Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Ministerio de Defensa del Perú hace balance a menos de una semana de la entrada del nuevo Gobierno

A poco menos de una semana del cambio de mando, la Ministra de Defensa, Nuria Esparch Fernández, dio cuenta de los logros y avances de su gestión,  desde noviembre de 2020 hasta la fecha, como parte de los informes de “Transferencia con Transparencia”.

De acuerdo a la información dada a conocer por la Ministra Esparch, y en base a un resumen ejecutivo publicado en la web del MINDEF, uno de los logros más relevantes se refiere a la aprobación del Proyecto de Ley N° 7698 mediante la cual se modificó el  artículo 2 de la Ley 28455: Ley del Fondo para las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, que permite incorporar  como fuente de ingreso el 30 % de las regalías de la explotación del Lote 57 de Camisea desde enero del año 2023 y el 30 % del Lote 58 de Camisea a partir de su explotación. Ambos lotes generarán, como ya informamos en defensa.com, un estimado de 110,2 millones de dólares. Este monto, que se sumara a los 1.960 millones de dólares que se prevé recibir entre 2021 y 2045 por las regalías de los Lotes 56 y 88, permitirá a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional disponer de un total aproximado de 2.070,2 millones de dólares, que deberían ser empleados en adquisiciones, definidas por el MINDEF como “activos estratégicos”, de plataformas de alto valor operacional.

En relación al Presupuesto de Defensa, se informó que en 2020 se logró una ejecución presupuestal del 95,7%, cifra que representó el porcentaje de ejecución más alto del Sector Defensa de los últimos seis años. Al 16 de julio, la ejecución presupuestal, a nivel de devengado, se cifra en un 56,8 % del Presupuesto de Defensa Modificado 2021, que estaría bordeando los 8,177 millones de soles, es decir – al tipo de cambio actual – unos 2.096 millones de dólares. En ese contexto, es importante anotar que el Presupuesto de Defensa 2021, que fue aprobado por el Congreso de la Republica en noviembre pasado, se cifraba, en su versión inicial en  2.068 millones de dólares, monto que representaba una reducción del 8,5%, es decir unos 192,6 millones, en comparación al año anterior. Equivale apenas al 0,96% del Producto Bruto Interno (PBI) y es considerado como uno de los Presupuestos de Defensa más bajos de la historia del Perú.

Las Fuerzas Armadas se vienen encargando del traslado no solo de alimentos y ayuda humanitaria, sino de equipamiento e insumos médicos, en especial camas UCI y balones de oxígeno, así como muestras para ser analizadas, vacunas y de personal de salud.

Una perspectiva poco alentadora si lo comparamos con los de Argentina, Chile y Ecuador que equivalen, respectivamente, al 1%, 3% y 2,8% de sus PBI. Agregamos, a manera de complemento, que un 93,93% del Presupuesto de Defensa del 2021 se desglosará de la siguiente manera:  51,64% al pago de salarios, 17,61% a pensiones y prestaciones sociales, 3,56% a donaciones y transferencias (fondos no reembolsables recibidos por parte de gobiernos, instituciones y organismos internacionales u otros entes del estado)  y un 21,12% a bienes y servicios. De este último rubro, tan solo un 3% - alrededor de 13,1 millones de dólares – será para mantenimiento y operaciones militares. Del 6,07% restante, un 2,99  % será destinado a proyectos de inversión, 2,76% al pago del servicio de la deuda pública (que cubre los pagos de los programas de adquisición de los últimos años) y 0.32% a gastos diversos.

En el Informe de Transparencia de Gestión se destaca además el rol de la Fuerzas Armadas en la lucha  Contra el Covid-19 y en el proceso electoral. De noviembre de 2020 a la fecha se han ejecutado 492 Operaciones “Tayta” (Operación Territorial de Ayuda para el Tratamiento y Aislamiento) a nivel nacional, gracias a las cuales se empadrono a más de 112 mil hogares, que involucran a 449.136 ciudadanos y se han tomado 73.638 pruebas de descarte, identificándose 10.303 casos positivos.

