvástica, la cual se ha transformado en motivo de controversias internacionales.

Si bien el Centro Simón Wiesenthal advirtió que su destino debía ser académico, no ha sido el estado de Israel quien se ha opuesto a su venta, sino, el propio gobierno alemán por motivos políticos. Sin embargo, desde su extracción en 2006 el seguimiento,  las insinuaciones y las presiones directas han sido constantes, e inclusive explícitas. Guido Westerwelle, ex ministro de relaciones exteriores y vicecanciller de Alemania lo hizo directamente, en 2010, durante una visita a Uruguay.

Antes, el ex canciller uruguayo Reynaldo Gargano había emitido una orden interna verbal para ignorar cualquier planteo de los interesados, mientras escondía el expediente en un mueble dentro del Ministerio. Según los interesados, también la ex canciller Belela Herrera habría sido increpada en público por diplomáticos germanos para "enterrar el barco", quienes también habían estado relacionados con las apelaciones realizadas contra ellos por el Estado uruguayo que, tras una breve exposición de la famosa águila en un hotel, dictaminó su requisa y ocultamiento en dependencias del ex Comando de Fusileros Navales (FUSNA), hoy COMIM.

Los hermanos  Etchegaray que desde 2004 y a su cargo han financiado estas tareas, son conocidos por su filiación política liberal y antinazi, por lo que inclusive ofrecen destinar parte del producido de éstos y otros posibles rescates del acorazado a homenajear a la vieja resistencia alemana a este régimen, en especial a la organización estudantil Rosa Blanca, así como también  aceptan que este dinero pudiera ser destinado a reequipar a la pauperizada Armada Nacional Uruguaya con material de origen totalmente  alemán, ajustando una participación económica al respecto.

En aguas territoriales uruguayas, sea por los movimientos de barcos en la vieja capitanía de Montevideo durante el pasado colonial, la existencia de un enclave portugués en estas tierras (Colonia del Sacramento) , las incursiones de piratas ingleses o franceses, las guerras de independencia y por la acción de una difícil meteorología descansan abundantes restos navales de alto valor, cuya búsqueda podría verse desestimulada. (Javier Bonilla


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.