Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Claves del Presupuesto de Defensa del Perú 2021. Este mes se prevé obtener financiación para Hercules, OPV y blindados 8x8

El Presupuesto Institucional de Apertura (PIA) del Sector Defensa, aprobado por el Congreso de la República del Perú el pasado día 30 de noviembre, asciende aproximadamente a unos 2.070 millones de dólares, monto que representa una reducción del 8,5%, es decir unos 192,6 millones, en comparación al año anterior. Equivale apenas al 0.96% del Producto Bruto Interno (PBI) y es considerado como uno de los Presupuestos de Defensa mas bajos de la historia del Perú. Una perspectiva poco alentadora, si lo comparamos con los de Argentina, Chile y Ecuador que equivalen, respectivamente, al 1, 3 y 2.8% de sus PBI.

De acuerdo a información recabada por defensa.com, un 93,93% del Presupuesto del 2021 se desglosará de la siguiente manera:  51,64% al pago de salarios, 17,61% a pensiones y prestaciones sociales, 3,56% a donaciones y transferencias (fondos no reembolsables recibidos por parte de gobiernos, instituciones y organismos internacionales u otros entes del estado)  y un 21,12% a bienes y servicios. De este último rubro, tan solo un 3% - alrededor de 13,1 millones de dólares – sería para mantenimiento y operaciones militares. Del 6,07% restante, un 2,99  % será destinado a proyectos de inversión, 2,76% al pago del servicio de la deuda pública (que cubre los pagos de los programas de adquisición de los últimos años) y 0.32% a gastos diversos.

Evidentemente, la progresiva disminución de los recursos del Sector Defensa, que se acentuó a partir de mediados de 2016, aunado a la falta de una oportuna decisión política, viene generando una merma, sumamente preocupante, en las capacidades operacionales de la Fuerzas Armadas, y por ende de su capacidad disuasiva. Mas aun, una parte importante de las plataformas actualmente en uso se encuentran, o están muy cerca, de alcanzar la obsolescencia tecnológica, por lo que urge – con carácter de prioritario – programar su renovación.

A pesar de esta situación, el MINDEF prevé obtener, antes de finalizar el año, el debido financiamiento para los dos Aviones de Transporte KC-130H Hércules a ser adquiridos en España para la Fuerza Aérea, que permitirán incrementar las capacidades para de transporte y evacuación de pasajeros, tan necesarias para afrontar la crisis generada por la pandemia del Covid-19; así como para las dos primeras Patrulleras Tipo OPV (Off-Shore Patrol Vessel) de 1.500 a 2.000 toneladas para la Marina de Guerra, que serían construidas en los Astilleros del Servicio Industrial de la Marina (SIMA-PERU), y un lote inicial de 22 Vehículos Multipropósito (8x8) para el Ejercito del Perú. Estas adquisiciones, definidas como “activos estratégicos”, se deberán viabilizar con cargo a los recursos del Fondo de Defensa Nacional, que se nutre de las regalías generadas por los Lotes 56 y 88 de Camisea, que al 2030 se prevé generen unos 2,700 millones de dólares, que se emplearán exclusivamente en la adquisición de plataformas de alto valor operacional.

De cara al 2021, las principales estrategias del MINDEF, anunciadas por su titular Nuria Esparch Fernández, serán: 1) Fortalecer las capacidades y desarrollar mecanismos de articulación con las Oficinas de Seguridad y Defensa Nacional - OSDENAS, como principales integrantes del Sistema de Defensa Nacional, 2) Aumentar el nivel de alistamiento operacional de las Fuerzas Armadas, en los aspectos de personal y logística para Operaciones e Instrucción y Entrenamiento, 3) Aumentar la cobertura y capacidad de vigilancia de fronteras y del territorio en los ámbitos terrestre, acuático y aéreo, 4) Mejorar el nivel de efectividad en la neutralización de las acciones de defensa activas y reactivas de forma conjunta en las Fuerzas Armadas ante ciberataques, 5) Mejorar la eficacia de la presencia del sector Defensa en el orden interno en apoyo a la Policía Nacional para combatir actividades ilícitas y lucha contra el terrorismo, 6) Implementar el Grupo de Intervención Rápida de Emergencias y Desastres (GIRED), 7) Continuar liderando la Estrategia “Tayta” que brinda protección y apoyo a las familias afectadas por el Covid -19 y 8) Promover la realización de investigaciones que generen conocimiento y favorezcan la independencia tecnológica del Sector.

Además, se implementará y pondrá en operación una base militar en “La Pampa”, a fin de consolidar y restituir el principio de autoridad, erradicar la minería ilegal y sus delitos conexos de la Zona de Amortiguamiento de la Reserva Nacional de Tambopata (Madre de Dios).  (Alejo Marchessini, Corresponsal de Grupo Edefa en Lima).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.