Viernes, 1 de marzo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Violento fin de semana en Puno con al menos un militar del Ejército ahogado en el río Ilave

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas del Perú informó en un comunicado que una patrulla del Ejército del Perú, conformada por unos 40 efectivos, que se dirigía desde Ilave hacia Juli a fin de reforzar las acciones militares en apoyo de la Policía Nacional para restablecer el orden interno, fue interceptada por un numeroso grupo de manifestantes radicales, quienes impidieron el paso abrupta y violentamente, amenazando al personal militar con piedras, huaracas y otros objetos contundentes.

“Frente a esto situación y a fin de evitar confrontaciones con los radicales, los cuales se encontraban completamente fuera de control y sin proporcionar ninguna posibilidad de diálogo incluso amenazaban en todo momento al personal militar: es en ese momento que lo patrulla decide tomar una ruta alterna, la cual contemplaba cruzar un río paro evitar el enfrentamiento, teniendo en consideración que los puentes también se encontraban bloqueados”, asegura el comunicado

Debido a las dificultades en el cruce y el alto caudal del río, 6 efectivos de la patrulla fueron arrastrados por la corriente, reportándose por el momento la muerte de uno de ellos. Otros cinco efectivos se encuentran internados en el Hospital de Illave por hipotermia, en condición estable. Se informó, que tras lo ocurrido, se iniciaron de inmediato las labores  búsqueda del personal militar que se encuentran desaparecidos, a la vez que la Inspectoría General del Ejercito se encuentra realizando las investigaciones correspondientes a fin de determinar las causas exactas de lo acontecido. Será fundamental esclarecer quien dio la orden de que cruzaran el río y si era o no la única alternativa.

 

Un día antes, en una nueva jornada de protestas en contra del Gobierno de Dina Boluarte, entre 500 y 800 manifestantes, atacaron e incendiaron la Comisaria del Distrito de Juli (Chucuito, Puno), y la sede del Poder Judicial, registrándose además un ataque a una instalación del Ejercito del Perú.

 

De acuerdo con la información recabada por defensa.com, y la dada a conocer por los Ministerios de Defensa e Interior, en un primer momento, los manifestantes atacaron las instalaciones del Centro de Esparcimiento del Ejercito en Juli, registrándose daños a las instalaciones y diez efectivos del Ejército del Perú con diversas heridas, especialmente politraumatismos, por lo que fueron trasladados al Hospital Rafael Ortiz Ravines para su atención. En el curso del ataque, un suboficial y 15 efectivos de tropa, fueron tomados como rehenes por los manifestantes y conducidos a la Plaza de Armas de Juli, para ser liberados poco después.

 

Un poco después, al promediar las 11:40 horas del domingo, los manifestantes atacaron la comisaría de Juli lanzando piedras y otros objetos contundentes durante poco más de 3 horas, siendo repelidos con armas no letales. Los 43 efectivos policiales tras ser rebasados evacuaron el recinto policial, que fue incendiado por los violentistas utilizando bombas molotov.  Se reporto que diez efectivos policiales que resultaron heridos fueron evacuados a Juliaca a bordo de un Mi-171 de la Aviación del Ejercito y los otros 33 a Ilave. No se reportó perdida de armamento. 

 

De manera coordinada, fue atacada e incendiada la sede del Poder Judicial, donde funcionan un Juzgado Mixto y un Juzgado de Paz Letrado perdiéndose valiosa documentación de procesos judiciales. A consecuencia de los ataques, se reportó diversos vehículos destruidos y por parte de los manifestantes, al menos 7 heridos que fueron atendidos y dados de alta debido a que sus heridas no eran  de consideración.

 

Los Ministerios de Defensa e Interior condenaron  enérgicamente el ataque señalando que fue “perpetrado por extremistas violentos que incendiaron parte de dicha instalación policial poniendo en grave riesgo la vida de los 43 efectivos de nuestra Policía Nacional que se encontraban en el interior de la misma”, agregando que “la violencia contra instalaciones estatales, así como contra el personal policial y el servicio militar que se encuentra al interior de las mismas, no tiene justificación alguna, por lo que se han iniciado las investigaciones destinadas a identificar a los responsables y entablar las acciones legales correspondientes”.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.