Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Perú-SAT1: Tres años de significativos aportes al Perú

El pasado 7 de diciembre, el satélite de observación de la Tierra PerúSAT-1 cumplió tres años de operación a cargo de la Comisión Nacional de Investigación y Desarrollo Aeroespacial (CONIDA), la agencia espacial del Perú, desde que en 2016 sus ingenieros y especialistas recibieron el control absoluto por parte Airbus Defense and Space (DS).  El Perú-SAT1, que fue lanzado el 15 de septiembre de 2016 desde el Puerto Espacial de Kourou (Guyana Francesa), no solo ha logrado recuperar la inversión realizada, sino que ha logrado en estos tres años significativos aportes con los servicios de imágenes que brinda de manera gratuita a ministerios, instituciones y gobiernos regionales y locales.

Al respecto de este acontecimiento, el mayor general retirado de la FAP (Fuerza Aérea del Perú) Carlos Caballero León, quien fue jefe institucional de CONIDA durante 2017 y 2018, nos ha dado datos significativos del primer satélite de observación de la Tierra de su país, que es de tipo óptico, submétrico y el más potente de su tipo en la región.  Reproducimos a continuación las palabras del general Caballero:

“El sistema fue adquirido o en el marco de un convenio de Gobierno a Gobierno con Francia y desarrollado por Airbus DS. Orbita la Tierra a una altura de 702,5 km. a una velocidad de 27-000 km/h. Desde el espacio, captura escenas de cualquier lugar del mundo de 210 km2. y resolución espacial de 70 cm. Es operado desde el Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales (CNOIS), sito en Pucusana, cerca de Lima.

Allí, se reciben las imágenes y se verifica su operatividad, controlando cerca de 32.000 parámetros. Sus características permiten afirmar que el sistema representa la tecnología más avanzada con la que ha contado el Perú en toda su historia. A fines de los años noventa, CONIDA identificó la necesidad de diversas instituciones de contar con imágenes para aplicaciones de desarrollo, defensa y seguridad.

En respuesta, trató de desarrollar un satélite con sus propios medios sin resultados. Realizó diversos estudios y formuló un Proyecto de Inversión Pública (PIP) con los objetivos de proveer de información espacial a las entidades del sector público, formar especialistas en procesamiento de imágenes y difundir los beneficios de esa tecnología entre tomadores de decisiones y usuarios potenciales.

En 2006, la Ley N° 28799 declaró de interés nacional la creación del CNOIS. Sin embargo, entre 2009 y 2010, se modificó el proyecto para considerar, también, la contratación de un satélite de resolución métrica. En 2013, se valoró que fuera submétrica, sado que, obviamente, proporciona mayor nivel de detalle. Esta decisión mejoró significativamente el proyecto. Tras su contratación, fabricación y lanzamiento, el sistema fue entregado a CONIDA el 7 de diciembre del 2016 para su entrada en operación.

Considerando que el PerúSAT-1 ha sido construido para una vida útil de al menos diez años, se comprende que este es un proyecto nacional, que, desde sus inicios hasta el fin, habrá trascendido varias administraciones de Gobierno. Para conmemorar la fecha de su entrada en operación, CONIDA ha llevado a cabo recientemente el III Workshop internacional PerúSAT-1: Lecciones aprendidas 2019, con la participación de los operadores del sistema, usuarios nacionales, agencias espaciales de países amigos y expositores de esta industria espacial.

El evento, en su tercera edición, ha sido una magnífica oportunidad para repasar los resultados obtenidos a la fecha, los trabajos realizados por las instituciones y profesionales usuarios de imágenes satelitales y para obtener lecciones que permitan mejorar el desempeño del ecosistema conformado por la comunidad de usuarios de esa tecnología en el Perú.

Resultados

En el evento se informó que, desde que se contrató el sistema, CONIDA ha entregado 45.977 imágenes satelitales a las instituciones usuarias. Si las entidades públicas las hubieran adquirido al valor del mercado comercial, el monto resultante habría ascendido a la suma de 244 millones de dólares americanos. En vista que CONIDA distribuye este material de forma gratuita, se registra este monto como un ahorro potencial al Estado, que ya no asigna presupuesto para comprarlas. Es preciso mencionar que, antes de tener un sistema soberano, debido al reducido presupuesto asignado y al alto costo comercial de las imágenes, las instituciones públicas peruanas sólo adquirían un promedio de 38 imágenes por año, por las cuales se pagaba el equivalente a 570.000 dólares.

Estos números indican que, gracias al satélite, la forma en que el Estado se abastece de imágenes ha experimentado una transformación radical y positiva, registrándose un crecimiento exponencial, cumpliéndose largamente con el objetivo principal del proyecto de inversión pública del CNOIS. Durante el workshop, CONIDA reafirmó también que el sistema se encuentra completamente operativo.

