Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Incursión delictiva en las instalaciones del Comando de Infantería de la Armada Uruguaya

En la noche del jueves fue sorprendido un grupo de intrusos dentro de la Base Naval del Cerro, que alberga al Comando de Infantería de Marina, los astilleros del SCRA, la Escuela de Especialidades y el Servicio de Armamento de la Armada, dándose a la fuga en una lancha tras ser detectados, que abandonaron después en las cercanías.

Se trataba de una  embarcación Zodiac con motor fuera de borda Mercury, remos y diversos opcionales (propios de profesionales), cabos de popa y proa, etc., además de una ubicación que reveló un absoluto conocimiento de las instalaciones y su entorno acuático. No se descarta que hubieran procedido, al estar el combustible de su motor casi intacto, desde otra embarcación mayor, lo que evidenciaría lo elaborado del plan.  

Perseguidos por efectivos navales, los delincuentes huyeron, ya de zonas pobladas, en una motocicleta de alta cilindrada, previamente destinada a cubrir esa eventualidad en caso de encontrar resistencia en su invasión del predio.

Lo significativo del caso es que las instalaciones en cuestión concentran la mayor parte del armamento personal de la Armada. Además, días atrás, amén del atentado con una o dos granadas M-67 (ya desafectadas del uso militar y desconocida su procedencia) a la sede de la Brigada de Narcóticos de la Policía Nacional, en el barrio montevideano de El Prado, se registró en la ciudad de Colonia otra tentativa de intrusión, esta vez a una unidad del Ejército, el Batallón "Oriental", de Infantería Mecanizada No.4. Además circulan versiones relativas a tentativas de menor intensidad en centros militares o policiales del extremo norte del país.

Bases, comandos,  núcleos y destacamentos militares y policiales se encuentran en estado de máxima alerta en Uruguay, dado que en las semanas anteriores se han dado muy severos golpes al narcotráfico, incautando  cargamentos y capturando y extraditando jefes mafiosos extranjeros a Estados Unidos. Las invasiones, ataques y robos de armas a instituciones militares o policiales ha aumentado desde hace tres años a niveles preocupantes, así como los asaltos, con un promedio de uno cada 72 horas a personal uniformado o de agencias de seguridad privada, para quitarle su armamento, frecuentemente con daños personales, además de hurtos premeditados contra diversas armerías.  (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.