Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Hace 50 años un avión la Armada de Uruguay aterrizaba por primera vez en un portaaviones

El 28 de setiembre de 1971 uno de los Grumman S-2A Tracker de la Aviación Naval Uruguaya realizaba un hito histórico al aterrizar en el portaaviones argentino ARA 25 de Mayo.  En vista de que los grupos aéreos de la Armada Argentina y de Brasil operarían embarcados en sus respectivos portaaviones para la décimo segunda edición de los ejercicios UNITAS, surgió en Uruguay la valiosa oportunidad de que aeronaves de ala fija pudieran operar embarcadas en un portaaviones.

Por ello, gestiones entre los altos mandos de nuestra Armada y las Armadas de Argentina y Brasil se llevaron a cabo, y si bien ambas dieron el visto bueno a la idea, se optó por operar con la Armada Argentina y su portaaviones ARA 25 de Mayo debido a la proximidad de sus bases aeronavales.

El Gobierno uruguayo designó entonces a la tripulación que viajaría a Argentina para llevar a cabo la misión.

Los pilotos designados fueron los C/C Reclus Cavalleri y Wilman Bentancur, el T/N Rodolfo Grolero, el S/O Julio Santos como mecánico y el Marinero de 1°a Milton Pereira como operador antisubmarino y artillero de la aeronave a utilizar, el Grumman S-2A Tracker matrícula Armada 851.

El 4 de setiembre de 1971 parten hacia la Base Aeronaval Comandante Espora en Bahía Blanca, Argentina, para comenzar su entrenamiento de aterrizajes en tierra firme.

La pista tenía una zona pintada que simulaba el área de cables de frenado de la cubierta del portaaviones y la longitud de ésta era similar a la del ARA 25 de Mayo. El 28 de setiembre despega el Armada 851 rumbo al ARA 25 de Mayo, que se encontraba a unos 400 kilómetros de la costa argentina, aterrizando sin ningún inconveniente.

A bordo del portaaviones, los aviadores sumaron un total de 60 operaciones de catapultaje, despegues, touch & go y aterrizajes, calificándose a bordo todos los pilotos antes de finalmente el 2 de octubre, al despegar por última vez para regresar a su base en Punta del Este, marcando así fin a un hecho único en la historia de la aviación militar uruguaya.

Años después, se realizarían sendas calificaciones de pilotos uruguayos de helicoptero en los portaviones brasileños "Minas Gerais" y "São Paulo". El cincuentenario fue conmemorado en la Base Aeronaval No.2 (C/C Carlos Curbelo, Punta del Este) en las últimas horas, con la presencia del Comandante en Jefe y del Comandante de Flota de la Armada Nacional Uruguaya y entrega de diversas distinciones. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.