A la fecha, el PerúSAT-1 ha recorrido más de 750 millones de km. en el espacio exterior, distancia equivalente a 5 veces la distancia de la Tierra al Sol, y se espera que se mantenga en servicio al menos hasta el año 2026. Tan importante como contar con un suministro de imágenes satelitales de alta calidad y cantidad suficiente, es el empleo de esta información para desarrollar estudios e investigaciones en las instituciones usuarias. En ese sentido, en el workshop de CONIDA se presentaron los trabajos realizados por diversas instituciones. Algunos de ellos permiten dar una idea de la diversidad de aplicaciones, metodologías y áreas de estudio, pero, en su conjunto, muestran un acelerado desarrollo nacional del dominio de la tecnología de imágenes satelitales.

Actualmente, el Instituto Geológico, Minero, Metalúrgico (INGEMMET) emplea con maestría imágenes satelitales para el modelamiento de peligros geológicos, detección y monitoreo de deformaciones y deslizamientos en volcanes y fallas, así como prospección geológico minera. Una aplicación novedosa que ha desarrollado para promover el geoturismo en Moquegua, es el estudio del volcán Huaynaputina, que hizo erupción hace 400 años, sepultando 16 poblados.

Con apoyo de imágenes satelitales, ha realizado el cartografiado geológico de la parte Sur del volcán, generando un recorrido geoturístico, en la denominada Ruta del Huayruro; trabajo análogo al realizado para poner en valor la ciudad de Pompeya, cubierta por la erupción del Vesubio, en Italia. Por su parte, el Ministerio de Agricultura contrata un seguro agrario catastrófico para dar cobertura a ocho regiones del país. En ese marco, se emplean imágenes satelitales para solucionar discrepancias en la evaluación de las áreas encontradas en campo versus las áreas declaradas en la póliza de seguros o para identificar cultivos y medir las áreas sembradas.

En el rubro de gestión de riesgo de desastres, el Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI) usa información espacial para evaluar el impacto de las bajas temperaturas en diversas regiones del país o para identificar y estimar los daños en poblados afectados por huaycos, como los ocurridos este año en Mirave (Tacna).  En un esfuerzo conjunto de INDECI y CONIDA, se vienen implementando los nodos de procesamiento digital, laboratorios descentralizados equipados con computadoras de alto rendimiento, software y personal calificado para crear capacidades de explotación de imágenes satelitales en los gobiernos regionales.

Proyección internacional y de futuro

La puesta en órbita del PerúSAT-1 ha situado al país en una posición de liderazgo indiscutible en términos de capacidades espaciales de observación de la Tierra en Latinoamérica, que ha tenido gran repercusión en el mundo y ello ha sido puesto de manifiesto en el workshop de CONIDA. En efecto, la asistencia de delegaciones de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Francia, Paraguay, Corea del Sur y Taiwan, evidencia el enorme interés que despierta el desarrollo del Perú en el ámbito espacial, que ha permitido proyectar la imagen del país en el exterior y facilita la cooperación internacional.

Al respecto, CONIDA ha informado que se encuentra en vías de perfeccionar convenios con Argentina, Estados Unidos de Norteamérica e Italia, que se añaden a los ya firmados con Bolivia y Corea del Sur. Tiene el enorme reto de operar la tecnología más avanzada del país en beneficio de todos los peruanos y del mundo y ello requiere la modernización de la institución con un enfoque de calidad al servicio de sus usuarios.

La enorme cantidad de información disponible obliga a automatizar sus procesos, a fin de continuar creciendo en términos de cantidad de usuarios y satisfacción. Asimismo, se debe dar inicio a las actividades de comercialización de imágenes, a fin de satisfacer la evidente demanda global, incrementar la difusión y capacitación en el uso de imágenes satelitales y concretar convenios de cooperación internacional para generar más beneficios.

Así, el PerúSAT-1 cumple el 7 de diciembre su tercer aniversario de puesta en servicio, con indicadores ampliamente positivos, proporcionando imágenes a las instituciones para formular estudios que permitan optimizar la gestión del territorio, como resultado de un proyecto de inversión pública destinado a ser uno de los más rentables en la historia nacional”.

(Alejo Marchessini, corresponsal de Grupo Edefa en Lima)

Fotografía: Satelite de Observacion de la Tierra Peru-SAT-1.

·Centro Nacional de Operaciones de Imagenes Satelitales (CNOIS).

III Workshop Internacional "Peru-SAT1: Lecciones Aprendidas 2019".  De izquierda a derecha: Los exJefes Institucionales de CONIDA, Mayores Generales FAP (r) Carlos Caballero Leon y Carlos Rodriguez    Pajares, el Comandante General de la Fuerza Aerea: General del Aire Rodolfo Garcia Esquerre, el Ministro de Defensa: Walter Martos Ruiz, el Jefe Institucional de CONIDA: Mayor General FAP Javier Tuesta Marquez (Jefe Institucional de CONIDA) y el Viceministro  de Recursos para la Defensa:  Teniente  General FAP (r) Javier Ramirez Guillen.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.