Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las lanchas interceptoras Dockstavarvet CB90 apuntan al mercado sudamericano

Tras el programa de reequipamiento con lanchas interceptoras Dockstavarvet CB90 para la Armada Mexicana en el año 2000, donde están registrando un muy buen desempeño, el astillero sueco N. Sundin Dockstavarvet reafirma su apuesta por el mercado latinoamericano. La Marina Mexicana emplea las  lanchas CB90 en su intensiva lucha antinarcóticos, con énfasis en neutralizar las entregas de cocaína a los Estados Unidos a través de las aguas territoriales mexicanas del Océano Pacífico y del Mar Caribe.

En estas tareas mucho ayuda uno de los principales valores de la embarcación: su capacidad de alcanzar altas velocidades de forma prolongada, lo que resulta ideal para llevar a cabo persecuciones e interceptaciones en estas y otras misiones de protección en el medio acuático. También destaca por su adaptabilidad para portar sistemas defensivos modulares, incluyendo estaciones remotas, que permiten mucho mayores niveles de seguridad en sus 360 grados, otorgándole una potente eficiencia para operar en escenarios hostiles.

A todo esto suma su gran versatilidad multipropósito, que le permite, en caso necesario, transportar un número superior de efectivos –infantes de marina, guardacostas e inclusive rescatistas- que puedan concretar una misión específica oportuna y eficiente, capacidad muy necesaria para adaptarse rápidamente a las circunstancias de  escenarios que evolucionan permanentemente, como es la seguridad del dominio marítimo

Mientras una interceptora común suele ser capaz de portar un equipo de abordaje de seis efectivos, además de su dotación, la CB90 está en condiciones de acomodar hasta el triple de pasajeros (de 16 a 18 soldados completamente equipados). Las novedosas prestaciones de esta plataforma están generando cada vez mayor interés en las fuerzas navales sudamericanas, que también presentan serios desafíos a la seguridad en el campo de la lucha contra el narcotráfico y otros ilícitos en el mar o en los ríos de la Amazonía, como son la pesca ilegal, tala ilegal de madera, minería ilegal, el contrabando e inclusive el tráfico de personas.

A la experiencia que ha obtenido México en su lucha antinarcóticos, donde las lanchas CB90 se han convertido en un vector óptimo para operaciones de interdicción, se suman otras singulares potencialidades. Así, la rampa de desembarco ubicada en la proa permite colocar en tierra y rápidamente a una patrulla completamente equipada en casi cualquier punto para asegurar una posición o neutralizar una amenaza en o desde la playa.

Igualmente, es posible su empleo en misiones de ayuda humanitaria, con la evacuación de emergencia de personas afectadas en caso de desastre, en escenarios que son frecuente en Latinoamérica. Países como Brasil y Colombia ya han expresado su interés y mantienen una evaluación sobre el producto.

El Perú, en el marco de ejecución de del Proyecto de Inversión Pública “Creación de los Servicios de Interdicción Marítima en el Dominio Marítimo Nacional” con código SNIP 290121, está afrontando un proceso de implementación de su flotilla de Lanchas de Interdicción Marítima, al que opta la lancha CB90 de Dockstavarvet, que se presenta como  una respuesta adecuada a los requerimientos de incorporar una embarcación con una capacidad operativa multipropósito, cubriendo ampliamente la interdicción y captura, demostradas en las operaciones ejecutadas por la Armada de México.

La CB90 de Dockstavarvet   va mucho más allá y supera largamente las naturales limitaciones que ofrecen las más modestas prestaciones de las lanchas para operaciones en puerto, pues poseen mayor alcance, mayor velocidad, mejor protección y más capacidad de llevar un equipo de operaciones especiales.

Otro valor agregado es la posibilidad que otorga el fabricante de realizar la coproducción a nivel local, que en el caso peruano encaja con lo que se ha convertido en una política nacional, favoreciendo el desarrollo de la industria propia con la participación de los astilleros del Servicio Industrial de la Marina (SIMA).

Fotografía: Lancha interceptora Dockstavarvet CB90  de la Armada de México.

·Imágenes de la lancha Dockstavarvet CB90  del astillero sueco N. Sundin Dockstavarvet.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.