A esto se suma el esfuerzo desplegado por las Fuerzas Armadas para el traslado, no solo de alimentos y ayuda humanitaria, sino de equipamiento e insumos médicos, en especial camas UCI y balones de oxígeno, así como muestras para ser analizadas, vacunas y de personal de salud, y por el Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI) que entregó más de 16.000 toneladas de alimentos a familias vulnerables, así como kits de cocina y módulos prefabricados. En cuanto a la vacunación al personal de las Fuerzas Armadas, se indica que a la fecha se ha logrado inmunizar al 99.3 % de los efectivos a nivel nacional, logrando así descender drásticamente la cantidad de contagios y decesos a causa del COVID-19. En relación al reciente Proceso Electoral, se indica que se movilizo a alrededor de 61,000 de las Fuerzas Armadas, tanto en la primera como en la segunda vuelta, para dar seguridad a más de 10,824 locales de votación, además de apoyar en el traslado de material electoral a las zonas de emergencia y localidades alejadas y de difícil acceso.

Patrullera de Interdicción Marítima 45 Defiant Cabo Blanco (PI-1302) una de las dos adquiridas a  Metal Shark Boats (Luisiana, Estados Unidos) en 2019 vía un contrato de 3,48 millones de dólares.

En lo que a Operaciones, Equipamiento, Mantenimiento y Entrenamiento se refiere, se da cuenta, de manera referencial y sin dar detalle alguno, que las Fuerzas Armadas realizaron 2.210 operaciones militares a nivel nacional, destruyendo 78 pozas de maceración, utilizadas para la elaboración de droga y 8 pistas clandestinas. Asimismo, sin ningún detalle específico, se informa de la creación del Programa Presupuestal de Mantenimiento, dispositivo que “permitirá una mejor planificación y ejecución de los recursos para el mantenimiento y entrenamiento de las unidades operativas militares de las Fuerzas Armadas, y un mejor control y rendición de cuentas de estos gastos”.

En Equipamiento se menciona, como única adquisición relevante, la de los dos aviones de transporte KC-130H Hércules adquiridos a España. La adquisición, realizada en el marco del Programa de “Adquisición de dos Aeronaves Multipropósito para optimizar el Servicio de Transporte Aéreo Estratégico Mediano”, Código Único N° 2487807, se cifro en 25 millones de euros y se concretó en enero pasado. Ambas naves, incorporadas a medidos de febrero, han incrementado sustancialmente no solo las capacidades de transporte militar, y recuperar las operaciones de reabastecimiento en vuelo, sino las de transporte y evacuación de pasajeros, vitales para afrontar la crisis generada por la pandemia del Covid-19.

Asimismo, se hace referencia escueta a la incorporación de cinco embarcaciones por parte de la Marina de Guerra y dos por el Ejercito del Perú. De acuerdo con información recabada por defensa.com, se trata – en el caso de la Marina de Guerra – de la Plataforma Itinerante de Acción Social con Sostenibilidad (PIAS) Yaraví, de las Patrulleras Marítimas BAP Rio Tumbes (PM-208) y BAP Rio Locumba (PM-209) – construidas en los Astilleros de SIMA-Chimbote - y de las de Interdicción Marítima 45 Defiant Punta Sal (PI-1301) y Cabo Blanco (PI-1302) – adquiridas a  Metal Shark Boats (Luisiana, Estados Unidos) en 2019 vía un contrato de 3,48 millones de dólares.  En el caso del Ejercito del Perú, se trata de las Motochatas Fluviales “Sargento Lores”, diseñada para transportar 100 ton. de carga, y “Castilla” , una cisterna con capacidad para transportar 10.000 galones de combustible. Ambas forman parte del Programa  de “Ampliación de la Capacidad del Servicio de Transporte Fluvial Logístico y Operativo a las Unidades de Frontera de la Región Militar del Oriente” que prevé la construcción, por parte de SIMA-Iquitos de otras dos motochatas de 100 ton. y dos de 200 ton.

