Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Ukrinmash habría presentado documentación dudosa en proceso de adquisición de repuestos para los Mi-25D y Mi-35P de la FAP

Ukrinmash (Ucrania) habría obtenido la buena-pro del Proceso de Contratación Nº 15-2018, que represento un contrato por aproximadamente 354.000, con documentación dudosa, por decir lo menos, al informar al Servicio de Abastecimiento de la Fuerza Aérea (SEBAT) que los Repuestos y Partes para los Helicópteros Mi-25D y Mi-35) eran fabricados y suministrados por la empresa Unitech LLC (Ucrania). De acuerdo a información extraoficial, una verificación preliminar realizada por la Fuerza Aérea habría determinado que Unitech LLC – que se especializa de acuerdo a su portal web en productos de caucho y ferretería aeronáutica - no fabrica ninguno de los repuestos y partes adjudicados, y no cuenta con las certificaciones y autorizaciones de los fabricantes rusos. Otros 7 de los repuestos y partes (de los 40 licitados) fueron adjudicados a empresas de Bulgaria y Lituania, mismas que tampoco contarían con las debidas certificaciones y autorizaciones. Increíblemente, tan solo uno fue adjudicado a Helicópteros de Rusia, representante oficial de los fabricantes de helicópteros civiles y militares rusos.

El Proceso de Contratación N° 15-2018 fue adjudicado, en su primera convocatoria, a Russian Aviation Company (Rusia) vía un contrato por 992.000  dólares (que era un 40% por debajo del monto referencial) por el paquete completo de repuestos y partes. En base a informes de la Inspectoría General y de la Dirección General de Logística (DIGLO), la Comandancia General de la Fuerza Aérea emitió la Resolución N° 482 que declaro “nula” la adquisición debido a que el Estudio de Mercado – procedimiento que determina no solo las posibilidades de mercado sino el monto referencial – no fue realizado adecuadamente.

A esto se sumó, una serie de cartas de Helicópteros de Rusia dirigidas al Ministerio de Defensa y a la Fuerza Aérea  donde se señalaba, entre otros, que el suministro de bienes y prestación de servicios para helicópteros de uso exclusivamente militar como los Mi-171Sh/Mi-171Sh-P, y Mi-25 y Mi-35P solo pueden ser realizados por empresas autorizadas por el Servicio Federal de Cooperación Técnico Militar Ruso (SFCTM), que “los repuestos y componentes suministrados por cualquier otra compañía no serán auténticos” y que “la instalación de estos pone en riesgo la seguridad de vuelo de los operadores y podría causar un accidente”. Además, advertían que esta situación - que afecta la imagen de la Federación Rusa - podría dañar las relaciones con los fabricantes rusos vía el Convenio de Cooperación Técnica con SEMAN PERU SAC, que prevé dar un importante impulso de cara al desarrollo de la industria aeronáutica peruana y una alta rentabilidad económica. (defensa.com)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.