Lunes, 26 de febrero de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Fusiles de asalto FAL de DS Arms en las Fuerzas Armadas del Perú

Los fusiles de asalto FAL modernizados por DS Arms son armas contundentes, efectivas y fiables. (Octavio Díez Cámara)

La necesidad que tienen las Fuerzas Armadas del Perú en potenciar sus armas personales se sustenta en distintos programas de modernización y adquisición que contemplan tanto la llegada de nuevos modelos de fusiles de asalto como la transformación de bastantes de los que ahora están en servicio.

De este último aspecto hablamos en SITDEF con el máximo representante de DS Arms, David Selvaggio, al que conozco desde hace muchos años cuando visité las instalaciones de fabricación que tienen al norte de Chicago. Llevan ya nada menos que dieciséis años trabajando en distintos programas de modernización de los fusiles de asalto FAL que emplean las Fuerzas Armadas peruanas.

Su aportación, que ha alcanzado un notable grado de satisfacción entre los usuarios, pues son armas que disparan el contundente cartucho del 7,62x51mm y que están pensadas para soportar los rigores más exigentes propios de las condiciones del combate, sigue activa y a la modernización iniciada van a añadir otros procesos de transformación de nuevos lotes del fusil de asalto FAL.

De momento, como nos explicaron desde DS Arms, se centran en las necesidades del Ejército y de la Marina del Perú. Esta última ya ha recibido un pequeño lote de 16 ejemplares especialmente modificados del fusil de asalto FAL que, en principio destinados a la Infantería de Marina, se corresponden con una versión especialmente novedosa de preproducción que están evaluando a conciencia para definir cómo se va a avanzar con otros lotes de fusiles de asalto transformados de forma similar.

La transformación aplicada incluye elementos en color negro originales que se corresponden con el cajón de mecanismos y otros, en tono arena, totalmente nuevos. (Octavio Díez Cámara)

Comercio compensado

La apuesta de DS Arms para Perú, que también se ha propuesto a países como Argentina, pasa por una fórmula doblemente interesante. De una parte, e insistiendo en una renovación total de lo que son las armas en sí mismas, se incide en reemplazar partes originales como el cañón, la culata, el guardamanos, las monturas para visores, …, dejando sólo el cajón de mecanismos y aplicando una pintura general árida que da a los fusiles de asalto FAL del 7,62x51mm una vistosidad nada desdeñable. Ergonómicamente ganan mucho y su peso es casi medio kg menor, lo que incide en la portabilidad.

De otro lado, apuestan por la fórmula del comercio compensado que busca realizar la modernización sin necesitar muchos recursos económicos. El precio unitario de cada ejemplar mejorado, que en el caso de los ya suministrados a Perú incluyen modelos con cañones de 13 -Marina- y 16” -Ejército- más cortos que los originales, se situaría en torno a los 960 dólares y para abonar esa cifra lo que hace DS Arms es obtener partes originales -en muchos casos usadas-, que van luego a parar al mercado interno civil estadounidense, y valorarlas de forma que el usuario final se beneficie doblemente del proceso.

Previsiblemente, el Ejército del Perú tiene unos planes que contemplarían recibir 30.000 fusiles de asalto de los cuáles 10.000 serían de nueva fabricación y otros 20.000 FAL modernizados. En Perú hay en servicio nada menos que 163.000 FAL.

DS Arms realiza la modernización en Perú aportando compensaciones de carácter técnico y enviando a su personal para que realice el proceso apoyando a los militares locales. Se proponen versiones del fusil de asalto FAL que incluyen modelos concebidos como armas de apoyo a pelotón, otros para ser empleados como rifles DMR (Designated Markmans Rifle) y la mayoría como armas destinadas a los combatientes de unidades de élite. (Octavio Díez Cámara)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.