La lista la cierra, una breve mención del Programa de Modernización de los Submarinos 209/1200 (Clase Angamos) que viene realizando el Servicio Industrial de la Marina (SIMA-PERU) con asesoría y asistencia técnica de ThyssenKrupp AG (Alemania). Anotamos, que la primera unidad en ser sometida a este proceso, iniciado en diciembre de 2017, fue el BAP Chipana (SS-34). Su reincorporación al servicio está prevista para el primer trimestre de 2022. Esta modernización, en curso en el BAP Antofagasta (SS-32) y que se aplicara progresivamente a los BAP Angamos (SS-31) y BAP Pisagua (SS-33), permitirá extender su vida útil para que puedan operar por lo menos de 15 a 20 años. La modernización de los 209/1200, incluye, entre otros, la instalación del sistema de combate Kallpa, desarrollado por SIMA-SAE, periscopios SERO 250 de Hensoldt y ESM/ELINT Timnex II y dotarlos de la capacidad para utilizar el misil antibuque MBDA SM39 Exocet. Además, la nave dispondrá de una nueva escotilla que permitirá el acople de un submarino de rescate DSRV para salvamento de la tripulación en caso de siniestro.

El Programa de Modernización de los Submarinos 209/1200 (Clase Angamos) viene siendo realizando el Servicio Industrial de la Marina (SIMA-PERU) con asesoría y asistencia técnica de ThyssenKrupp AG (Alemania).

En otras áreas, el MINDEF da cuenta del  ingreso al Sistema de Catálogo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Un logro de la Agencia de Compras de las Fuerzas Armadas (ACFFAA) para la adquisición de bienes y servicios, lo que permitirá – en lo que a adquisición de bienes y servicios se refiere, identificarlos debidamente con codificación OTAN y estándares internacionalmente aceptados. Otros de los logros destacados por el MINDEF, son la promulgación de la Ley N° 31251: “Ley de Ascensos de Supervisores, Técnicos y Suboficiales u Oficiales de Mar de las Fuerzas Armadas” (que garantiza una línea de carrera técnico profesional, sustentada en un sistema de evaluación, selección y promoción, favoreciendo a más de 39 mil efectivos de suboficiales y técnicos), la implementación de la Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU N° 1325: “Mujeres, Paz y Seguridad”, compromiso que busca generar igualdad de oportunidades en las Fuerzas Armadas, y de Políticas Anticorrupción y de Gestión de Seguridad de la Información, especialmente en lo referido a firmas digitales, encriptación de documentos reservados y secretos militares.

Finalmente, en el Informe de Gestión la denominada “Agenda Pendiente” menciona, entre otros, al Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), al Centro de Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao (CEREC) – donde están recluidos los líderes de Sendero Luminoso y el MRTA- y el Reglamento de la Ley N° 31251: “Ley de Ascensos de Supervisores, Técnicos y Suboficiales u Oficiales de Mar de las Fuerzas Armadas”, así como el Desminado Humanitario (proceso que comprendió en la gestión la destrucción de 1,174 minas antipersonales) y la Agenda de Genero. En lo que toca a adquisiciones o modernizaciones, se menciona la Alarma Aérea (que entendemos se refiere a un Sistema de Radar y Defensa Aérea que se intenta adquirir desde fines de 2010), la rehabilitación de Bases Aérea de la Fuerza Aérea, la nueva sede de la Base Aeronaval, la Guerra Electrónica y las Operaciones de Ciberdefensa. (Alejo Marchessini, Corresponsal de Grupo Edefa en Lima).

Foto de portada: La adquisición de los KC-130H Hercules, que se realizó en el marco del Programa de “Adquisición de dos Aeronaves Multipropósito para optimizar el Servicio de Transporte Aéreo Estratégico Mediano”, Código Único N° 2487807, se cifro en 25 millones de euros y se concretó en enero pasado.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.